Atrás

Cítricos: Piojo rojo de California. Situación actual

22/05/2020

Los factores meteorológicos temperatura, precipitación, humedad relativa y luminosidad aceleran o ralentizan el desarrollo y evolución de todos los artrópodos fitófagos. En el caso concreto del piojo rojo de California (Aonidiella aurantii) condicionan el máximo % de Formas Sensibles (L1+L2), momento de mayor eficiencia en su control poblacional cuando coincide con un % moderado de Hembras avivadas respecto al Total de Hembras.

De cara a la 1ª primera generación, señalar que las temperaturas registradas en febrero y primera quincena de marzo, cálidas para la época, favorecieron el desarrollo de la plaga.

Destacar por ejemplo una importante actividad de machos en marzo, cuya consecuencia directa ha sido el registro de valores moderados de Hembras avivadas respecto al Total de Hembras desde principios de mayo.

Dicho avivamiento, a diferencia de la campaña pasada, ha sido más homogéneo, evolucionando hasta niveles altos progresivamente. Ello se ha debido al ambiente fresco y lluvioso registrado desde principios de abril hasta mediados de mayo. Recordar que hace un año el avivamiento fue muy escalonado al alternarse días con picos de temperaturas máximas calurosas y días con temperaturas mínimas frescas, todo ello en ausencia de precipitaciones, lo que conllevó, más tarde, la aparición de generaciones intermedias y su solapamiento.

Así, a fecha de este informe, Córdoba, Huelva y Sevilla registran en torno a un 60% de formas sensibles (L1+L2) y en torno a un 65% de Hembras avivadas respecto al Total de Hembras. 

Estos valores, ya en conjunto, se consideran altos, recomendándose realizar en estos momentos, y a nivel local, el seguimiento al binocular de los distintos estadios biológicos de este diaspídido a fin de programar un posible tratamiento en el momento de máxima eficiencia.

Es muy importante tener en cuenta la previsión meteorológica al programar los tratamientos fitosanitarios. Según la AEMET, a partir de hoy día 22 de mayo, y durante los próximos 7 días, se van a registrar temperaturas máximas limitantes para la supervivencia de larvas móviles y larvas recién fijadas, especialmente en zonas más calurosas y secas. En zonas donde por su proximidad a zonas litorales o fluviales el ambiente sea más suave y húmedo, habrá una ralentización del avivamiento