Los niños y niñas pasan gran parte de su vida en el colegio, un entorno de aprendizaje y socialización que debe ser a su vez un lugar seguro y amigable. En este sentido, es evidente que los menores con diabetes mellitus de tipo 1 deben recibir los cuidados necesarios durante su estancia en los centros educativos, especialmente en la edad en que aún no son autónomos para su autocontrol, con el fin de asegurar su bienestar presente y futuro, así como su integración social. Por eso, el Plan Integral de Diabetes de Andalucía lo contempla como una prioridad, que se ha convertido en el II Reto Salud Andalucía que se dirige a encontrar una solución innovadora que proporcione un modelo de acompañamiento continuo a los menores de 8 años con diabetes tipo 1 en el entorno escolar.

Antes de definir las bases de la convocatoria del II Reto Salud Andalucía, se planteó conocer muy bien a qué tipo de necesidades y expectativas se quería dar exactamente respuesta. Para lograrlo, uno de los primeros pasos fue reunir a madres de niños y niñas con diabetes mellitus de tipo 1, profesores y referentes educativos, y profesionales sanitarios, y compartir su experiencia directa y conocimiento en materia de diabetes infantil, para tratar de identificar los principales problemas relativos a los cuidados de los niños y niñas con esta enfermedad cuando se encuentran fuera de su ambiente familiar y específicamente en el entorno escolar

Para ello, en noviembre de 2018, tuvo lugar un taller, organizado por el Servicio de Innovación de la Secretaría General de Investigación, Desarrollo e Innovación de la Consejería de Salud, en colaboración con la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía, donde se abordó la situación de los menores de 8 años durante su estancia en la escuela, y la problemática que conlleva, como por ejemplo que sea necesario contar en todo momento con una persona de referencia para el control de cifras de glucemia y la administración del tratamiento, lo cual hace necesaria la presencia de los familiares. Esta situación deriva a su vez en otros problemas, tanto desde la perspectiva sanitaria, en cuanto a la seguridad y continuidad de cuidados de los niños y niñas con diabetes, como social, en lo relativo a su integración y a la conciliación laboral de su familia.

En este encuentro participaron alrededor de 20 personas, entre las que se contaban representantes con experiencia y conocimiento en el área de los retos; madres y padres de niños escolarizados, menores de 8 años, con diabetes tipo I; así como profesionales del ámbito de la salud, de la educación y de la tecnología.

Con esta dinámica de grupo, se pretendía generar una actitud abierta y positiva y una relación de confianza y empatía, con el fin de establecer con la mayor claridad posible el conjunto de problemas, necesidades, aportaciones y prioridades existentes, siempre con el foco puesto en estos menores y sus familias.

De este modo, entre los problemas detectados, y por tanto susceptibles de ser mejorados a través de una solución innovadora, afloraron la falta de elementos que contribuyan a la motivación y formación del profesorado, de información fiable y homogénea adaptada a cada niño, de un protocolo de actuación y de coordinación entre todos los implicados en la atención al niño con diabetes mientras está en el colegio, lo que en definitiva se traduce en problemas de comunicación efectiva y genera miedos e incertidumbres, tanto para los responsables en los centros educativos como para las familias, que llegan a vivir la situación con alto grado de estrés y ansiedad.

Este fue el punto de partida para la concepción del II Reto en Salud de Andalucía, una iniciativa de innovación abierta y participativa, que lanza a la sociedad el reto de encontrar soluciones a este problema, que es especialmente relevante por su impacto en términos de salud, bienestar y sostenibilidad.

El II Reto Salud Andalucía involucra para ello a agentes internos y externos al sistema sanitario, es decir, a personas innovadoras de cualquier ámbito: profesionales sanitarios, sector empresarial, mundo académico, tejido asociativo, ciudadanía u otras administraciones públicas.

Con los Retos Salud Andalucía se busca acceder a conocimiento externo al Sistema Sanitario Público de Andalucía para combinarlo con el conocimiento interno a la organización y así poder ofrecer las mejores soluciones a problemáticas cotidianas que repercuten en la salud de la población.