Atrás

Cereales de invierno Diferencias entre los daños producidos por mosquito del trigo, tronchaespigas y céfidos

4/01/2021

Los estados larvarios de estos insectos se alimentan de la planta provocando una desecación precoz. Es importante identificar que especie se trata para en el caso de que se produzcan daños considerables poder actuar de la forma más eficiente.

Las principales diferencias en los daños que ocasionan, son los siguientes:

-          Mosquito del trigo (Mayetiola destructor): Es un díptero ampliamente difundido por las regiones cerealistas españolas. Las larvas que consiguen llegar a la base de la hoja, segregan una saliva que corroe el tallo, adelgazando su corteza hasta absorber la savia por osmosis. De este modo la planta falta de savia, comienza por amarillear en las puntas y acaba por secarse, emitiendo nuevos retoños más pequeños, por lo que la siembra queda desigual.

-          Tronchaespigas (Calamobius filum): Es un pequeño escarabajo cuya larva roe la base de la espiga, provocando su caída. La incisión que realiza la hembra en el tallo para efectuar la puesta, debajo de la espiga, facilita su tronchamiento que se desprende y cae al suelo. En ocasiones, la espiga no cae al suelo porque la rotura no es total y queda sujeta por la hoja bandera.

-          Céfidos (Cephus pymaeus y Trachelus tabidus): Son 2 especies de himenópteros que atacan al trigo, la cebada, la avena y el centeno. A diferencia del tronchaespigas, las larvas de céfidos cortan los tallos por su base, a ras de suelo, de forma que una racha de viento puede hacer que caiga, con la espiga unida a ellos. La larva de céfidos no corta el tallo completamente y deja un borde irregular muy característico.