Atrás

Presencia de vasates en el cultivo de tomate bajo abrigo en la provincia de Almería

05/12/2022

De las plagas que se detectan por focos, una de las más importantes en el cultivo de tomate bajo abrigo es el vasates (Aculops lycopersici). Se trata de un ácaro eriófido, llamado también ácaro del bronceado, habitual de las solanáceas, siendo en el tomate donde ocasiona mayores daños, aunque en menor medida a berenjena, patata y tabaco. Puede afectar a gran parte de la plantación, atacando a todas las partes verdes de la planta e incluso a los frutos.

En estos momentos e iniciando la recolección del cultivo, en la provincia de Almería se detecta un aumento de pequeños focos de esta plaga en la mayoría de los invernaderos muestreados, en 1 de cada 8 plantas (1 de cada 12 en el muestreo anterior).

En tomate, la detección de la plaga suele ser en el envés de las hojas de la parte baja de la planta. Los daños comienzan a manifestarse en la zona basal de la planta, subiendo por las hojas cercanas al suelo y el tallo. A medida que asciende por la planta, la parte baja amarillea y se va desecando. Los frutos afectados reducen su desarrollo adquiriendo un color marrón o plateado (según sea la gravedad del ataque) y la epidermis se cuartea.

Puede aparecer en condiciones de otoño seco y en primavera, no presentando diapausa o parada invernal. Las condiciones óptimas para su desarrollo son 27ºC y 30% de Humedad Relativa, con las que muestra un ciclo muy rápido de 6 a 7 días, siempre que tenga disponible un alimento adecuado.

Como medidas preventivas y/o culturales se recomiendan:

  • En invernaderos, colocar mallas (mínimo 10x20 hilos/cm2) en las aberturas laterales, cenitales y puertas, y vigilar y controlar el estado de las mismas, sobre todo de las que coinciden con la dirección de los vientos dominantes. Vigilar que no haya roturas en los plásticos.

  • Eliminar malas hierbas y restos de cultivos, ya que pueden actuar como reservorio de la plaga.

  • No abandonar los cultivos al final del ciclo.

  • Eliminar las plantas que estén muy afectadas.

  • Distanciar en el tiempo la realización de la nueva plantación.

  • Evitar la propagación de la plaga con las operaciones habituales que se hacen en el cultivo, con la ropa, calzado, herramientas de trabajo, agua de riego, animales, etc.

  • Desinfectar los útiles de trabajo con una solución de fosfato trisódico al 10% antes y después de su uso.

  • Realizar rotaciones de cultivos.

  • Si se aplica estiércol, asegurarse de que está bien fermentado y exento de plagas.

  • Evitar el exceso de 'follaje' en la planta.

  • Favorecer la proliferación de poblaciones de insectos auxiliares, racionalizando el uso de productos fitosanitarios.

Si fuese necesario intervenir con productos fitosanitarios se aconseja realizar los tratamientos sobre focos si estos están bien delimitados y en las bandas, una vez verificada su presencia, ya que éstas suelen ser los puntos de entrada de la plaga. Es muy importante aplicar la dosis correcta para evitar la aparición de resistencias o pérdida de eficacia de la aplicación.

Se podrán utilizar, en el caso de que existan, los productos fitosanitarios autorizados para este uso en el Registro de Productos Fitosanitarios del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

 

 

Frutos y tronco de tomate afectados por vasates