Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial

El Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial fue proclamado en la Resolución 2142 (XXI) de 1966 por la Asamblea General de las Naciones Unidas, con el propósito de concienciar y remarcar que todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y tienen la capacidad de contribuir de manera constructiva al desarrollo y bienestar de las sociedades, sin diferencia raza ni etnia.

Este día fue elegido de forma simbólica, ya que coincide con la Matanza de Sharpeville, ocurrida en 1960 en Sudáfrica, cuando la policía abrió fuego contra manifestantes pacíficos en contra del apartheid.

Desde entonces, son muchas las acciones que desde Naciones Unidas se han llevado acabo para avanzar contra la discriminación racial, llegando a extender la prohibición de la acción discriminatoria en los instrumentos básicos de derechos humanos. Instrumentos que obligan a los Estados a erradicar todo tipo de discriminación en las esferas públicas y privadas, exigiendo de la misma manera que se adopten medidas especiales para la eliminación de los condicionantes de dicha continuidad discriminatoria.

El sistema del apartheid en Sudáfrica se desmanteló, las leyes racistas se han suprimido en muchos países y, gracias a la cooperación internacional, se ha construido un marco para la lucha activa contra el racismo entre los países.

Pero aún queda mucho trabajo por hacer. A pesar de que las formas de racismo extremo están prácticamente superadas, la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de Naciones Unidas presta especial atención a las nuevas formas de racismo contemporáneo, la discriminación o la intolerancia, con el fin de velar por el cumplimiento de las Resoluciones.

La brecha racial y la discriminación se extiende a todos los ámbitos de la sociedad desde la pobreza, el desempleo o la educación, pero son pocas las estadísticas y estudios oficiales que ofrezcan datos sobre esta brecha racial. Actos como el asesinato de George Floyd en Estados Unidos son una muestra de estas brechas sociales en el mundo. Aunque, como consecuencia de actos como este, son muchas las voces que se han alzado contra las prácticas racistas, como el movimiento internacional Black Lives Matter, que busca acabar con la discriminación racial de las personas afroamericanas.

El racismo es transversal, por ello, la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, a través de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional al Desarrollo busca trabajar en todos los ámbitos posibles para lograr atajar la discriminación racial en los Estados y de manera internacional.

Estos son algunos de los proyectos en los que, a través de cooperación directa, ha trabajado la AACID en materia de discriminación racial:

  • Apoyo al programa de salud materna e infantil para la población refugiada de Palestina en Siria, Gaza y Cisjordania.
    El objetivo de este proyecto desarrollado con UNRAW (Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo) es garantizar el acceso a los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres refugiadas que asisten a los centros de salud en las zonas mencionadas. Concretamente, la propuesta se destina a las mujeres en edad reproductiva dentro de los programas de planificación familiar y de preconcepción, a las mujeres embarazadas para su atención perinatal desde el momento en que sepan de su embarazo hasta seis semanas después del mismo, así como a los menores de 1 año para su adecuada inmunización según edad y país de residencia.

Este proyecto, en colaboración con Fundación Albihar y Cáritas Congo, es una respuesta a la llamada que ha realizado OCHA y ONU para hacer frente a esta situación y hace frente a la grave inseguridad alimentaria a la que se enfrenta la población de Luiza, como consecuencia de los enfrentamientos entre las milicias Kamuina Nsapu y las fuerzas del Estado. Las familias no tienen acceso ni disponibilidad a los alimentos para satisfacer sus necesidades alimenticias. Mediante este proyecto se atiende a 1000 familias víctimas de esta crisis (6000 personas: 3120 mujeres y 2880 hombres) con especial atención a las personas más vulnerables: mujeres embarazadas, lactantes, niños/as, personas enfermas y de edad. Esta intervención se basa en las necesidades alimentarias inmediatas de la población, pero también se tiene en cuenta el reinicio de las actividades agrícolas como medio de subsistencia.

  • Garantizado el derecho a la salud materno infantil y el derecho a una vida libre de violencias.
    En colaboración con la Asociación Europea de Cooperación con Palestina (ASECOP) y su socio local, este proyecto se orienta a garantizar la dignidad y una vida libre de violencias para las mujeres y los/as niños/as de 4 localizaciones del distrito Norte de Gaza, consideradas “puntos negros” por la situación de vulnerabilidad de las personas residentes: Jabalia Al Nazlh (barriada Al Itihad), Beit Lahia (barriada Um Al Fahem), Beit Hanoun (barriada Al Masryen), y Um Al Nasser; a través de la salud materno infantil y la atención a la violencia basada en el género.

Mediante esta intervención, se ha atendido a 440 embarazadas, 80 mujeres lactantes, 374 bebés neonatos, 80 bebés lactantes, y 1.040 menores de 5 años.

Este proyecto, en colaboración con la Asamblea de Cooperación por la Paz, constituye un refuerzo al trabajo que realizan las/los docentes en la escuela pública en su labor de promoción de la Cultura de Paz, fundamental para la promoción de los Derechos Humanos en todos los niveles (local y global), contribuyendo así a la formación de una ciudadanía crítica, comprometida y solidaria.

Dirigido al alumnado de educación secundaria, al profesorado, AMPA y resto de la comunidad educativa, estas actividades se desarrollan en IES de Málaga, Antequera, La Rinconada, San Juan de Aznalfarache y Mairena del Aljarafe.

Los objetivos del proyecto son:

1. Contribuir a optimizar los recursos del profesorado y su trabajo en red para avanzar en la Educación para el Desarrollo: sistematización de evaluaciones, capacitación para desarrollar y compartir recursos. 

2. Fortalecer la concienciación en la comunidad educativa sobre su rol en la promoción de los Derechos Humanos en el entorno más cercano y con comprensión de su dimensión global.

Todos los proyectos vinculados a este tipo de problemática u otras de distintas tipologías, pueden consultarse en la web de Cooperanda, el espacio de comunicación y transparencia pensado y diseñado para hacer accesible a todos los públicos la información de los proyectos de cooperación al desarrollo apoyados por Andalucía.