23 de septiembre: Día Internacional contra la Explotación Sexual y el Tráfico de Mujeres, Niñas y Niños

El 23 de septiembre se conmemora el Día Internacional contra la Explotación Sexual y el Tráfico de Mujeres, Niñas y Niños.

Una fecha clave para concienciar sobre una realidad que sufren millones de personas en todo el mundo, en especial las mujeres, niñas y niños, que están en una posición muy vulnerable frente a este tipo de violencia.

El tráfico de personas se define como el tránsito ilícito entre fronteras a cambio de un precio.

La explotación sexual involucra a Mujeres, Niñas y Niños para la satisfacción sexual de tercera(s) persona(s) a cambio de remuneración en dinero o especie tanto a la persona explotada como a terceras personas. Constituye una forma de coacción y violencia y se considera como una forma contemporánea de esclavitud. La explotación sexual comercial incluye diversas actividades sexuales comerciales, tales como la prostitución, la trata y la venta con fines sexuales dentro de un mismo país o entre países, la producción, promoción y divulgación de materiales pornográficos y utilización de menores de edad en espectáculos sexuales públicos o privados.

La cooperación internacional ha desempeñado siempre un papel importante en la lucha contra esta violación de los derechos humanos. La primera actuación de la cooperación andaluza para combatir estas formas de violencia se llevó a cabo en Paraguay en el 2001, con el apoyo a la construcción de un centro de atención integral para niñas y adolescentes víctimas de explotación sexual “La casa albergue” en la ciudad de Asunción.

Desde entonces hasta la fecha se han apoyado 12 iniciativas más, todas ellas lideradas por organizaciones no gubernamentales para el desarrollo, tanto en América Latina (Honduras, Salvador, Paraguay), como en África (Burkina Faso, República Democrática Del Congo, Togo, Marruecos) así como en Andalucía, por un importe total de 1.821.955 euros.

Desde aquella primera iniciativa de creación de una infraestructura se han acompañado procesos de fortalecimiento de redes de protección, de desarrollo de mecanismos legales y de atención integral, así como de sensibilización.

Estas actuaciones reflejan los compromisos establecidos en los dos planes directores de la cooperación andaluza, donde la explotación sexual y el tráfico de personas forman parte de las líneas de trabajo definidas.

Así mismo, la Agenda 2030 establece el objetivo de “Eliminar todas las formas de violencia contra todas las mujeres y las niñas en los ámbitos público y privado, incluidas la trata y la explotación sexual y otros tipos de explotación”.