Contribuyendo a garantizar el derecho a la educación de las niñas y a la eliminación de la discriminación de género en comunidades rurales de los distritos de Meluco, Muidumbe y Montepuez, provincia de Cabo Delgado, Mozambique

El proyecto TAKA TUKA es una iniciativa que está contribuyendo en la promoción del derecho a la educación y a la protección de niños y niñas de las comunidades rurales de los distritos de Meluco, Muidumbe y Montepuez, en el contexto de la emergencia de COVID-19 y de la violencia en el norte de la provincia de Cabo Delgado, Mozambique.

TAKA TUKA – palabra que en lengua local macua, significa “¡levántate!” –, también llamado “Contribuyendo al derecho a la educación de las niñas para la prevención de los matrimonios precoces y forzosos y embarazos adolescentes en comunidades rurales de los distritos de Meluco, Muidumbe y Montepuez, provincia de Cabo Delgado, Mozambique”, es una intervención que cuenta con el apoyo de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID) y que está siendo impulsada por la Fundación para la Cooperación APY Solidaridad en Acción y sus socios locales en terreno, entre ellos la Asociación Progresso. Esta iniciativa fue iniciada en 2019 y surge con el objetivo de combatir los matrimonios precoces y embarazos prematuros a través del derecho a la educación de niñas de comunidades rurales de los distritos de Meluco y Muidumbe, Provincia de Cabo Delgado, facilitando herramientas para el control de la asistencia escolar, incentivándolas, favoreciendo el refuerzo escolar de las niñas con mayores dificultades, desarrollando clases de alfabetización para adultos, especialmente para aquellas mujeres que abandonaron la escuela, así como motivando debates y reflexiones a nivel comunitario y distrital.

Además, debido al incremento de los sucesos violentos en el norte de la provincia y a las medidas adoptadas para prevenir la expansión de la pandemia, la intervención se amplió al distrito de Montepuez, adaptándose a las nuevas medidas de prevención y combate de la COVID-19 y a la llegada de familias desplazadas, especialmente mujeres, niños y niñas, procedentes de los distritos afectados por la violencia.

A través de este proyecto están siendo beneficiarias 4.570 personas (1.813 hombres y 2.757 mujeres) en los distritos de Meluco y Muidumbe y 4.156 personas (2.493 mujeres y 1.663 hombres) en el distrito de Montepuez.

Fundación APY, junto a sus socios, trabajan a nivel comunitario y a nivel escolar, a través de los Consejos de Escuela y contribuyendo a:

  • Reducir el abandono escolar de niñas, aumentando su paso al ciclo de enseñanza secundaria.
  • Revitalización de los Consejos de Escuela en el abordaje de los matrimonios precoces, embarazos adolescentes y en el desarrollo de estrategias de retención escolar.
  • Capacitación de más de 50 promotores de género en Salud Sexual y Reproductiva.
  • Sensibilización de líderes comunitarios, maestros y madrinas de los ritos de iniciación sobre los derechos de las niñas para retrasar la edad del matrimonio y favorecer la continuación en la escuela.
  • Alfabetización de más de 1.000 mujeres adultas que no sabían leer ni escribir.
  • Capacitaciones al personal local para ofrecer apoyo psicosocial a familias afectadas por la violencia en el norte de la provincia.
  • Construcción de cuatro nuevas salas de aulas donde ubicar al nuevo alumnado desplazado de los distritos del norte.
  • Difusión de mensajes relacionados con el derecho a educación, el combate de matrimonios precoces, la prevención de embarazos adolescentes, de violencia de género, abuso a la infancia y de COVID-19.
  • Fortalecimiento del profesorado en técnicas de motivación, seguimiento y control en el proceso de enseñanza-aprendizaje a distancia en el contexto COVID y en técnicas de prevención y tratamiento de protección de la infancia en el contexto de la emergencia.
  • Provisión de materiales de higiene y limpieza para preparar las escuelas para el reinicio de las clases.

Además, la intervención está mejorando la colaboración entre instituciones y sociedad civil para promover el derecho a la educación, medidas de protección de la infancia y la mujer en el contexto de la emergencia COVID-19 y la llegada de personas desplazadas por los ataques del norte de la provincia.