Atrás

Abichado del olivo: situación fitosanitaria

14/05/2020

A lo largo de los últimos dos meses y en lo que llevamos de mayo, se está produciendo el vuelo de primavera de los adultos de abichado (Euzophera pinguis). Actualmente, se encuentra en su fase final, tras haber alcanzado en semanas anteriores el máximo de capturas de adultos en la mayoría de las provincias, a excepción de Granada, en donde se siguen consiguiendo valores en alza. En aquellas provincias donde se obtuvieron los máximos, en estas fechas, se está produciendo un descenso paulatino de las mismas, a causa de la propia evolución biológica de este insecto. Por ello, es momento de recordar la necesidad de su seguimiento en las explotaciones olivareras y tomar las medidas de vigilancia y control necesarias para evitar daños en el cultivo. 

Es muy importante, como método de lucha indirecto de este agente y una manera a su vez de preservar la entomofauna en el cultivo, el mantener el parasitismo, utilizando para ello productos fitosnaitarios en el olivar que sean selectivos.

El abichado se ve muy afectado por la actividad de varios himenópteros, principalmente Iconella myelolenta y Phanerotoma oculares, muy frecuentes en el olivar. Estudios realizados, han estimado que la actividad de estos himenópteros parásitos puede llegar a ejercer un control superior sobre el 50% de las larvas.

Debemos de prestar especial interés y vigilar su incidencia en plantaciones jóvenes menores de 8 años, por el retraso vegetativo que le pueda causar, llegando incluso a provocar la desecación de la planta. 

Una medida cultural, para evitar la agresividad de esta plaga sobre el cultivo, es evitar la eliminación de brotes indeseados del tronco del árbol durante el periodo de máximo vuelo de adultos, ya que las heridas producidas por esta actuación, son lugares susceptibles para realizar las puestas; por lo que es aconsejable realizar dicha tarea una vez haya finalizado este periodo de vuelo. 

Con la aparición de heridas en el tronco, se aconseja la aplicación de selladores en la zona afectada.

Actualmente no existe un umbral de tratamiento para el control fitosanitario de este agente, indicándose el mismo a los 10-15 días de que se inicie el descenso de la curva de vuelo de los adultos, ya que el tratamiento fitosanitario está dirigido al control de larvas. Solo se recomendará el uso de controles fitosanitarios, en nuestro olivar, cuando observemos ramas dañadas por larvas.