Evaluación Intermedia del Proyecto de apoyo a la Iniciativa Regional América Latina y el Caribe libre de trabajo infantil. Fase IV: Implementación del Modelo Predictor de Riesgo de Trabajo Infantil en América Latina y el Caribe

La Iniciativa Regional América Latina y el Caribe Libre de Trabajo Infantilcontinúa posicionándose en los espacios de integración integubernamental para implementar el Modelo de Riesgo del Marco Acelerador de políticas para la reducción del Trabajo Infantil, que además de consolidar y difundir entre los países miembros, organizaciones empresariales, trabajadores e instituciones de la sociedad civil, plantea una estrategia de cooperación sur-sur, apoyada en una plataforma virtual interactiva que comparte el conocimiento generado y realiza el seguimiento a los indicadores de avance hacia el logro de la meta 8.7 en la región de América Latina y el Caribe.

La evaluación intermedia del proyecto de apoyo a la Iniciativa Regional América Latina y el Caribe Libre de Trabajo Infantil, concretamente la Fase IV: Implementación del Modelo Predictor de Riesgo de Trabajo Infantil en América Latina y el Caribe (PAIR – ALC MPTI), o Informe de Evaluación Intermedia, realizado entre enero y diciembre de 2019, se implementa desde el inicio de la Fase II (2018-2021) de la Iniciativa Regional América Latina y el Caribe Libre de Trabajo Infantil (en adelante, IR).

Durante el período del informe, continuó la implementación del Plan Estratégico adoptado por la Red de Puntos Focales en la IV Reunión Presencial de la IR (Lima, mayo 2018), así como la implementación de algunas de las recomendaciones de la evaluación externa, que estaban alineadas con el diseño de esta intervención.

En términos de contribución del proyecto al Plan Estratégico de la IR, cabe destacar que, durante el período de este reporte, las actividades y productos se concentraron en el Resultado 1, el cual está relacionado con el posicionamiento de la plataforma. Igualmente, este tema fue incluido como parte de la recomendación 6 de la evaluación, referida a “establecer alianzas estratégicas puntuales y fortalecer la acción interagencial”.

Contribuciones del proyecto

Contribuciones generales:

1. La participación y visibilización de la IR en espacios y eventos internacionales en materia de trabajo infantil.

2. El reconocimiento de la IR como una plataforma que potencia la Cooperación Sur-Sur.

3. La contribución de la IR a la agenda global, destacando su aporte técnico a la propuesta de Declaratoria de la ONU del 2021 como Año Internacional para la Eliminación del Trabajo Infantil, pues la plataforma es un claro ejemplo de ello.

4. El fortalecimiento de la acción interagencial, en particular con la CEPAL.

De manera complementaria, el proyecto también ha desarrollado materiales de formación ad hoc en movilización de fondos públicos, como acción complementaria de la estrategia de posicionamiento de la IR y al mismo tiempo, como respuesta a la recomendación 7 de la evaluación externa, referida a “facilitar el desarrollo de capacidades de incidencia, habilidades de negociación y gestión de los puntos focales de la IR”.

Contribuciones específicas:

En línea con el objetivo de la Fase II de la IR, centrado en la respuesta nacional, este proyecto ha contribuido de manera diferencial al Resultado 2 del Plan Estratégico de la plataforma, referido a fortalecer el enfoque preventivo, a través de:

  1. La aplicación del Modelo de Identificación de Riesgo de Trabajo Infantil (MIRTI) en países miembros.
  2. La elaboración de documentos técnicos de soporte de la herramienta.
  3. El diseño de una estrategia de transferencia del MIRTI a países de África, en coordinación con el equipo de FUNDAMENTALS de la OIT en Ginebra y a través de una financiación complementaria a esta intervención por parte del USDOL.

Durante el período del Informe Intermedio, el equipo del proyecto, que ejerce como la Secretaría Técnica de la IR, también brindó asistencia y asesoría especializada en materia de trabajo infantil y adolescente a la Oficina Regional de la OIT, Oficinas Subregionales y equipos de cada país, que incluían en su programación del bienio 2018-2019 resultados en este tema.

El proyecto está ejecutándose actualmente en siete países de América del Sur, siete de Centroamérica; incluyendo Haití, República Dominicana y México y cuatro países del Caribe.

Por último, es imprescindible mencionar que el proyecto también contribuye al logro de resultados en ocho países que han incluido expresamente el trabajo infantil a nivel de efectos directos (Argentina, Bolivia, Brasil, Ecuador, Guatemala, Haití, México, y Perú), en dos países que lo han incluido asociado a protección de la infancia (Antigua y Barbuda y Barbados) y en ocho países que lo incluyen asociado a Trabajo Decente (Chile, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Honduras, Panamá, República Dominicana y Uruguay).

Población beneficiaria

En total, 10.46 millones de niños, niñas y adolescentes en situación de trabajo infantil en América Latina y el Caribe y sus familias serán los beneficiarios finales de las intervenciones propuestaspor las entidades propulsoras del proyecto:

  • Miembros de la Red de Puntos Focales, designados por los Minitros y Ministras de trabajo de los países miembros de la IR.
  • Las ONGDs y las redes que las agrupan, comprometidas contra el trabajo infantil.
  • Ministerios de Desarrollo Social y de Educación de los países que integran la IR y las Instancias Rectoras de la Cooperación Internacional de los países que se constituirán como socios estratégicos para la instalación del tema en el diálogo con los socios para el desarrollo.

Resumen de los progresos realizados

En 2019, la IR incrementó significativamente su posicionamiento regional y global, un hecho que se evidenció a través de su participación en foros y talleres internacionales.

El reconocimiento de la IR con el premio OIT 2019 a la Innovación ha tenido efectos muy positivos, ya que ha favorecido el impulso al trabajo de la Red y al fortalecimiento de su modelo de intervención, basado en la cooperación sur-sur y el intercambio de experiencia, que busca agregar valor a la experiencia y conocimiento de los países y actores participantes.

En términos de alianzas, la renovación del acuerdo con CEPAL amplía el alcance de la acción interagencial de la OIT a través de la IR, y el desarrollo de productos conjuntos con organizaciones de la sociedad civil permite avanzar en la creación de diálogos multipartitos en torno a los ODS y, en particular, sobre la meta 8.7 en la región.

En este mismo período, la IR ha mejorado su mecanismo de gestión, actualizando el Plan Estratégico 2018-2021 a nivel de indicadores de seguimiento, lo que permitirá ampliar y reforzar el sistema de reporte y reflejar de manera más precisa, las actividades y productos generados por sus integrantes (países e interlocutores sociales) y por la propia Secretaría Técnica, como órgano de apoyo.

Por último, y en relación a la población beneficiaria final de la acción de la IR, durante 2019 se constataron progresos en la reducción del trabajo infantil y adolescente en países como Colombia y Perú, que han actualizado sus análisis en sus estadísticas oficiales.

Asimismo, se han identificado progresos en cuanto a institucionalidad del objetivo de trabajo infantil con espacios de concertación de políticas activos aún en contextos electorales de cambio de gobierno como Argentina, Guatemala y Panamá. Del mismo modo, la activa participación de los países de habla inglesa y holandesa, que han actualizado sus políticas nacionales, como el caso de Suriname, avanzan en el fortalecimiento de capacidades nacionales en temáticas como seguridad y salud en el trabajo, abordaje de peores formas de trabajo infantil y empleo juvenil, como el caso de Jamaica, que muestran que las modalidades de la IR centradas en el trabajo en red, la asistencia técnica articulada entre equipos de diferentes proyectos y el intercambio de experiencias entre pares, resultan formas económicamente eficientes de intervención contra el trabajo infantil, para una región con las condiciones de América Latina y el Caribe.