El acceso a una alimentación suficiente y de calidad, una cuestión central para el desarrollo de la región de Saint-Louis, Senegal

En África del Oeste la pobreza y la inseguridad alimentaria y nutricional están estrechamente ligadas a:

  • La gestión no sostenible de los recursos.
  • La acaparación de tierras por grandes corporaciones.
  • El cambio climático.
  • Las desigualdades sociales y de género.
  • La inestabilidad política y los conflictos armados.

Pese a su importante potencial agrícola, la subregión es dependiente de la importación de alimentos de base (cereales, aceite, azúcar), siendo la población, y especialmente la población rural, muy vulnerable frente a las variaciones de precio en los mercados internacionales.

La pobreza en las zonas rurales impulsa el desarrollo caótico de las grandes capitales de la subregión y las migraciones internacionales.

La progresión de la pandemia generada por el COVID-19, ha venido a empeorar la situación, especialmente la de los grupos más vulnerables, confrontados al aumento de los precios de los alimentos de base y, a menudo, obligados a vender sus medios de subsistencia para alimentarse.

El Programa Mundial de Alimentos (PAM), la organización humanitaria de entrega de alimentos de las Naciones Unidas, y recientemente distinguido con el premio Nobel de la Paz, preveía antes de la pandemia que 21 millones de personas podrían sufrir inseguridad alimentaria en África del Oeste y del Centro durante el periodo de mayor escasez anual (julio-agosto). En agosto, estas previsiones se multiplicaron alcanzado los 59 millones de personas en situación de inseguridad alimentaria.

En consecuencia, y ahora más que nunca, la consecución del ODS 2 de la Agenda 2030 (“Poner fin al hambre, conseguir la seguridad alimentaria y una mejor nutrición, y promover la agricultura sostenible”) es una cuestión central para promover un desarrollo humano y sostenible en la región.

El logro de este objetivo, a su vez, está estrechamente ligado a la consecución de otros relacionados con el acceso a servicios básicos (salud, educación y agua potable: ODS 3, 4, 6), la reducción de desigualdades sociales (fin de la pobreza y reducción de las desigualdades: ODS 1, 10), la equidad de género (ODS 5), la sostenibilidad medioambiental (ODS 7, 11, 12, 13 y 15) y la mejora de la gobernanza (ODS 16).

La labor de la AACID en África del Oeste

La AACID viene interviniendo en la región de Saint-Louis, situada al noroeste de Senegal, para hacer frente a estos desafíos, a través de su Cooperación Directa con Instituciones Públicas y en complementariedad con los actores andaluces presentes en la zona como Solidaridad Internacional Andalucía, CONEMUND, Fundación CIDEAL, Fundación MUSOL, Asamblea de Cooperación por la Paz o el Fondo Andaluz de Municipios para la Solidaridad Internacional.

Para promover la transformación social y económica de la región, estos retos sólo pueden ser abordados desde el diálogo entre los distintos actores, nacionales e internacionales, públicos y privados, presentes en la región y las autoridades centrales de Senegal, desde un enfoque multi actor y multinivel.

En este sentido, la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID) en Senegal facilita el diálogo entre región y Estado gracias a su presencia en el terreno, el alineamiento con las herramientas de planificación de la Cooperación Española y Europea y la coordinación con la Oficina Técnica de la Cooperación Española que interviene en los distintos grupos temáticos nacionales que reúnen a los socios técnicos y financieros, y a los representantes del gobierno central en cada ámbito de intervención.

Las acciones desarrolladas desde la Cooperación Directa de la AACID han permitido reforzar las capacidades de distintos servicios descentralizados del Ministerio de Agricultura senegalés, para contribuir a los objetivos nacionales en materia de autosuficiencia en la producción de alimentos, con el apoyo del Instituto de Agricultura Sostenible de Córdoba y la Universidad Gaston Beger de Saint-Louis.

A título de ejemplo, sólo a través de los proyectos de la cooperación directa puestos en marcha por la AACID en la región con distintos socios locales durante los últimos años, más de 2.000 beneficiarios en su mayoría mujeres y jóvenes han podido aumentar sus ingresos, mejorar su alimentación y la de sus familias, acceder a tierras de cultivo y medios de producción, y aumentar su capacidad de negociación en el seno de sus familias y sus comunidades.

Además, desde la Cooperación directa se ha Impulsado el Programa Nacional de Lucha contra la Malnutrición en el departamento de Podor, zona especialmente afectada, en paralelo a las acciones realizadas por el Fondo Andaluz de Municipios para la Solidaridad Internacional en materia de acceso al agua potable y de otras destinadas a mejorar la resiliencia de la población promovidas por la UE y la AECID.

Otro eje de intervención de la Cooperación Directa es la promoción del autoempleo y la formación profesional y el impulso Desarrollo Económico Local gracias al apoyo a la Agencia Regional de Desarrollo de Saint-Louis y la Agencia Nacional del Empleo de Jóvenes, en distintos proyectos destinados a promover el empleo entre los jóvenes como alternativa a la emigración.

A través de estas intervenciones, en la actualidad en fase de ejecución, se prevén crear unos 250 empleos entre jóvenes no cualificados (candidatos a la emigración) en sectores profesionales ligados a la agricultura y el artesanado.

Todos estos esfuerzos, unidos bajo un mismo enfoque territorial, están contribuyendo a mejorar el acceso a una alimentación de calidad en la zona gracias al aumento de la producción y la productividad agrícola y ganadera, así como a la promoción del acceso a las mujeres y jóvenes a los medios de producción y el refuerzo de sus capacidades. Y todo ello es posible gracias a la solidaridad de todos los andaluces y andaluzas.