Atrás

Cítricos: especial atención sobre la araña roja

31/08/2018

La previsión meteorológica a partir del lunes 3 de septiembre indica un descenso importante de las temperaturas máximas hasta valores en torno a los 27ºC en las provincias litorales y en torno a los 30ºC en las provincias de interior. Las mínimas, aunque descenderán igualmente, se mantendrán suaves. Por otro lado, el riesgo de precipitaciones se prevé nulo. Dichas condiciones ambientales serán favorables para el desarrollo de la araña roja (Tetranychus urticae), ácaro que afecta sobre todo a mandarinos y cuya colonización de sus hojas y frutos aumenta significativamente cuando las temperaturas máximas se sitúan en torno a los 30ºC junto a una humedad relativa baja-moderada.

De hecho, actualmente, su incidencia comienza a ser importante en las provincias de Cádiz, Huelva y Málaga dónde el ambiente está siendo más suave respecto a las últimas 3-4 semanas y respecto a las provincias de interior, alcanzándose valores alrededor del 5’5% de hojas con formas móviles.

El seguimiento de este ácaro es especialmente importante durante el periodo crítico en el que los frutos se mantienen de color verde intenso, ya que, tanto la presencia de araña roja como sus daños pueden pasar inadvertidos, observándose éstos cuando los frutos inicien el envero, dificultándose, por tanto, su control poblacional.

El Reglamento de Producción Integrada de Cítricos recomienda el control poblacional de araña roja a partir del 10% de hojas con formas móviles o más de un 2% de frutos afectados, si bien, habrá que tener en cuenta, previamente, la presencia de fauna auxiliar autóctona y evaluar su población respecto a la de T. urticae, favoreciéndola si hiciera falta para evitar así el control químico.

En caso de efectuar tratamientos habrá que asegurarse que el producto moja bien el envés de las hojas, lugar dónde la araña se refugia. Con más de un tratamiento por campaña se recomienda elegir materias activas distintas y con distinto modo de acción para evitar poblaciones resistentes.