“Apoyo al desarrollo agrícola en la provincia de Maputo, Mozambique”, lucha contra la pobreza como consecuencia del cambio climático

Durante los últimos años, Mozambique se ha visto afectado de forma severa por sequías e inundaciones a causa del cambio climático, un factor cada vez más influyente en la vida de los grupos vulnerables.

La Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo, a través de su cooperación directa, lleva desde el año 2015 promoviendo junto al Gobierno de la provincia de Maputo, acciones concretas con impacto que refuerzan el empoderamiento de las mujeres para su adaptación al cambio climático y la construcción de resiliencia de las comunidades rurales, que se han traducido en señales visibles en el desarrollo local.

Los efectos de la sequía prolongada que tuvieron lugar entre los años 2014 y 2016 impactaron severamente a la población, afectando aproximadamente a 1,5 millones de personas en las regiones del centro y sur de Mozambique. Debido a la gravedad de la situación, el Gobierno decretó la alerta roja institucional para las provincias más afectadas, destacando la provincia de Maputo, en la que impactó directamente a más de 23.000 productoras y productores.

En respuesta a esta situación, surgió el proyecto “Apoyo al desarrollo agrícola en la provincia de Maputo” entre la AACID y el Gobierno de la Provincia de Maputo, a través de su Dirección Provincial de Agricultura y Seguridad Alimentaria (DPASA), que promueve acciones de refuerzo de las capacidades de los grupos más vulnerables, aumentando su capacidad de resiliencia y adaptación al cambio climático.

Entre las acciones de mayor impacto destaca la instalación de dos invernaderos-malla sombra. Esta construcción pionera en la provincia ha sido concebida como un espacio de transmisión de nuevas técnicas agrarias de producción de hortícolas protegidas, con una gestión sostenible de recursos hídricos.

A través del servicio de extensión agraria a las comunidades, se ha promovido además el intercambio de experiencias entre distritos de la provincia mediante la rotación gradual entre asociaciones.

Este proyecto está dirigido fundamentalmente a mujeres y jóvenes como agentes efectivos del desarrollo, fortaleciendo así la promoción y capacitación humana en un proceso de aprendizaje participativo.

Gracias al aumento, mejora y estabilidad de la producción obtenida a través de estos invernaderos, las comunidades beneficiadas han conseguido establecer acuerdos comerciales que han tenido un impacto directo en las rentas de las familias productoras.

Además, este proyecto ha conseguido resultados positivos visibles en la promoción de los derechos económicos y sociales, así como la promoción de la igualdad de género, el aumento del acceso a la asistencia técnica y el acceso a insumos y tecnologías mejoradas.

Esta intervención, ejecutada entre los años 2016 y 2019, ha contribuido decisivamente a asegurar la sostenibilidad de los sistemas de producción de alimentos y la aplicación de prácticas agrícolas resilientes, que han aumentado la productividad y la producción.

Como consecuencia, se han visto reducidas las importaciones de este tipo de productos del exterior, aumentando la seguridad alimentaria y rentas de las familias, con un impacto en 8.025 productoras y productores, en su mayoría mujeres y jóvenes rurales.

Los resultados e impactos positivos de esta intervención han originado la extensión de esta experiencia a la provincia de Cabo Delgado, territorio también prioritario para la Cooperación Andaluza, dado el interés y la necesidad de escalar iniciativas innovadoras que promuevan acciones en un sector clave de desarrollo en la provincia y como consecuencia, en el país.