Atrás

Arroz: Operaciones postcosecha

04/12/2018

En estos momentos se puede dar por casi finalizada  la recolección de este cultivo, que se ha retrasado esta campaña debido varios factores, que han sido: la siembra tardía por las lluvias de primavera, el avance de la fenología que ha sido más lento de lo habitual, y las persistentes lluvias de otoño, que han ido interrumpiendo esta operación durante los meses de octubre y noviembre. Durante esta semana están finalizando las últimas parcelas en la provincia de Sevilla, de la variedad JSendra, que es la última en recogerse, y algunas de Puntal. En Cádiz ya finalizó la siega.   

Tras la siega, se incorporan los restos de cosecha al terreno mediante la labor de fangueo. Previamente a éste, se puede quemar el rastrojo, con el objeto de reducir enfermedades y semillas de malas hierbas. Por el contrario, con esta práctica se pierde materia orgánica (nutrientes y estructura del suelo) y se emiten diversos gases contaminantes a la atmósfera, además del riesgo derivado del uso del fuego.

Hay que seguir en todo momento la legislación vigente al respecto, teniendo en cuenta entre otros aspectos:

- El uso del fuego está prohibido desde el 1 de junio al 15 de octubre.

- En zonas de peligro (como los términos de Aznalcázar y Puebla del Río) se debe comunicar la quema con 10 días de antelación. En zonas de influencia forestal, a menos de 400 metros de zona forestal, hay que pedir una autorización con 30 días de antelación.

- Antes de proceder a la quema del rastrojo, debe estar bien seco (unos 5 días a partir de la siega), teniendo en cuenta los vientos dominantes, y realizándola en las horas centrales del día, en las que tenga la menor humedad posible.

Si se incorporan los restos de cosecha sin quemarlos previamente, conviene hacerlo lo antes posible. Para favorecer su descomposición se requiere un buen contacto con el suelo, temperaturas moderadas y suficiente humedad y tiempo para que los microorganismos existentes lleven a cabo este proceso. Al no realizar la quema se mejora la fertilidad del suelo y la actividad biológica del mismo.