Buscador portada

Almería
Cádiz
Córdoba
Granada
Huelva
Jaén
Málaga
Sevilla
Espectáculos
Exposiciones y museos
Monumentos y visitas
Libros y literatura
Cine y audiovisual
Formación
Agenda infantil
Fiestas y tradiciones
Flamenco

Fiesta de San Pablo

Salida de los representantes de las distintas hermandades Autor: José Miguel Mejías del Río Fecha: 2010 Fuente: Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico
¿DÓNDE?
Varios lugares en el municipio, Écija, Sevilla
¿CUÁNDO?

Consultar programación.

¿CUÁNTO?
Gratuito.

Durante la tarde del día veinticinco los representantes de las distintas hermandades de Écija, así como los miembros del ayuntamiento, de la policía municipal y otros cuerpos de seguridad de la población, se van reuniendo en la iglesia de Santa Bárbara para, a las seis de la tarde, salir en procesión. El cortejo lo abren las representaciones de las distintas hermandades al que sigue la imagen de San Pablo en un paso sobre ruedas; tras la imagen desfila un cuerpo de la policía municipal en traje de gala y con sable al hombro, tras ellos marcha la corporación municipal en pleno escoltados por dos maceros. Alrededor de la comitiva, los vecinos acompañan a su patrón durante la procesión. La procesión hasta el convento de Santo Domingo es breve, discurriendo por el centro de la población. Las calles por las que transita han sido durante siglos las que han acogido a la burguesía local, por lo que las casas son las más suntuosas de la población y así lo demuestran con sus colgaduras. Una vez en el templo tiene lugar una misa solemne tras la que el cronista oficial de la villa recuerda la leyenda del milagro de San Pablo. Dicha leyenda se basa en lo escrito por Jerónimo de Guzmán en 1436, y narra cómo San Pablo se apareció a un muchacho de catorce años de nombre Antón, y cómo le comunicó a éste que el Señor se encontraba contrariado con la ciudad de Écija, motivo por el cual advirtió que si no corregían los ciudadanos su comportamiento, caería sobre Écija una gran pestilencia. A continuación el alcalde renueva solemnemente la promesa de salir en procesión, acompañando al patrón, el año siguiente. Tras la intervención del alcalde son muchos los vecinos que rinden juramento ante el santo patrón de la villa. La vuelta a la iglesia de Santa Bárbara es aún más rápida que la ida, contando con poca participación ciudadana dado que el ritual se da prácticamente por concluido tras el juramento.

Enero.