Más de 500 personas se congregan en el Centro Alameda del Obispo con motivo de la La Noche Europea de l@s Investigador@s

Una velada de ciencia, música e historia bajo el entorno único de los jardines y el patio del palacio de la Alameda.
IFAPA
Noche Europea de l@s Investigador@s en Alameda del Obispo
Noche Europea de l@s Investigador@s en Alameda del Obispo_2
Noche Europea de l@s Investigador@s en Alameda del Obispo_3
Noche Europea de l@s Investigador@s en Alameda del Obispo_4

El 28 de septiembre, IFAPA junto IAS-CSIC celebraron el pasado viernes la Noche Europea de l@s Investigador@s en el enclave histórico de la Alameda del Obispo (Córdoba); donde ambas instituciones dedicadas a la investigación agronómica tienen su sede. El evento congregó a más de 500 personas de todas las edades, en su mayoría público familiar, que se desplazó a este rincón cercano aunque desconocido para muchos cordobeses, para disfrutar de una velada de ciencia, música e historia bajo el entorno único de los jardines y el patio del palacio de la Alameda.

La tarde se inició con un paseo guiado por la historia y el rico patrimonio de la que durante cinco siglos fue finca de retiro y recreo de los obispos cordobeses y, lugar pionero y de referencia en la investigación agraria en España. En paralelo, se desarrollaron 8 talleres interactivos donde pequeños y mayores disfrutaron de la ciencia, explicada de manera cercana y práctica por investigadores del IFAPA y del IAS. A continuación, los asistentes tuvieron la oportunidad de disfrutar, en un espacio único como es el patio del antiguo palacio episcopal, del concierto del Ensemble de violines “Dale Cuerda a tu Corazón”, del Conservatorio Profesional de Música “Músico Ziryab” de Córdoba. Por último, se celebró una sesión de microcharlas de ciencia bajo el título “Ciencia Contra-Reloj”, en la que 10 investigadores presentaron temas de interés en un tiempo limitado a 5 minutos, tratando de acercar la actividad científica al público asistente. En definitiva una velada en la que público, jóvenes músicos, personal de apoyo e investigadores disfrutaron por igual de la ciencia en un lugar privilegiado.