Buscador portada

Almería
Cádiz
Córdoba
Granada
Huelva
Jaén
Málaga
Sevilla
Espectáculos
Exposiciones y museos
Monumentos y visitas
Libros y literatura
Cine y audiovisual
Formación
Agenda infantil
Fiestas y tradiciones
Flamenco

Fiesta de Santa Marina

Procesión de Santa Marina de El Villar 3. Autor: Rosa Satué López Fecha: 2010 Fuente: Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico
¿DÓNDE?
Varios lugares en el municipio, Zalamea la Real, Huelva
¿CUÁNDO?

Consultar Programación.

¿CUÁNTO?
Gratuito.

El Villar, aldea de la localidad onubense de Zalamea la Real, celebra en torno al primer domingo de agosto las fiestas en honor a su patrona, santa Marina.

La hermandad y mayordomía homónimas se encargan íntegramente de la organización y financiación de los actos que se celebrarán durante el tiempo de fiesta.

El domingo constituye el día más relevante. Tras dos días de actuaciones y verbenas hasta altas horas de la madrugada, la jornada comienza con una diana musical que recorre las calles de la localidad, obligando literalmente a todos los vecinos a sumarse al pasacalles.

Sobre el mediodía, la patrona sale en procesión. Recorre la calle principal de la aldea de un extremo a otro, volviendo de nuevo al templo donde se celebrará la Función Principal. Tras la misa, los mayordomos invitan a un convite a vecinos y lugareños. Ya por la noche tiene lugar la procesión del Rosario, que recorre todas y cada una de las calles de la aldea, volviéndose en cada puerta donde haya vecinos, "donde la reciban". Ya de regreso, cuando la comitiva se encuentra en la calle Abajo, vía de acceso a El Villar, se celebra un ancestral ritual.

Es costumbre disparar una ráfaga de tiros, a modo de salvas, para alejar a los malos espíritus. Acto seguido los tiradores, desde la torre de la iglesia, vuelven a disparar mientras que la patrona hace su entrada en el templo.

Finalizada la procesión se celebra el último día de novena, se cede la vara al mayordomo entrante y se da por concluida la fiesta con una verbena.

A pesar de tratarse de una aldea muy pequeña, estas fiestas gozan de gran vitalidad, ya que muchos de los villarejos emigrados siguen manteniendo el vínculo con su localidad de origen, fundamentalmente a través de su pertenencia a la Hermandad de santa Marina.

Agosto.

Las fiestas se celebran en torno al primer domingo de agosto.