Día Mundial de la Población

El Día Mundial de la Población, celebrado anualmente cada 11 de julio, fue proclamado por el Consejo de Administración del Programa de las Naciones Unidas en el año 1989, coincidiendo con la primera vez en la que la población de la Tierra superaba los cinco mil millones de habitantes.

El objetivo de la proclamación y celebración del Día Mundial de la Población no es otro que generar y aumentar la conciencia sobre las cuestiones de población, incluyendo las relacionadas con el medio ambiente y principalmente aquellas vinculadas al crecimiento y el desarrollo de los pueblos. Es, en definitiva, un llamamiento para abordar y resolver los problemas demográficos.

Actualmente, existen más de 7.500 millones de personas en todo el mundo, de las cuales, 1.400 millones se encuentran en una situación de vulnerabilidad y pobreza extrema y otras casi 900 millones de personas sufren hambre y carecen de acceso a servicios básicos como agua potable y saneamiento, la salud o la educación.

Asia es el continente que concentra el mayor porcentaje de población, un 59,51% según datos de Statista, siendo India y China los países con mayor densidad poblacional, superando cada uno la cifra de 1.000 millones de habitantes.

Pero, además, las previsiones señalan que en 2030 se puede superar la cifra de los 8.600 millones de habitantes en el mundo, lo que implicaría un aumento de personas viviendo en condiciones de vulnerabilidad. El crecimiento elevado y constante de la población mundial traerá consecuencias a las generaciones futuras de largo alcance, afectando al desarrollo económico, al empleo, a la distribución de la renta, a la pobreza y a las protecciones sociales y repercutiendo directamente en el acceso universal a la atención médica, la educación, la vivienda, el saneamiento, el agua, los alimentos y la energía.

Son, por tanto, una serie de desafíos globales a los que se debe hacer frente para garantizar la equidad, el cumplimiento de los derechos humanos y el desarrollo sostenible de los pueblos.

Como consecuencia de la irrupción del COVID-19, en 2020 y 2021 se ha experimentado una merma en la efectividad de los sistemas de atención sanitaria, especialmente en el ámbito de la salud sexual y reproductiva. Según las investigaciones realizadas por el Fondo de Población de las Naciones Unidas en marzo de 2021, se estima que 12 millones de mujeres sufrieron interrupciones en los servicios de planificación familiar.

La pandemia agravó la desigualdad social; mientras los países desarrollados comienzan a recuperarse, los países empobrecidos o en vías de desarrollo siguen en plena lucha contra el virus por la falta de acceso a las vacunas y recursos para el tratamiento de las personas contagiadas.

Del mismo modo, el COVID-19 también exacerbó las desigualdades basadas en el género: la violencia de género aumentó durante los confinamientos, al igual que el riesgo de matrimonio infantil y de mutilación genital femenina. La tasa de participación de las mujeres en la fuerza de trabajo también se redujo de manera significativa, a pesar de que las mujeres han sido clave en la lucha contra la pandemia, como se ha puesto de manifiesto, por ejemplo, en el sector salud, formado principalmente por mujeres enfermeras, o en el cuidado de los hijos y las personas mayores, viéndose forzadas a reducir sus horas de trabajo, o, incluso, a renunciar a su empleo.

Conscientes de la complejidad que entrañan estos retos, la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación y la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID), asumen la Agenda 2030 de las Naciones Unidas como única hoja de ruta viable para la recuperación post-COVID y el desarrollo humano sostenible, trabajando en su implementación y en la territorialización y monitorización de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) dentro y fuera de Andalucía, a través del acompañamiento a las instituciones de territorios prioritarios de la cooperación andaluza, como Mozambique, Senegal o República Dominicana, y de proyectos de sensibilización dentro de nuestra comunidad autónoma, con el firme compromiso de no dejar a nadie atrás.