20 de febrero. Día Mundial de la Justicia Social

Por Olga Pozo, Jefa del Departamento de Centroamérica y El Caribe de la AACID

Este 20 de Febrero de 2021, nos viene a la memoria aquellos héroes y heroínas que en su día a día hacen una apuesta por la dignidad humana, por la humanización de las relaciones entre todas y cada una de las personas, por la solidaridad ante el dolor del que está sufriendo, por construir puentes de diálogo, por pensar en un mundo mejor para toda la humanidad.

Celebrar el Día Mundial de la Justicia Social es pasear por los procesos históricos de la humanidad y adentrarnos en las sendas y los senderos que nos llevan a lugares como El Salvador, donde hombres y mujeres se pensaron y vivieron para luchar contra la injusticia social.

Si un 16 de noviembre de 1989, las voces que gritaban“Otro Salvador posible” fueron calladas con la violencia y la muerte, nuevas voces gritaron más fuerte para que no cayeran en el olvido. Si José Martí nos decía“con los pobres de la tierra quiero mi suerte echar”, Ignacio Ellacuría nos invitaba desde la academia y desde el púlpito a mirar desde la perspectiva de los pobres la realidad, porque sólo desde ahí podemos conocer y comprometernos con la justicia social.

Rosas rojas en la UCA de El Salvador nos recuerdan que la desigualdad, la explotación y la injusticia nos hace infelices, que quienes experimentaron el orden de lo injusto y vivieron con la libertad de hacer todo lo posible por crear un mundo mejor, resaltaron el valor y la dignidad de un pueblo que buscaba justicia y libertad.

Rosas rojas que en cada pétalo nos muestran su vitalidad y nos enseñan el rumbo que desde una agenda civilizatoria, como la Agenda 2030, nos mueve a mirar de nuevo a la persona en el centro de nuestro quehacer, al planeta como nuestro lugar de desarrollo y cuidado y a nuestro vecino como el que abre puentes para compartir.

Rosas rojas que tienen nombre de mujer y que hoy desde la AACID queremos recordar porque la injusticia tiene nombres detrás, como los de Julia Elba Ramos y su hija Celina que fueron asesinadas juntos con los padres jesuitas en la madrugada del 16 de noviembre de 1989.

Hoy 20 de febrero, Día Mundial de la Justicia Social, desde la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo no podemos dejar a un lado a todas las personas que construyen puentes transformadores y luchan en su día a día por la justicia social, a todas las personas que trabajáis por la dignidad de las personas os damos las gracias por vuestro día a día que permite construir colectivamente sociedades más equitativas y justas.