Atrás

Efecto de las altas temperaturas en los cítricos

1/08/2022

Las especies de artrópodos fitófagos asociadas al cultivo de los cítricos presentan un óptimo de desarrollo dentro de unos límites máximos y mínimos de temperatura y humedad relativa. Sobrepasado dichos límites, su supervivencia se verá comprometida dependiendo, entre otros factores, de su estado de desarrollo (huevo, larva, ninfa o adulto).

Así, tras el paso de una 2ª ola de calor durante prácticamente todo el mes de julio, y previéndose, de nuevo, temperaturas superiores a los 35 ºC durante la primera semana de agosto, junto a una baja humedad relativa, habrá que tener en cuenta que:

  • En cuanto a ácaros fitófagos: Tetranychus urticae tiene un óptimo de desarrollo en torno a los 30ºC, soportando bien una baja humedad relativa. Panonychus citri lo tiene en torno a los 25ºC, necesitando una moderada humedad relativa. Por último, Eutetranychus spp. presenta un óptimo en torno a los 28ºC y 31ºC, necesitando, igualmente, una moderada humedad relativa. Por ello, en estos momentos se registra un nivel de ataque bajo. Por otro lado, la población de fitoseidos se ha visto mermada por las altas temperaturas, hecho que habrá que tenerse en cuenta ya que los ácaros fitófagos partirán con ventaja cuando las condiciones meteorológicas sean favorables para su desarrollo y dispersión.
  • Respecto al piojo rojo de California (Aonidiella aurnatii), la actividad de las larvas migratorias presenta un óptimo entre los 25ºC y los 32ºC, aumentando la tasa de mortalidad a partir de dicho umbral junto a una humedad relativa baja. La emergencia de los machos también está condicionada, entre otros, por la temperatura y humedad relativa, presentando un óptimo en torno a los 25ºC y 70% respectivamente. Respecto a su vuelo (época reproductiva), tienen un máximo de actividad en torno a los 27ºC y 75% de humedad relativa. Especialmente en provincias/zonas de interior la mortandad de larvas móviles y de primera edad correspondientes a la 2ª generación ha sido elevada.
  • En el caso de los pulgones (Aphis spiraecola, Aphis gossypii, Toxoptera aurantii, Myzus persicae, principalmente) el óptimo de desarrollo, con ligeras diferencias entre especies, se encuentra en torno a los 22ºC y 25ºC. Alrededor de los 7ºC y 34ºC la reproducción cesa. Destacar que a temperaturas superiores a 31ºC la mortalidad de las ninfas es muy elevada. Estos umbrales se constatan una vez que se ha registrado un descenso significativo de su presencia en la brotación de verano hasta valores prácticamente nulos.
  • El minador de los cítricos (Phyllocnistis citrella) presenta una alta tasa de mortalidad larvaria por debajo de los 12ºC y por encima de los 35’5ºC, presentando un óptimo de desarrollo en torno a los 25ºC. Actualmente la incidencia de esta plaga es prácticamente nula en la brotación de verano.
  • La mosca de la fruta (Ceratitis capitata) presenta un óptimo de desarrollo, para una generación completa, entre los 16ºC y 32ºC junto a una humedad relativa entre el 75 y el 85%. En el caso concreto de los estados larvarios, éstos presentan un óptimo entre los 10ºC y los 33ºC. En este caso, destacar aquellas parcelas que, por motivos comerciales, aún tienen fruta madura en el árbol de la campaña pasada. En éstas, si bien ha descendido el número de adultos capturados en trampas tipo Nadel, no ha cesado su actividad, especialmente con fruta caída en el suelo. Se recuerda que ésta debe ser eliminada y destruida fuera de la finca.

Por lo comentado anteriormente, en el momento de planificar cualquier tratamiento químico, habrá que tenerse en cuenta cómo han influido las altas temperaturas y la baja humedad relativa en las poblaciones de las plagas que afectan a los cítricos a nivel local, pudiéndose evitar así tratamientos innecesarios.

Especial atención en provincias/zonas litorales (Cádiz, Huelva y Málaga) y en general en todas aquellas zonas con microclimas húmedos, donde el ambiente puede ser más suave, sobre todo en las primeras y últimas horas del día, favoreciéndose el desarrollo y dispersión de dichas plagas.