La AACID y las ONG Médicos del Mundo y Medicus Mundi presentan el informe “La salud en la cooperación al desarrollo y la acción humanitaria 2020”

Se ha celebrado el acto virtual de la presentación del informe “La salud en la cooperación al desarrollo y la acción humanitaria 2020” elaborado en conjunto por las ONG Médicos del Mundo y Medicus Mundi con la colaboración de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID).

La presentación del informe, moderada por Jorge Téllez Carrasco, Jefe de la Unidad de Cooperación Mediterránea de la AACID, contó con la participación de representantes de distintas instituciones y organizaciones andaluzas ligadas a la salud y la cooperación y con las intervenciones de:

  • Mª Luz Ortega Carpio, directora de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo de la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía.
  • Carlos Mediano, presidente de Medicus Mundi Internacional.
  • José Manuel Muñoz Martínez, vocal de Cooperación Internacional de Médicos del Mundo en Andalucía.

Mª Luz Ortega Carpio, directora de AACID, abrió el acto recordando que, para la cooperación andaluza, la salud es una prioridad. Una afirmación que se refleja en los datos plasmados en el informe que ambas ONG vienen realizando conjuntamente desde 2002, y que sitúan a Andalucía como la comunidad autónoma que más financiación destina a Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) y a la Acción Humanitaria. Esta apuesta clara de Andalucía por el sector de la salud se hace aún más evidente con los 7,2 millones de euros que la AACID asignó en 2019 a la salud, lo que supuso un incremento del 94,8% respecto a 2018.

Esta enorme importancia que desde Andalucía se le da a la cooperación internacional sanitaria se materializa en el 12,62% que la Junta de Andalucía destina al sector salud, situándose en la media de los países del Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD).

A pesar de destacar como la comunidad autónoma que más fondos desembolsó para AOD, Andalucía desciende al cuarto lugar si analizamos el gasto en AOD por habitante, y la décima posición si se considera el esfuerzo como el porcentaje de AOD destinado a salud.

Mientras que a nivel subregional, el informe destaca a Sevilla y Málaga como las ciudades que más contribuyen a la salud en cooperación, a nivel sectorial el documento señala la Salud Básica como el sector que recibió mayor proporción de recursos (52%), seguido de la Salud Sexual y Reproductiva (36%) y la Salud General (12%).

La otra vacuna

No cabe duda de que la COVID-19, que se ha convertido en la enfermedad infecciosa más letal de 2020, ha afectado notablemente el funcionamiento de los sistemas de salud sin hacer diferencias entre países de renta alta o baja y que ha influido en el resto de problemas sanitarios, ocasionando interrupciones en los programas de lucha contra enfermedades como la malaria, VIH/sida y tuberculosis en más de 70 países. Un hecho que, según indican las ONGD implicadas en la realización del informe “La salud en la cooperación al desarrollo y la acción humanitaria 2020”, supondrá un incremento de la mortalidad por estas causas en los próximos años.

Además, la pandemia de la COVID-19 podría aumentar la brecha entre las personas más empobrecidas y las más acomodadas. Para la Salud, esta ausencia de equidad supone el mayor problema a nivel mundial. Tanto es así que, en los países de ingresos bajos y medios, la mortalidad infantil y materna podrían aumentar a un 40% y en 2030 más de 5.000 millones de personas no tendrían acceso a atención sanitaria, convirtiendo a la cobertura sanitaria universal en el mayor desafío sanitario.

Ante la necesidad de actuar para alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible 3, referido a la Salud y el Bienestar de las personas, será imprescindible:

  • Asegurar que los procesos de investigación, elaboración y distribución de las vacunas sean transparentes y que la vacuna sea accesible para todas las personas, independientemente del nivel económico del país donde vivan.
  • Desde Andalucía, seguir apostando por aumentar la Cobertura Sanitaria Universal, tanto en la propia Comunidad Autónoma, como en los proyectos de cooperación en salud respaldados por la AACID.