Recomendaciones de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía

Nº 32.- Humanización.

Noviembre/2017

Introducción

En el contexto sanitario, el concepto de humanización hace referencia al abordaje integral de la persona, a su extensión holística donde interactúan las dimensiones biológica, psicológica, social y conductual. Por lo tanto, humanizar la asistencia significa hacerla digna del ser humano y coherente con los valores que cada persona siente como peculiares e inalienables.
Es un hecho innegable que las organizaciones sanitarias tienen importantes retos que deben ser afrontados desde la ética asistencial, tal como se recogen en los códigos deontológicos de los profesionales de la salud. Los profesionales sanitarios deben evitar el concepto empobrecido de profesionalidad que resulta del distanciamiento entre el humanismo y la ciencia, y que prioriza la técnica y la formación científica sobre el aspecto humano. En palabras de Pellegrino, “no puede existir una asistencia digna sin que esta sea una asistencia humanizada”.
Así pues, el proceso de humanización constituye uno de los pilares fundamentales para ofrecer una atención de calidad centrada en el paciente. Su promoción debe ser un compromiso del sistema sanitario y su aplicación una responsabilidad de los profesionales.
En esta línea, el Programa de Acreditación de Competencias de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía (ACSA) evalúa el desempeño de los profesionales en base a estándares de calidad de la práctica clínica, entre los que se incluye un buen número relacionado con la humanización de la asistencia: algunos de carácter transversal, comunes a los procesos de acreditación de todos los profesionales sanitarios, y otros de carácter específico, relacionados con la singularidad de cada uno de los puestos de trabajo de los profesionales del Sistema Sanitario Público de Andalucía (SSPA).

Situación actual

Desde marzo de 2015 hasta octubre de 2017, los profesionales han aportado evidencias relacionadas con la humanización de la asistencia en un total de 3.280 procesos de acreditación de competencias. A continuación se describe el porcentaje de profesionales que han demostrado su competencia a través de las 10 evidencias que son de carácter transversal a los 85 manuales para la acreditación de la competencia profesional:

  • Desarrollo de actividades encaminadas a mejorar el confort de los pacientes: 90%
  • Adopción de medidas para garantizar la privacidad e intimidad: 82%
  • Realización de actividades de cooperación al desarrollo o ayuda humanitaria en el ámbito de la salud: 54%
  • Colaboración regular con las redes de apoyo y corporaciones locales en el abordaje de la población: 79%
  • Detección de pacientes frágiles y valoración de apoyo familiar o social: 90%
  • Atención orientada a la recuperación en personas con procesos crónicos o situaciones irruptivas que requieren adaptación de su proceso vital: 85%
  • Adaptación positiva en la recuperación de personas con procesos crónicos o en situaciones irruptivas en su proceso vital: 81%
  • Utilización de asociaciones, grupos de apoyo u otros recursos externos no sanitarios y de las posibilidades de intervención que ofrecen a los pacientes y/o familiares: 90%
  • Diseño y puesta en práctica de iniciativas de intermediación cultural: 64%
  • Manejo adecuado de las habilidades de comunicación: 73%

Por otra parte, en lo que a Acreditación de la Formación Continuada se refiere, desde enero de 2013 hasta septiembre de 2017 se han acreditado 34.686 actividades de formación continuada, de las cuales 163 están relacionadas con la humanización de la asistencia (0,5%). La evolución de estas actividades acreditadas ha sido la siguiente:

  • Año 2013: 37 actividades acreditadas, sobre un total de 4.043 (0,91%).
  • Año 2014: 46 actividades de formación acreditadas, sobre un total de 8.261 (0,56%).
  • Año 2015: 24 actividades acreditadas, de un total de 7.403 (0,32%).
  • Año 2016: 33 actividades acreditadas, de un total de 8.781 (0,37%).
  • Año 2017: de enero a agosto se han acreditado 23, sobre un total de 6.198 (0,37%).

De las 163 actividades de formación acreditadas, relacionadas con humanización de la asistencia, 83 han sido solicitadas por entidades del SSPA. Por ámbitos asistenciales, la distribución de estas actividades acreditadas ha sido la siguiente: 13 de Atención Primaria, 47 de Atención Hospitalaria y 103 de otros ámbitos (urgencias, emergencias y centros de transfusión sanguínea). El número total de horas de formación dirigida a la temática “humanización de la asistencia” ha sido de 25.442 horas, con 24.302 plazas formativas ofertadas. El Componente Cualitativo medio (CCL) alcanzado en estas actividades acreditadas ha sido de 1,53 sobre 2,8.

Recomendaciones

A pesar del importante número de evidencias sobre humanización de la asistencia que los profesionales aportan en sus procesos de acreditación, ACSA recomienda seguir poniendo en valor el especial compromiso de los profesionales del SSPA con la promoción de una práctica asistencial más humana, a cambiar actitudes y a desarrollar nuevos modelos de intervención a través de la realización de diversas buenas prácticas que actualmente se encuentran incluidas en los manuales para la acreditación de la competencia profesional:

  1. Realización de actividades encaminadas a mejorar el confort de los pacientes: identificar las situaciones en las que existe una pérdida de confort de los pacientes, resultantes de las actitudes diagnósticas o terapéuticas, analizar sus causas y desarrollar intervenciones encaminadas a evitar o minimizar la pérdida de confort.
  2. Adopción de medidas para garantizar la privacidad e intimidad: realizar intervenciones que aseguren la confidencialidad en el manejo de la historia de salud y en el proceso de información a los pacientes y sus familias; desarrollar actividades dirigidas a preservar la intimidad y privacidad durante la realización de procedimientos invasivos.
  3. Detección de pacientes frágiles y valoración de apoyo familiar o social: identificar a los pacientes frágiles, analizar las posibles necesidades de apoyo que puedan tener sus familiares o cuidadores, y determinar las intervenciones que se requieren para cubrir sus necesidades sociales o familiares.Phasellus pretium, felis a laoreet tincidunt, orci est ornare neque, eget dignissim dui nisl id arcu.
  4. Atención orientada a la recuperación en personas con procesos crónicos o irruptivos que requieren adaptación de su proceso vital: realizar una valoración integral de los pacientes que permita identificar qué factores pueden estar influyendo en una falta de adaptación positiva a la enfermedad, establecer pactos con los pacientes y sus familias para lograrla, realizar intervenciones dirigidas hacia la autonomía y el autocuidado y, si es necesario, ofrecer recursos externos que permitan aumentar dicha autonomía.
  5. Utilización de asociaciones, grupos de apoyo u otros recursos no sanitarios para pacientes y familias: informar a los pacientes sobre la existencia de asociaciones de apoyo externo, explicar las posibilidades de intervención que estas ofrecen, facilitar el acceso en el caso necesario o remitirles a la asociación correspondiente.
  6. Manejo adecuado de las habilidades de comunicación: mejorar el desarrollo de técnicas que permitan establecer una buena comunicación en situaciones complejas, tales como diferencias transculturales, pacientes o familias agresivas o comunicación de malas noticias.

Por otra parte, a pesar del alto nivel de calidad que muestran los diseños de las actividades de formación continuada acreditadas relacionadas con humanización de la asistencia, el número de estas actividades ha disminuido discretamente desde 2013 (respecto al número total de actividades formativas acreditadas a lo largo de los últimos 5 años). Además, sólo el 15,6% de estas actividades formativas se han desarrollado en el ámbito de la Atención Primaria. Por todo ello, se recomienda:

  1. Promover la realización de actividades de formación continuada que permitan mejorar los conocimientos y habilidades de los profesionales sanitarios en materia de humanización de la asistencia.

Referencias

  • García-Cabeza ME. Humanizar la asistencia en los grandes hospitales: un reto para el profesional sanitario. Metas Enferm 2014; 17(1): 70-74.
  • González-Blasco P. Un nuevo humanismo médico: la armonía de los cuidados. Rev. Aten Primaria 2006; 38(4):225-229.
  • Ceballos-Vásquez, P.A.. Desde los ámbitos de Enfermería, analizando el cuidado humanizado. Ciencia y Enfermería 2010; XVI(1):31-35.
  • Bermejo, J.C.. Humanizar la asistencia sanitaria. Ed. Desclée De Brouwer, Bilbao (2014).
  • Arredondo-González, C.P.; Siles- González, J. Tecnología y Humanización de los Cuidados: Una mirada desde la Teoría de las Relaciones Interpersonales.Index Enferm, 18 (2009), pp. 32-36.
  • Santos-Hernández, A.M.; Peña-Lage, M. Humanización de la atención sanitaria; retos y perspectivas. Cuadernos de Bioética, 14 (2003).
Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía
Miembro asociado de
Facebook de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía Twitter @calidadACSA

Parque Científico y Tecnológico Cartuja, Pabellón de Italia, Calle Isaac Newton, 4, 3º planta, 41092 – Sevilla. Tlf: 955 023 900
Entidad gestionada por la Fundación Pública Andaluza Progreso y Salud

Esta web no se encuentra optimizada para su navegador, en breve será redirigido a una versión compatible del portal (El contenido de noticias puede no estar actualizado).

Actualize su navegador a la versión 9 o superior del mismo. También puede utilizar otros navegadores como Google Chrome o Mozilla Firefox

En caso de no ser redirigido pulse aquí