Atrás

Estado fitosanitario del cultivo de cítricos

30/09/2019

En cuanto a la meteorología registrada durante el mes de septiembre en las principales provincias/zonas citrícolas de Andalucía diferenciar, grosso modo, dos periodos, la primera quincena del mes, con una continuidad del ambiente cálido y seco de agosto, y la segunda quincena del mes en la que, aunque con temperaturas máximas aún cálidas, las mínimas registraron un marcado descenso hasta valores más frescos. Así, en septiembre, las máximas han registrado valores en torno a los 29’9ºC. En cuanto a las mínimas, se han registrado valores en torno a los 17ºC. Respecto a las precipitaciones, destacar las acaecidas el día 14 de septiembre en las provincias de Granada y Málaga. En la primera se acumularon en torno a los 50 l/m2, en torno a los 80 l/m2 en la segunda.

El estado fenológico dominante en las provincias occidentales de Andalucía, en el caso concreto de las variedades más Tempranas, es K “Envero”. El avance de dicho estado es dependiente, entre otros factores, de la amplitud térmica, cuanto más frescas sean las temperaturas mínimas en contraste a las máximas más rápido se producirá el viraje de color y maduración de los frutos. En este sentido, y al contrario de lo acontecido hace un año, destacar un descenso importante de las temperaturas mínimas durante la segunda quincena de septiembre lo que ha propiciado el inicio de la recolección de las variedades Extratempranas de mandarino en la provincia de Huelva. El resto de variedades y provincias se mantienen en J “Fruto al 40% de desarrollo”.

En cuanto a las plagas y enfermedades presentes en esta época del año destacar la mosca de la fruta (Ceratitis capitata), la araña roja (Tetranychus urticae) y Eutetranychus spp. Igualmente, y teniendo en cuenta que la mayoría de los patógenos que afectan a los cítricos necesitan agua libre, un ambiente con una humedad relativa alta y temperaturas suaves, indicar que su incidencia ha sido escasa debido a un ambiente seco. De manera pormenorizada:

Septiembre es un mes en el que el riesgo de picada en cítricos de la mosca de la fruta (Ceratitis capitata) aumenta conforme los frutos cambian de color. Este díptero puede picar el fruto predominando aún el color verde, si bien, suelen ser picadas no viables. La supervivencia de los huevos y larvas aumentará con forme vaya madurando el fruto. Para la toma de decisiones relacionadas con su control poblacional se recomienda la instalación de trampas para el monitoreo de adultos y periódicamente el muestreo de frutos. Durante este mes se detecta, a través de las capturas en trampa tipo Nadel, actividad de adultos, destacando ésta en las provincias de Cádiz, Huelva, Málaga y Granada al superar la media provincial las 0’5 moscas/mosquero y día. Señalar que el control de este díptero en los frutales huésped que se encuentren en las inmediaciones de la parcela, y utilizar técnicas de trampeo masivo cuando se inicie el envero, y durante la maduración, son medidas que contribuyen a la disminución de su población. A demás, tanto la eliminación de la fruta del suelo como no dejar fruta madura en el árbol son prácticas que evitan los focos para nuevas generaciones. En relación a las temperaturas indicar que, la mosca de la fruta presenta un óptimo de desarrollo, para una generación completa, entre los 16 y 32ºC junto a una humedad relativa entre el 75 y el 85%.  En el caso concreto de los estados larvarios, éstos presentan un óptimo entre los 10 y los 33ºC. Por tanto, las condiciones meteorológicas actuales, con aumento de la humedad relativa, le son favorables, especialmente en provincias litorales o zonas con microclima suave y húmedo. Finalmente recordar que, a la hora de tomar la decisión para su control poblacional en cítricos habrá que tener en cuenta, entre otros: la fenología, capturas en trampas para su monitoreo, presencia/ausencia de frutos picados y plazo de seguridad de las materias activas a utilizar.

Araña roja (Tetranychus urticae) es un ácaro capaz de soportar altas temperaturas al formar en las hojas refugios con hilos de seda capaces de retener la humedad, siendo por tanto alto el riesgo de daños durante el periodo estival, lo que incluye todo el mes de septiembre. De entre las provincias citrícolas andaluzas destacar Huelva y Málaga al registrar durante el mes valores en torno al 5’8% de hojas con formas móviles principalmente en mandarino. Recordar que el Reglamento de Producción Integrada de Cítricos sitúa su umbral de tratamiento, teniendo en cuenta otros factores como la proporción de fauna auxiliar, en el 10% de hojas con formas móviles o más de un 2% de frutos afectados.

Atención en esta época a la presencia de Eutetranychus spp.. Este género de ácaros históricamente comienza a observarse con mayor incidencia a partir de mediados de junio - principios de julio, pudiendo provocar daños importantes al finalizar el verano. Por ahora destacar su presencia en la provincia de Huelva donde finaliza el mes con valores en torno al 8% de hojas con formas móviles. Cádiz y Málaga, dos provincias influenciadas igualmente por un ambiente litoral, lo hacen con valores en torno al 3%. Habrá que tener en cuenta que su presencia en hojas y frutos puede aumentar rápidamente hasta colonizar en pocas semanas la mayor parte del árbol en condiciones ambientales favorables. Especial atención a las temperaturas máximas actuales en torno a los 28-31ºC. Los síntomas causados son muy similares a los producidos por el ácaro rojo (Panonychus citri): plateado de las hojas y frutos, pudiendo provocar una caída importante de hojas en condiciones de estrés hídrico y vientos secos.

En cuanto a ácaro rojo (Panonychus citri) destacar la provincia de Sevilla donde se han registrado valores en torno al 2’5% de hojas con formas móviles principalmente en naranjo. En este caso, el Reglamento de Producción Integrada de Cítricos recomienda su control poblacional a partir del 20% de hojas con formas móviles previa evaluación de los niveles de fauna auxiliar.

Respecto a la 3ª generación de piojo rojo de California (Aonidiella aurantii), y tomando como referencia la provincia de Huelva, destacar que el máximo de Formas Sensibles (L1+L2) se ha registrado durante las dos últimas semanas de septiembre con unos 10 días de retraso respecto a la previsión hecha con los grados acumulados en su integral térmica. Ello se ha debido, principalmente, al ambiente cálido y seco de finales de agosto y principios de septiembre.

Durante el mes de agosto y principios de septiembre se procedió a realizar, en las distintas provincias andaluzas, el muestreo de gomosis o podredumbre de cuello (Phytophthora spp.). Es en esta época del año cuando los síntomas, en forma de chancros y exudados son más visibles. De manera generalizada, y como en años anteriores, los cítricos andaluces no presentan una incidencia importante de esta enfermedad relacionada directamente con elevadas precipitaciones, encharcamientos y temperaturas suaves. En todo caso, destacar la provincia de Cádiz con valores moderados. Finalmente destacar la presencia de pies con ramitas secas y defoliación, derivando algunos en la muerte del árbol completo. En Laboratorio se ha identificado Phytophthora spp. y/o Colletotrichum spp.. Matizar que estas especies no tienen por qué ser la causa principal de la muerte del árbol, de ahí la importancia de vigilar periódicamente la posible aparición de síntomas en el cuello (también en hojas) e incluso de tomar muestras para la identificación en laboratorio del agente causal.