Atrás

Cítricos: Periodo crítico para el control del cotonet

13/07/2022

El cotonet (Planococcus citri), conocido también como cochinilla algodonosa o melazo, es un insecto pseudocócido (con forma de escama) considerado como plaga de los cítricos. En Andalucía, especialmente en zonas cálidas y húmedas, encuentra su hábitat ideal.

En primavera las cochinillas entran en actividad y se desplazan, desde su refugio invernal, hacia el cultivo para colonizar los frutos recién cuajados. Aquí las hembras avivarán las larvas de la primera de varias generaciones que se dispersarán por el árbol formando, finalmente, colonias densas entre los frutos o alrededor del cáliz.

Los daños que produce P. citri son de dos tipos, directos e indirectos. Como daño directo destaca el derivado de su alimentación sobre la piel de los frutos al clavar una estructura bucal en forma de estilete por la que se alimenta del floema e inyecta saliva. Este proceso origina la aparición de manchas cloróticas, decoloraciones e hipertrofias en la piel. Otro daño directo que puede producir el cotonet es la caída prematura de frutos cuando se sitúa en el cáliz. Como daño indirecto destaca la producción de melaza sobre la que se desarrollan hongos conocidos como negrilla o fumagina. Éstos devalúan los frutos para su comercialización y pueden, además, reducir la tasa fotosintética y respiratoria.

Como se ha dicho anteriormente, en el estado fenológico actual I2 “Cierre del cáliz” el cultivo de los cítricos pasa por un periodo crítico respecto a esta plaga. Aquellas larvas que se sitúen bajo el cáliz en estos momentos quedarán protegidas una vez se cierre éste. Otras se dirigirán, en el caso del grupo Navel especialmente, hacia el ombligo donde quedarán igualmente refugiadas.

Por todo ello, y si en abril-mayo no se hubieran realizado sueltas de los auxiliares Cryptolaemus montrouicieri, Leptomastix dactylopii y/o Anagyrus pseudococci, o la población registrada en los muestreos no hubiera sido controlada por éstos, se recomienda su control químico a partir del 15%-20% de frutos con presencia. Se podrán utilizar los productos fitosanitarios autorizados en el Registro de Productos Fitosanitarios del MAPA. Si se respetan las poblaciones de enemigos naturales no debería ser necesario intervenir químicamente.

Por último, es muy importante controlar las poblaciones de hormigas y/o evitar que suban a los árboles ya que son el principal agente dispersor y protector de esta plaga al obtener nutrientes de élla.