No hay edad para la cooperación

La Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo participa en “Cooperación y resiliencia: un espacio para las personas mayores”, un proyecto dirigido a la población mayor de 55 años que demanda formación en cooperación, movilización social y resiliencia local.

La iniciativa nace de la colaboración con las universidades UCA, UMA, UPO y US, Solidaridad Internacional Andalucía y diversas organizaciones de mayores, que han llevado a cabo un proceso de investigación en el que se ha identificado la necesidad de la población de más de 55 años de formar parte de actividades y acciones solidarias.

El proyecto, desarrollado en Cádiz, Málaga, Sevilla, Lebrija y Castilleja de la Cuesta, proporciona a este grupo de la población un proceso educativo intercultural basado en una metodología de investigación-acción-participación con perspectiva de género y enfoque de justicia global. Una formación que conectará a este segmento de la población a alternativas resilientes locales, favoreciendo su implicación social.

La formación consistirá en 9 sesiones teóricas y prácticas de 2 horas cada una y 5 sesiones prácticas de investigación-acción, que serán impartidas a través de las cuatro universidades participantes. Supondrá una forma de vincular las aulas de mayores con conceptos como la equidad de género, la resiliencia local y justicia global.

La propuesta ha comenzado desarrollándose en tiempo y forma siguiendo el cronograma planteado, no obstante, debido a la crisis sanitaria derivada del COVID-19 se realizó una solicitud modificación del proyecto de modo que las actuaciones presenciales se han cambiado por modalidades online.

A día de hoy se ha planificado con las universidades la acción formativa, diseñado y elaborado el material didáctico, realizado el mapeo de los colectivos locales implicados en la formación. Además, se encuentra en proceso de elaboración los cursos tutorizados online.

PACODE

La propuesta se relaciona con el objetivo 4 del PACODE por medio de la creación de espacios de aprendizaje en las universidades para adultos/as, la conexión de esta población con alternativas resilientes de cada ciudad y su favorecimiento a la implicación social.

Un proyecto que en definitiva busca contribuir a la deconstrucción del imaginario social androcéntrico y etnocentrista existente entre la población adulta mayor de 55 años.