Buscador portada

Almería
Cádiz
Córdoba
Granada
Huelva
Jaén
Málaga
Sevilla
Espectáculos
Exposiciones y museos
Monumentos y visitas
Libros y literatura
Cine y audiovisual
Formación
Agenda infantil
Fiestas y tradiciones
Flamenco

El Baile de los Tiraores

Baile de los tiraores Autor: Eva Cote Montes Fecha: 2009 Fuente: Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico
¿DÓNDE?
Varios lugares en el municipio, Campotéjar, Granada
¿CUÁNDO?

Consultar programación.

¿CUÁNTO?
Gratuito.

El Baile de los Tiraores constituye un elemento muy significativo y que genera gran expectación en la celebración de las Fiestas de la Virgen de los Remedios en Campotéjar. Hacia las siete de la tarde del último día de las fiestas patronales de Campotéjar, también denominado Día de los Tiraores, esta agrupación de hombres responsable de la imagen de patrona en sus fiestas patronales, salen del local donde pasan todo el día comiendo y bebiendo, conocido como "el chiringuito", para dirigirse hacia la Plaza de la Farola, ubicada prácticamente en el centro del pueblo. En dicha salida sus integrantes van emulando una banda de música con instrumentos improvisados para la ocasión, como trompetas y tambores de juguete, bombos fabricados con latas de pintura y, por supuesto, su tamborilero, figura imprescindible para acompañar y marcar el paso de los tiraores, no sólo durante el baile sino en todas sus salidas. Alertados por el gran estruendo de la peculiar banda de música, los vecinos se les van uniendo hasta la citada plaza, donde ya aguarda el resto de asistentes. Unos y otros forman un corro y, a la señal del tamborilero, van saliendo al centro para bailar por parejas. El ritmo de tambor es constante y repetitivo y se prolonga por más de una hora, en la cual tampoco cesa el baile. Es el alabardero el encargado de ir dando paso a las distintas parejas de tiraores. El baile consta de una serie de pasos que no tienen una sucesión fija en su ejecución y que cada pareja interpreta a su estilo. Se comienza siempre de pie, para ir paulatinamente agachándose hasta que algunos suelen terminar la interpretación en el suelo. El comienzo sí suele ser el mismo en todas las parejas, disponiéndose sus dos integrantes enfrentados entre sí y de pie, girando uno en el sentido de las agujas del reloj y el otro en el contrario y acompañándose con un rápido movimiento de pies. A lo largo del baile uno y otro se van retando como si de una lucha se tratase, pues realizan movimientos que requieren de gran habilidad y equilibrio para seguirlos. Bajan en cuclillas, dan vueltas en círculos con las rodillas en el suelo, a veces se agarran por los hombros y se tumban bocarriba girando sobre sí mismos. Los más ágiles también dan volteretas e incluso saltan en el suelo uno por encima del otro. Por lo tanto, los movimientos de la danza se ejecutan en sus tres dimensiones: en vertical o hacia arriba, en profundidad o hacia abajo y en desplazamiento frontal y lateral. Al finalizar, la pareja se abraza y se da paso a la siguiente. El baile tiene una duración de una hora y, a su finalización, los tiraores regresan a su chiringuito donde continúa su reunión. Si tenemos en cuenta que el origen de las Fiestas de Moros y cristianos, así como las soldadescas o milicias locales creadas por los Reales Consejos para la protección del territorio en los tiempos de la conquista cristiana de Al-Andalus, podemos suponer que quizás el Baile de los Tiraores fuera, en su origen, un tipo de entrenamiento militar derivado en danza ritual en honor de un patrón o patrona. No obstante, presenta con algunas particularidades porque se realiza dentro del tiempo festivo (en el último día sirve principalmente para la diversión de los tiraores), pero ya sin ningún tipo de protocolo a seguir y fuera de estrictos esquemas de comportamiento. De hecho, el lunes es el único día en el que la imagen de la patrona no está presente y los tiraores no llevan su arma defensiva, es decir, su carabina, aunque siguen llevando la vestimenta que los identifica como tiraores. En este sentido, quizás dancen en honor de su patrona aunque sin ella estar presente. No obstante, se desconocen los orígenes de esta danza, pero los campotejeros la recuerdan hasta donde alcanza la memoria de los mayores del pueblo.

Abril.