El Ifapa e Iberhanse-Naturgreen fomentarán el modelo de agricultura bioinclusiva

El objetivo es formar en prácticas agrarias que conlleven un aumento de la biodiversidad
foto presi

La empresa sevillana Iberhanse-Naturgreen, líder de Andalucía en la producción y exportación de cítricos, y el Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria, Pesquera, Alimentaria y de la Producción Ecológica, Ifapa, han firmado, en presencia de la Consejera de Agricultura, Carmen Crespo, un convenio de colaboración para la formación de agricultores andaluces en prácticas agrícolas bioinclusivas.

El objetivo se enmarca dentro de la ambiciosa estrategia de la compañía para expandir por Andalucía la biodiversidad dentro de los cultivos, convirtiendo al campo andaluz en epicentro pionero de una agricultura respetuosa con el medio ambiente.

Con este convenio, Iberhanse-Naturgreen quiere compartir con los agricultores su apuesta agrícola, un modelo «pionero y revolucionario» que el presidente de la sociedad, Luis Bolaños, puso en marcha en 2010, cuando la sostenibilidad agraria no consistía una prioridad ni una preocupación para la sociedad en general.

El entorno

Este sistema de producción, a diferencia de la agricultura ecológica, que hace hincapié en la reducción del uso de los fitosanitarios logrando un producto más sano, mira no sólo al producto, sino al entorno que lo rodea. Por ello, la agricultura bioinclusiva contempla la restauración y conservación de la biodiversidad de fauna y flora en los hábitats, mediante una serie de prácticas beneficiosas para el medio natural. Prácticas como respetar los linderos y apostar por los corredores verdes y la hierba funcional como sinónimo de vida. Además, se construyen hoteles para insectos, se instalan cajas nidos para aves insectívoras y posaderos para rapaces, y las balsas de riego se convierten en lagunas naturales llenas de biodiversidad.

Iberhanse-Naturgreen hace efectivo con este convenio «la modernización del campo andaluz hacia un modelo más sostenible», animando a pequeños y medianos agricultores a vencer reticencias sobre la biodiversidad en los cultivos y a implementar «un modelo agrícola que les fortalezca y les ayude a afrontar el futuro del sector, con mayor capacidad comercial».

Mediante el acuerdo firmado con el Ifapa está previsto el desarrollo de materiales, charlas y cursos para la divulgación y formación a los agricultores sobre la agricultura bioinclusiva.

Este modelo productivo se aplica ya en más de 2.200 hectáreas de cítricos, repartidas entre unas 25 explotaciones, certificadas bajo el sello P.R.O.O.F. (Protection and Recovery Of Original Fauna). Un sello que garantiza la protección y recuperación de la flora y fauna en las fincas asociadas, permitiendo distinguir estos cítricos en los mercados de destino.