El apoyo de la AACID a las personas refugiadas y desplazadas en el mundo

JUNTOS PODEMOS LOGRAR CUALQUIER COSA.

Las personas refugiadas, desplazadas y migrantes son colectivos prioritarios de la cooperación andaluza, con especial atención a las mujeres, niños y niñas, quienes han visto agravada su situación de alta vulnerabilidad con la crisis del COVID y necesitan apoyo urgente por parte de la comunidad internacional.

© UNHCR/Saleh bin HaiyanPersonal de ACNUR evaluando situación de una niña desplazada, Aden.  Programa AACID financiado a ACNUR 2019 y 2020.

Juntos podemos lograr cualquier cosa”, tal es el lema con el que las Naciones Unidas proponen conmemorar el Día Mundial del Refugiado del año 2021, un año marcado por el impacto de la pandemia.

El coronavirus ha demostrado la interdependencia de la comunidad global. Las amenazas sistémicas, como pandemias y emergencias climáticas, no conocen fronteras. Sus consecuencias afectan a todas las personas del planeta, pero sobre todo a las que están en situación de mayor vulnerabilidad, entre ellas refugiados/as, personas desplazadas, apátridas, y migrantes. Casi 80 millones de personas en todo el mundo huyen de la pobreza extrema y de la guerra, de inundaciones y otras catástrofes y reclaman respuestas que restauren su dignidad humana.

De acuerdo con la Convención de Naciones Unidas de 1951, un refugiado es alguien que huyó de su hogar y de su país debido a «un temor fundado de persecución debido a su raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un grupo social en particular u opinión política».

A principios de 2020, aproximadamente 80 millones de personas se habían visto obligadas a abandonar sus hogares para salvar sus vidas, huyendo de guerras, conflictos y distintos tipos de catástrofes. La pandemia del coronavirus ha agravado aun más una situación ya desesperada, en entornos con graves problemas de acceso al agua, a los sistemas de saneamiento y con infraestructuras de salud en la mayoría de los casos insuficientes, además han agravado la seguridad alimentaria y dificultado en general el acceso a medios de vida de personas en todo el mundo.

Por otro lado, se calcula que alrededor del 85% de las personas refugiadas del mundo se encuentran en países empobrecidos como Bangladesh, Jordania, Colombia, Iraq, Jordania y Líbano, quienes asumen esa responsabilidad desproporcionada a sus propios recursos.

El Plan Andaluz de Cooperación al Desarrollo (PACODE) alineado con las principales estrategias internacionales en este ámbito, tiene como eje vertebrador la Agenda 2030, hoja de ruta del trabajo de desarrollo que se apoya desde Andalucía. Las personas refugiadas, desplazadas y migrantes son colectivos prioritarios de la cooperación andaluza, con especial atención a la situación de mujeres, infancia, población mayor y grupos expuestos a una mayor exclusión. En este sentido, el PACODE recoge de forma explícita el Enfoque Basado en Derechos Humanos (EBDH) como guía orientadora y una referencia a los tratados internacionales vinculantes en materia de Derechos Humanos, entre ellos los instrumentos jurídicos del Derecho Internacional de los Derechos Humanos (DIDH), el Derecho Internacional Humanitario (DIH) y el Derecho Internacional de los Refugiados.

Además, como parte del esfuerzo de solidaridad global a realizar desde Andalucia, el PACODE se alinea con la Agenda para la Humanidad surgida tras la Cumbre Mundial Humanitaria de Estambul de 2016, los compromisos del Grand Bargain, la Declaración de Nueva York de 2016 para los Refugiados y Migrantes y los pactos mundiales resultantes en 2018 (Pacto Mundial para los Refugiados y Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular).

En concreto, la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID), incluye de forma preferente en sus planes de actuación proyectos y programas dirigidos a la atención y protección de las personas refugiadas, desplazadas y migrantes, obligadas a huir de sus hogares y que se han visto afectadas de manera desproporcionada por la pandemia.

Desde el año 2009, a través de la AACID se han apoyado proyectos dirigidos a estas poblaciones, con especial atención a la situación de mujeres y niñas, en los ámbitos de la cooperación para el desarrollo, acción humanitaria, educación para el desarrollo, formación e investigación.

En estas situaciones extremas, las mujeres, niñas y niños sufren especialmente las consecuencias del desplazamiento. El enfoque de género de los programas de la cooperación andaluza reconoce el papel fundamental de las mujeres en el cuidado, sostenimiento y reconstrucción de la vida, prestando atención especial a las violencias a las que se encuentran expuestas.

Concretamente, solo en acción humanitaria se han destinado desde el año 2009 un total de 53.264.044 euros a estos colectivos. Las intervenciones se han desarrollado principalmente en contextos de emergencia humanitaria, crisis de larga duración y de desplazamiento tanto debidas a conflictos armados como a catástrofes naturales, en lugares como los territorios palestinos, campamentos de refugiados saharauis en Tindouf (Argelia), Mauritania, Marruecos, Honduras, El Salvador, Guatemala, Ecuador, Mali, República Democrática del Congo, República Centroafricana, Yemen, Túnez, Jordania, Líbano y Siria.

Los proyectos han sido desarrollados por actores humanitarios de Andalucía, Organizaciones No Gubernamentales tales como: Asociación Europea de Cooperación con Palestina, Asamblea de Cooperación por la Paz, Asociación de Amistad con el Pueblo Saharaui de Sevilla, Solidaridad Internacional Andalucía, Mujeres en Zona de Conflicto, Fundación Albihar, Alianza por la Solidaridad, Entreculturas, APY- Solidaridad en Acción, Ayuda en Acción, Paz con Dignidad, Cruz Roja Española, MPDL, Al Quds, Intermón Oxfam, CIDEAL, CESAL, FUDEN, Acción contra el Hambre, Médicos del Mundo, entre otros.

Asimismo, la AACID mantiene marcos de colaboración con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina (UNRWA), que ofrecen asistencia y protección a millones de personas refugiadas y desplazadas en todo el mundo.

Durante este año se están desarrollando actuaciones en los campamentos saharauis de Tindouf, destinadas a mujeres y niñas refugiadas saharauis; en Siria para la mejora de salud materno-infantil de mujeres, niños y niñas menores de 5 años refugiados de Palestina, en Yemen con familias desplazadas por el conflicto proporcionando refugio y protección, o de agua y saneamiento con población desplazada en Haití.

Desde la declaración de la crisis sanitaria generada por el COVID-19 los proyectos apoyados por la AACID han desarrollado iniciativas especificas para adaptar las actuaciones ya en marcha a las nuevas necesidades en materia de salud, seguridad alimentaria, agua y saneamiento, protección infantil y prevención y respuesta a la violencia sexual y de género.

Asimismo, cabe señalar que la AACID, junto con las agencias y departamentos de cooperación de otras Comunidades Autónomas, en colaboración con la AECID, se ha sumado a la iniciativa COVAX, promovida por la Organización Mundial de la Salud para promover un acceso equitativo a las vacunas contra la COVD.19.

La magnitud y complejidad de los desafíos enfrentados exige un análisis profundo de las causas que los provocan y políticas públicas audaces e innovadoras desde la solidaridad y el esfuerzo concertado entre todos los actores, públicos y privados.

La experiencia de la pandemia muestra que la especie humana sólo sobrevivirá colaborando y que el compromiso con las personas que más sufren en el planeta, ahora más que nunca, requiere de la solidaridad y apoyo de todos los pueblos.