Atrás

Primeros tratamientos herbicidas en arroz

26/06/2020

El arroz en Andalucía se cultiva principalmente en la provincia de Sevilla (con unas 36.000 ha), y minoritariamente en Cádiz (con unas 2.500 ha). La siembra de este cereal se suele realizar a lo largo del mes de mayo, sin embargo, este año debido a las precipitaciones caídas en marzo y abril ésta se ha visto retrasada varias semanas, iniciándose en la última semana de mayo y finalizando la tercera semana de junio.

El cultivo del arroz, por sus peculiares características en su manejo (inundación del terreno, etc…), se siembra siempre sobre la misma parcela agrícola, siendo esta ausencia de rotación del cultivo un factor limitante en el control de las malas hierbas que infestan al arroz, por lo que año tras año se va acumulando en el suelo un importante banco de semillas de estas adventicias. Las malas hierbas del arroz están adaptadas a vivir en el agua (acuáticas), por lo que para efectuar un buen control sobre ellas se hace necesario un correcto manejo del agua, así como el empleo de herbicidas específicos y bien adaptados a cada tipo de mala hierba.

La gran mayoría de las malas hierbas que nos podemos encontrar en los campos de arroz son de dos tipos: Helófitas (viven en suelos inundados o encharcados, cuyos órganos superiores están fuera del agua) e Hidrófitas (plantas acuáticas, sumergidas o flotantes, cuyas yemas de reemplazo están por debajo del nivel del agua en la que se sustenta la planta).

Las principales especies de adventicias que conviven y compiten con el arroz son las siguientes:

  • Malas hierbas de hoja estrecha: Echinochloa spp., Oryza sativa (arroz salvaje), Paspalum distichum, Leptochloa fascicularis, L. uninervia y Polypogum monspeliensis (el control de esta adventicia está íntimamente relacionado con el control de Pudenta (Eysarcoris spp.)).
  • Malas hierbas de hoja ancha y ciperáceas: Alisma plantago-aquatica, Ammannia coccinea, A. robusta, Bergia capensis, Heteranthera spp., Lemna spp., Typha angustifolia, Cyperus difformis y Scirpus spp.

Con la primera inundación de los campos de arroz se estimula la nascencia de las primeras plántulas de malas hierbas, principalmente colas (Echinochloa spp.) y junquillos (Cyperus difformis y Scirpus spp), de manera que estas suelen nacer incluso antes que el arroz.

El buen control de los herbicidas depende tanto del estado de desarrollos de las adventicias como del manejo del agua de inundación. Éstas deberán estar en el estado fenológico más sensible a cada herbicida, normalmente en el estado de plántula (2-4 Hojas); y los niveles del agua deberán estar lo más bajo posible en el momento del tratamiento. Antes de volver a subir los niveles del agua, una vez realizada la aplicación herbicida, se deberá esperar un par de días como mínimo, con el fin de facilitar la asimilación del compuesto herbicida en las plántulas de malas hierbas.

Actualmente se están realizando tratamientos anticolas en las dos provincias arroceras de Andalucía.

Para más información consulte los Informes provinciales

Manual de malas hierbas del arroz.