Día Internacional de la Matrona

Foto por C. Bailey, USAID.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), como organismo de las Naciones Unidas especializado en gestionar políticas de prevención, promoción e intervención a nivel mundial en la salud, proclamó el 5 de mayo como el Día Internacional de la Matrona con el objetivo de reconocer el valor de las matronas, o parteras, como las profesionales de la sanidad que mejor preparadas están para atender a las mujeres embarazadas, acompañándolas durante todo el proceso hasta el nacimiento de los bebés.

Siendo el enfoque de equidad de género el eje vertebrador de las políticas de la cooperación internacional andaluza de la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, a través de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID), respalda las iniciativas dirigidas a asegurar el acceso universal a la salud sexual y reproductiva y a los derechos reproductivos, según lo acordado en el Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo, así como la Plataforma de Acción de Beijing (Objetivo de Desarrollo Sostenible 5.6).

Los hallazgos del primer informe del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) sobre el poder de decisión de las mujeres sobre sus cuerpos son terriblemente desalentadores. Así, según los datos de los 57 países que sirvieron de base para el estudio, un 25% de las mujeres no puede decidir sobre su acceso a servicios de salud, un 25% no puede negarse a tener sexo con su esposo o pareja y el 10% no puede tomar decisiones con respecto al uso de anticonceptivos.

La cifra de mujeres que puede tomar decisiones en esos tres campos alcanza apenas el 55%. De hecho, en más del 40% de estos países el poder de decisión de las mujeres no mejora, e incluso está retrocediendo.

Tal y como señala el UNFPA, la capacidad de las mujeres de controlar su propia fecundidad es fundamental para su empoderamiento e igualdad. Cuando una mujer es capaz de planificar su familia, también podrá planificar el resto de su vida. La protección y promoción de sus derechos reproductivos, incluido el derecho a decidir la cantidad de hijos que desea tener, cuándo tenerlos y con qué espaciamiento, es fundamental a fin de garantizar su libertad para participar de forma más plena y equitativa en la sociedad.

Este es el marco desde el que la política pública de cooperación internacional para el desarrollo de Andalucía contribuye a mejorar la atención sanitaria a las mujeres embarazadas, especialmente en aquellas zonas del mundo empobrecidas, donde se encuentran en una situación de mayor vulnerabilidad.

En este contexto, el trabajo de las parteras resulta esencial para promover un enfoque integral de la salud y el empoderamiento de las mujeres, así como para reducir la mortalidad y la morbilidad materna.

La morbilidad materna describe problemas de salud inesperados a corto o largo plazo que resultan de estar embarazada o dar a luz. Algunas afecciones comunes son enfermedades cardiovasculares, infecciones, sangrado, hipertensión arterial y coágulos sanguíneos. Estos problemas requieren atención médica adicional, como la hospitalización y la rehabilitación a largo plazo, y pueden afectar la calidad de vida de una mujer, derivando en ocasiones en serios problemas de salud y discapacidades de por vida.

Por su parte, la mortalidad materna, se refiere a las muertes que ocurren durante el embarazo o dentro de las 6 semanas posteriores a la finalización del embarazo, que están relacionadas con el embarazo o su gestión (OMS).

Junto a esto también se analizan las muertes asociadas que ocurren durante la gestación o en el año posterior al embarazo, cuyas causas no están relacionadas con las condiciones biológicas del embarazo, pero sí asociadas a este, entre las que el homicidio adquiere un peso significativo (Eunice Kennedy Shriver National Institute of Child Health and Human Development (NICHD)).

Es importante recordar que los brotes de las enfermedades afectan a las mujeres y los hombres de manera diferente, y que las pandemias exacerban las desigualdades existentes entre las mujeres y las niñas, lo mismo que la discriminación en contra de otros grupos marginados como las personas con discapacidad y aquellas en situación de pobreza extrema.

Asimismo, además de su papel acompañando a las mujeres embarazadas, no podemos perder de vista que las mujeres representan el 70 % de la fuerza laboral en el sector social y de salud en el mundo, y, por ello, es importante prestar atención especial a la forma en que su entorno laboral puede exponerlas a actos de discriminación, además de pensar en sus necesidades psicosociales y de salud sexual y reproductiva como personal de salud de primera línea.

A continuación ofrecemos una breve muestra de las iniciativas en las que estamos trabajando en este ámbito desde la política pública de cooperación internacional para el desarrollo de Andalucía.

Mejora de la oferta de servicios públicos de salud sexual y reproductiva en el distrito sanitario de Fada (Burkina Faso)

En el año 2018 iniciamos un proyecto de 18 meses de duración en el distrito sanitario de Fada, situado en la Región del Este de Burkina Faso, junto a Medicus Mundi Sur y a la Dirección Regional de Salud del Este, para mejorar la atención sanitaria pública de mujeres embarazadas y recién nacidos mediante el refuerzo de la calidad de los servicios de salud sexual y reproductiva prestados por los centros de salud (primer nivel de atención sanitaria), la formación de futuros profesionales sanitarios y la sensibilización comunitaria en derechos de salud sexual y reproductiva (DSDR).

Los componentes principales de esta intervención fueron:

  • Fortalecimiento de las capacidades de las estructuras de salud del distrito sanitario de Fada para ofrecer servicios de salud sexual y reproductiva mediante actuaciones de formación continua y dotación de materiales.
  • Sensibilización de la población del distrito de Fada en el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos a través de la realización de actividades de información, educación y comunicación.
  • Mejora de la calidad de la formación de alumna/os de enfermería (rama de matronas) de la Escuela Nacional de Salud Pública de Fada.

Fortalecimiento de las capacidades de los profesionales del sector salud, como agentes andaluces de desarrollo, en salud sexual y reproductiva (Andalucía)

Foto por Medicus Mundi Sur.

En este proyecto desarrollado en Andalucía en el año 2017 por Medicus Mundi Sur con el respaldo de la AACID se buscó la mejora de las capacidades de los profesionales del sector salud como agentes andaluces de desarrollo, en salud sexual y reproductiva (SSyR) desde el enfoque de género en desarrollo (GED) y el enfoque basado en derechos humanos (EBDH).

Así, esta iniciativa se articuló a través de dos componentes:

  1. La formación de 75 profesionales sanitarios (médico/as, enfermero/as, matrones/as) en materia de SSyR desde los enfoques GED y EBDH mediante la realización de tres cursos a impartir en tres provincias andaluzas.
  2. El fortalecimiento de las capacidades de la Asociación Andaluza de Matronas, organización representativa de profesionales sanitarios en Andalucía, para el desarrollo de actuaciones de cooperación internacional en el ámbito de la SSyR, a través de la formación de 40 socio/as y 5 directivo/as y técnico/as de la entidad, dotándoles de herramientas, metodologías y buenas prácticas para la implementación de actuaciones en SSyR con enfoque GED y EBDH.