“Si el mundo fuese un iceberg”, la exposición que te invita a mirar la realidad con una perspectiva crítica y ecosocial.

Como parte de su compromiso por la erradicación de las brechas de géneros, las injusticias, la discriminación y las violencias hacia las mujeres, entre las actividades que la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación tiene previstas para la celebración del 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres, se encuentra la exposición itinerante “Si el mundo fuese un iceberg”, que podrá visitarse en la sede de la AACID.

Esta exposición se enmarca en el proyecto del mismo nombre ejecutado entre junio de 2019 y febrero de 2021 por la ONG Proclade Bética, respaldado por la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID) de la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación.

“Si el mundo fuese un iceberg” es un proyecto de educación para el desarrollo dirigido a los centros educativos andaluces, grupos de voluntariado y a la ciudadanía en general cuyo objetivo principal es propiciar la reflexión y la acción sobre la responsabilidad personal y social en el cambio hacia un modelo de desarrollo equitativo y respetuoso con el medio ambiente en las comunidades educativas y sociales de Andalucía.

Además de la exposición, esta iniciativa está compuesta por un videojuego educativo y unas guías didácticas que favorecen el dinamismo en el aprendizaje del alumnado de los centros educativos andaluces. A través de estos recursos, se pretende fomentar el pensamiento crítico y la acción personal y colectiva en torno a las desigualdades entre mujeres y hombres y a la crisis climática.

¿Por qué un iceberg?

El proyecto plantea nuestra forma de ser y estar en el mundo representada en un iceberg. El modelo actual de vida presenta una parte que percibimos con facilidad a simple vista, y otra mucho más grande y menos visible que nos cuesta más reconocer. Esta parte menos visible u oculta representa el impacto de nuestros hábitos en el planeta y en el conjunto de personas que lo habitamos.

La exposición “Si el mundo fuese un iceberg”

La exposición “Si el mundo fuese un iceberg” está concebida para viajar y mostrar el arte desde una perspectiva crítica y ecosocial a través de las 11 obras que la componen y que buscan visibilizar las desigualdades estructurales consecuencias de dos grandes problemas sociales: la desigualdad de género y la crisis ecológica.

Estos problemas afectan con mayor incidencia a las mujeres y niñas, por eso, con motivo del Día Internacional de la Mujer, se destacan a continuación las obras dedicadas a la temática de desigualdad de género.

Un camino de obstáculos

Por Amalia Ortega Rodas, artista y profesora titular del Departamento de Dibujo, en la Facultad de Bellas Artes de Sevilla (España). En esta composición, la autora plasma las dificultades que enfrentan las mujeres en el ámbito laboral para desarrollar una trayectoria profesional, como la brecha salarial, el acoso laboral, el techo de cristal o el riesgo al despido por embarazo.

Estereotipos machistas

Por Beatriz Cabrera del Olmo, licenciada en Bellas Artes y voluntaria de Proclade Bética. La obra es una manifestación contra los estereotipos que causan la desigualdad entre mujeres y hombres y recuerda la necesidad de acabar con ellos, empezando por utilizar un lenguaje que fomente la diversidad, la tolerancia y la libertad.

Derecho de las Niñas a la Educación

Cristina González de la Rosa, ilustradora y docente en el sector de los videojuegos con raíces en las Bellas Artes y artista 2D/3D miscelánea. La pieza denuncia la situación de las más de 130 millones de niñas en el mundo que no pueden ir a la escuela porque se ven forzadas a las tareas del hogar o al matrimonio prematuro, exponiéndolas a ser víctimas de la violencia sexual y de embarazos precoces.

Representación de las mujeres

Cristina González de la Rosa presenta también esta obra en la que pone de manifiesto la ausencia de las mujeres en los libros de texto y la urgencia de acabar con la invisibilidad con la que históricamente se ha tratado las aportaciones de las mujeres a la Cultura, el Arte, la Ciencia y la Historia.

Amor romántico

La tercera obra presentada por Cristina González de la Rosa, habla de como las relaciones sexo-afectivas se encuentran impregnadas de mitos del amor romántico, especialmente en la adolescencia y cómo estas ideas suponen la normalización de la violencia de género.