¿Qué es?

Se trata de un desorden del metabolismo de la glucosa, debido al mal funcionamiento de la hormona que se encarga de metabolizarla: la insulina (segregada por el páncreas, su misión es facilitar que la glucosa que circula en la sangre penetre en las células y sea aprovechada como energía). Durante la digestión se descomponen los alimentos para crear glucosa, la mayor fuente de combustible para el cuerpo. Esta glucosa pasa a la sangre, donde la insulina le permite entrar en las células. Cuando la insulina es escasa o funciona mal, la glucosa no puede ser utilizada por los tejidos. Se produce entonces un aumento de glucosa en sangre llamado hiperglucemia. Los niveles normales de glucosa se sitúan entre 60 y 120 mg por cada 100ml, cuando esta cantidad supera los 180mg por 100ml, la glucosa pasa a la orina.

¿Cómo afecta a la población infantil?

La diabetes es la segunda enfermedad crónica más frecuente en edad pediátrica, siendo la diabetes tipo 1 la predominante, aunque poco común antes de los seis meses de edad. El número de casos nuevos por año que se diagnostican varía mucho según los países y está aumentando en el mundo occidental (en Andalucía se estima que se diagnostican unos 200-250 nuevos casos anuales por debajo de los 15 años). En España existen unos 29.000 niños y niñas menores de 15 años que tienen diabetes. En Andalucía, en torno a 2.000, de los cuales, 700-800 tienen 8 años o menos.