IFAPA afronta las nuevas amenazas por virus de contacto en hortícolas

Los tobamovirus son un grupo de virus que causan enfermedades limitantes en hortícolas de invernadero. Aunque la mayoría de los cultivares comerciales son resistentes a estos virus, recientemente se han presentado nuevas amenazas en pepino y tomate.
IFAPA
Foto invernadero

El género Tobamovirus está formado por 37 especies de virus, las cuales causan enfermedades que producen graves pérdidas en la producción de vegetales en todo el mundo como ocurre por ejemplo en el tabaco, pimiento o tomate (pertenecientes a la familia Solanaceae) y en la mayoría de las cucurbitáceas (familia Cucurbitaceae). En España, ToMV, o “Virus del mosaico de tomate” y PMMoV o ”Virus del mosaico suave del pepino” están ampliamente distribuidos y afectan a cultivos de solanáceas donde causan síntomas en hojas y en frutos de las plantas a las que afectan. Son muy contagiosos, y la transmisión mecánica entre plantas durante el manejo de los cultivos es muy eficiente. Además, son virus muy estables y pueden permanecer en el suelo durante meses o años. A pesar de que los expertos dan gran importancia epidemiológica a estos virus, debemos resaltar que la mayoría de los cultivares sembrados en Andalucía son resistentes a estos virus.

El “Virus del mosaico verde jaspeado del pepino”, o cucumber green mottle mosaic virus (CGMMV) fue descrito por primera vez en España en los años 90 en cultivos de pepino y luego en sandía, en invernaderos de la provincia de Almería. Causa síntomas de mosaico, distorsión y formación de ampollas en las hojas de las plantas afectadas. En los frutos causa distorsión y mosaico. CGMMV realmente es uno de los virus más importantes para la economía agrícola, ya que puede causar pérdidas económicas de hasta el 15% en cultivos de cucurbitáceas. Además de la sintomatología producida en las plantas, se produce una pérdida de calidad en los frutos perdiendo su valor comercial. Esto supone un grave de riesgo para el comercio internacional de semillas.

En España, a partir de la primera descripción en Almería durante los años 90, se han producido diversos brotes de la enfermedad causada por este virus. Según muestreos llevados a cabo entre 2013 y 2015, el 17% de los invernaderos de pepino de las provincias de Almería y Granada tenían CGMMV. La amplia distribución actual de la enfermedad y la rapidez de aparición de nuevos focos hacen que CGMMV represente una grave amenaza para los productores de cucurbitáceas de cualquier país, incluyendo al comercio a gran escala dedicado para la alimentación humana y animal, compañías de producción de semillas, semilleros y comercios minoristas. A fecha de hoy, CGMMV supone una amenaza creciente para la horticultura ya que no existen cultivares comerciales de pepino, melón o sandía que protejan de modo efectivo contra el virus.

A pesar de que la gran mayoría de los cultivares comerciales de tomate y pimiento utilizados en los invernaderos en España son resistentes a  tobamovirus como TMV (virus del mosaico del tabaco), ToMV, o PMMoV, los cultivos no se libran de nuevas amenazas. Una de ellas es el reciente interés en la producción de variedades “tradicionales” que no portan resistencia a estos virus, ya que la introducción de estas resistencias en cultivares comerciales ha sido fundamental en la expansión y la sostenibilidad de la horticultura intensiva. Otra de ellas, y no menos importante, es la posible aparición de nuevas especies de tobamovirus que rompan dichas resistencias. Esto es el caso de un nuevo tobamovirus que infecta a cultivos de tomate que porten o no el gen de resistencia Tm-22  llamado tomato brown rugose fruit virus (ToBRFV). Este organismo fue detectado en Jordania en 2015, y posteriormente Israel, México, Estados Unidos, Alemania, Italia, Turquía e Inglaterra.

Representa una seria amenaza no solamente para el cultivo del tomate sino también para el de pimiento bajo abrigo en las provincias de Almería y Granada. Se transmite por contacto, y requiere extremar las precauciones si se viaja a esos países o se va a recibir a personas que lo hayan hecho. Para los cultivos en España, la posible aparición de este virus es peligrosa puesto que los síntomas son muy similares a los del PepMV (virus del mosaico del pepino), por lo que su presencia puede pasar desapercibida durante mucho tiempo.

Dado que ToBRFV es un virus emergente y el tomate es un cultivo importante para la Región EPPO (Organización Europea para la Protección Vegetal), la Secretaría de dicho organismo decidió agregarlo a la Lista de Alertas de la EPPO en enero de 2019 y como consecuencia, la Unión Europea (UE) ha puesto este virus en la lista de organismo de cuarentena.

Es por ello que el pasado mes de junio, el centro IFAPA La Mojonera (Almería) organizó una jornada en el municipio de El Ejido para informar al sector sobre estos virus y como evitar su propagación. Esta jornada se enmarca dentro del proyecto “Control sostenible de plagas y enfermedades en hortícolas protegidas”. También se ha publicado un documento en la plataforma de asesoramiento y transferencia del conocimiento agrario y pesquero de Andalucía del Instituto (SERVIFAPA) con información sobre la desinfección e higiene de cara a estos virus.

En el siguiente enlace está disponible el documento publicado en SERVIFAPA