Día Internacional contra la Trata

Mar Correa García, Jefa del Área de Equidad de Género
30 de julio de 2021

El 2021 avanza, los días se suceden, la tierra va progresando en su ritual de darle una vuelta completa al sol.

Ya está aquí el 30 de julio, Mundial contra la Trata de Personas.

¿Cada vez hay más días internacionales o solo me lo parece a mi?

El año tiene 365 días, posibilidades hay por tanto de sensibilizar sobre los derechos humanos, sobre el desarrollo humano sostenible… al mismo tiempo que se llama la atención de los medios de comunicación y de quienes gobiernan para dar a conocer problemas sin resolver que precisan la puesta en marcha de medidas políticas concretas (Naciones Unidas).

Todo esto sucede al mismo tiempo que la compleja maquinaria que mueve la trata de seres humanos está activa, captando, transportando, trasladando, acogiendo o  recibiendo a  otro ser  humano , recurriendo para ello a la amenaza, al uso de la fuerza o cualquier otra forma de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o aprovechándose de una situación de vulnerabilidad … para someter a esa persona, en contra su voluntad, a explotación sexual,  laboral, a trabajos forzados, a servidumbre doméstica, a la extracción de órganos, a la mendicidad … por citar solo algunas de las situaciones.

Prácticamente todos los países del mundo están afectados ya sea como país de origen, tránsito o destino de las víctimas.

Convivimos con un negocio altamente lucrativo en el que los seres humanos son la mercancía.

Por ello la Asamblea General de la Naciones Unidas decretó el 30 de julio como Día Mundial contra la Trata de Personas, con la clara intención de concienciar a las personas y sobre todo a los gobiernos, acerca de la gravedad de este delito de dimensiones pandémicas.

A la trata de personas se la conoce también como una de las formas de esclavitud contemporáneas, ¿cómo llamar si no a que una persona prive a otra de su libertad y le niegue el derecho a disfrutar de sus derechos.

Por todo ello la trata de personas se considera uno de los más graves delitos de violación de los derechos humanos.

La trata ocurre en la más absoluta de las clandestinidades, por eso sabemos que los datos que tenemos no abarcan a todas las personas que están siendo esclavizadas.

Entre las escasas certezas que tenemos se sabe que las personas que se desplazan de un sitio a otro, es decir, quienes han tenido que abandonar su país de origen, expulsadas por conflictos, catástrofes… son las que están en mayor riesgo de ser esclavizadas.

Ante un mecanismo tan complejo, hay numerosas maneras de luchar contra esta violación de los derechos humanos, la cooperación internacional para el desarrollo es una de las más efectivas.

Por ello desde la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID) se han apoyado hasta la fecha 14 actuaciones de lucha contra la trata de seres humanos, con una duración media de 24 meses. La suma del monto total invertido en la lucha contra esta grave violación de los derechos humanos asciende a un total de 1.797.460,18 euros.

La primera de estas intervenciones se inició en el año 2010, fue llevada a cabo por una Organización No Gubernamental para el Desarrollo (ONGD) «Tierra de Hombres» y consistió en la «Creación de un sistema Nacional de Protección de la Infancia víctima de Explotación, Trata y maltrato» en Togo.

A partir de entonces las actuaciones se han centrado en su mayoría en el territorio andaluz, así, más del 75% de las intervenciones se centran en investigar o en sensibilizar a la población andaluza sobre la trata de seres humanos, que, según los datos de la Oficina de Naciones Unidas para las Drogas y el Crimen (UNDOC) en Europa, unas 140.000 mujeres se encuentran atrapadas en una situación de violencia y degradación por motivos de explotación sexual, y una de cada siete trabajadoras sexuales han sido esclavizadas en la prostitución a consecuencia de la trata de personas.

Las investigaciones, realizadas por universidades y por organizaciones no gubernamentales para el desarrollo, son las siguientes:

  • Movilízate contra la trata.
  • Stop a la trata de niños, niñas y adolescentes II.
  • Stop a la trata infantil con fines de explotación sexual.
  • Campaña de sensibilización stop a la trata. Por un turismo consciente, sostenible y libre de trata.

Aumentando las capacidades de ciudadanía global clave sobre migraciones, trata de seres humanos y feminismos: dime por dónde  vienes y te diré si te trato

Investigación sobre la vulneración de los derechos humanos en zonas rurales andaluzas: migración, trata laboral, y otras formas de explotación, para el fortalecimiento de los agentes andaluces de desarrollo.

La sensibilización la han llevado a cabo organizaciones no gubernamentales para el desarrollo y son las siguientes:

  • Trata de personas, salud integral y cuidados: mujeres transfronterizas en tránsito de Marruecos hacia Andalucía.
  • Buenas prácticas en acción social con mujeres migrantes próximas a redes de trata en tránsito de Marruecos hacia Andalucía: fomentando la cooperación entre organizaciones de la sociedad civil e instituciones públicas.
  • Prevención, represión, protección, reparación y asistencia a las víctimas de trata en la comunidad autónoma andaluza.
  • Trata de personas, género y migraciones en Costa Rica, Marruecos y Andalucía: por una defensa multi – garantista y multi-espacial de derechos humanos.
  • Las mujeres migrantes, la trata de seres humanos con fines de explotación y los campos de cultivo de fresa onubenses.

Más allá del anhelo común de todas ellas de acabar con la esclavitud del s. XXI, todas estas intervenciones comparten que han puesto a trabajar a gentes muy diversas para un mismo fin: promover el desarrollo humano sostenible. Explicar lo que está pasando aquí y ahora se ha mostrado como una forma tan efectiva de lograrlo que gran parte  de las actuaciones se centran precisamente en eso: en conocer y en contar.

Parece que la característica más sobresaliente de los sapiens es la capacidad de comunicarse de forma compleja junto con la de cooperar con personas extrañas. Será por eso que la cooperación internacional para el desarrollo es una política pública.