Atrás

Situación fitosanitaria de la mosca del olivo

15/09/2021

Las condiciones ambientales que se han registrado durante la primera decena de septiembre ha favoreciendo la biología de la mosca del olivo (Bactrocera oleae),  con un aumento del vuelo de adultos generalizado en todas las provincias. Actualmente la incidencia de la mosca del olivo, es baja a nivel general en el olivar andaluz, a excepción de las provincias de Cádiz, Córdoba y Huelva, en donde los valores medios provinciales es de 4’80, 3’10 y 2’20% de picada total, respectivamente.

Las temperaturas de los últimos días han favorecido el vuelo de adultos, reflejándose en las trampas Mac-phail en todas las provincias. Por los valores obtenidos destacan las provincias de Cádiz, Granada y Córdoba, con un valor medio provincial de 5’10, 4’30 y 3’40 adultos/mosquero y día, respectivamente. Por Zonas Biológicas, destaca la Subbética Meridional (Córdoba), con un dato medio de 24’50 adultos/mosquero y día.

Las capturas obtenidas en las placas cromotrópicas que nos dan una idea de la actividad sexual de este agente, siendo más reducidas que en el anterior tipo de trampa en algunas provincias como Cádiz y Córdoba. Por los valores registrados destacan las provincias de Granada y Cádiz, con un valor medio provincial de 4’20 y 3 adultos/placa y día, respectivamente. Por otra parte, Huelva y Sevilla son las que están registrando los índices más bajos con un valor medio provincial de 0’20 y 0’90 adultos/placa y día, respectivamente.

Durante el seguimiento de los últimos días, se observan frutos afectados en todas las provincias, observándose la viabilidad de la picada. Por los registros, destacan las provincias de Cádiz, Córdoba y Huelva, con un 4’80, 3’10 y 2’20% de picada total como media provincial, respectivamente.

En cuanto a la viabilidad de esta picada registrada, destacan las provincias de Cádiz, Córdoba y Granada, con un valor medio provincial de 1’60, 1’10 y 0’70% de picada viva, respectivamente.

En referencia a la evolución biológica de este agente, es en Sevilla en donde se observaron las primeras aceitunas con orificios de salida y puparios a mediados de agosto, continuándose en las semanas siguientes en algunas áreas de cultivo de la mayoría de las provincias. La presencia de este estado biológico (puparios), nos indica que se estén produciendo la salida de adultos que van a dar lugar a las primeras puestas de la segunda generación de este insecto.

Por otra parte, las lluvias que se están registrando en Andalucía va a favorecer el desarrollo de frutos, haciéndolos más receptivos a la picada de mosca.

 

Es conveniente recordar que la mosca detiene su actividad biológica con temperaturas inferiores a los 6ºC y mayores de 35ºC, siendo entre los 20-25ºC la temperatura óptima para su desarrollo.  Las temperaturas por debajo de los 36ºC son favorables para el buen desarrollo de las puestas de mosca y para su propia integridad y una humedad relativa elevada (>80–85 %) favorece la incidencia de la plaga.

Ante la situación en la que nos encontramos, se aconseja seguir la supervisión del cultivo y la evolución de éste insecto, cuantificando las poblaciones de adultos en trampas, así como el muestreos de frutos.