Buscador portada

Almería
Cádiz
Córdoba
Granada
Huelva
Jaén
Málaga
Sevilla
Espectáculos
Exposiciones y museos
Monumentos y visitas
Libros y literatura
Cine y audiovisual
Formación
Agenda infantil
Fiestas y tradiciones
Flamenco

Fiesta del Cristo de la Veracruz

Procesión Autor: José Miguel Mejías del Río Fecha: 2010 Fuente: Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico
¿DÓNDE?
Varios lugares en el municipio, Tocina, Sevilla
¿CUÁNDO?

Consultar programación.

¿CUÁNTO?
Gratuito.

Si bien el acto central en honor al Cristo de la Veracruz de Tocina lo constituye la procesión del día catorce, se puede afirmar que las fiestas comienzan en la noche del día trece. Al finalizar el quinario, sobre las nueve y media tiene lugar la Solemne Procesión Claustral en la que se saca una custodia bajo palio. En dicha procesión se percibe ya la participación de numerosos vecinos, así como de la junta de hermandad. El acto es breve y se realiza en silencio, pero al volver a la iglesia son pocos lo que salen, pues comienza la preparación del traslado del patrón desde el altar a su paso. El traslado en sí no tiene lugar hasta la medianoche, momento en el que la iglesia rebosa de fieles, pues se trata de un acto muy seguido por los vecinos y devotos. La noche del día trece es una noche muy vital. De forma paralela, desde media tarde, las familias y grupos de amigos se han ido reuniendo en casa de unos y otros para comer juntos, normalmente en las puertas de las casas, a la vista de todos. Conforme la noche avanza suele ser habitual que alguien se desplace a casa de otros vecinos y familiares para visitarlos, o bien recibir la visita en la casa propia. De igual modo, al llegar el momento del traslado, no son pocos los que se acercan a la iglesia parroquial para asistir al acto. Poco a poco la noche avanza y los vecinos se van retirando, quedando solamente los más jóvenes, quienes continúan la fiesta hasta el amanecer. El día catorce es festivo en Tocina, por lo que no es extrañar que al comenzar la diana floreada a las ocho y media de la mañana, aún queden algunos jóvenes de fiesta. En cualquier caso el primer acto relevante del día es la Función Solemne, que tiene lugar a las doce en la iglesia parroquial, y en la que participan, además de los hermanos de la Veracruz, representaciones de todas las demás hermandades del pueblo, así como las autoridades municipales. La iglesia y la plaza adyacentes se colman de vecinos, los cuales al terminar el acto religioso, se distribuyen entre los bares y restaurantes del pueblo para comer en familia o con los amigos. El resto de la tarde pasa tranquilamente, con los vecinos preparándose para el acto central de las celebraciones, la procesión del Cristo de la Veracruz. Esta comienza sobre las nueve y media, cuando el paso sale de la iglesia parroquial. La salida resulta ya espectacular, dado que el paso, de grandes dimensiones, junto con la imagen no puede pasar por la puerta, motivo por el cual existe un mecanismo, que esconde parcialmente la talla en el interior del paso, que lo permite. Pese a ello el espacio para pasar es mínimo y el esfuerzo de los costaleros se ve recompensado con una ovación cerrada, una vez el patrón se encuentra en la plaza con sus fieles. El acompañamiento de la procesión es considerable, numerosas mujeres vestidas de mantilla preceden el paso, distribuyéndose según la edad, con las niñas en los primeros tramos y las mujeres de mayor edad junto al paso. Tras ellas desfilan las representaciones de las distintas hermandades del pueblo junto con una delegación municipal, les sigue la junta de hermandad con uno o varios sacerdotes y los monaguillos. Tras el propio paso desfilan decenas de fieles, principalmente mujeres, que por promesa lo acompañarán todo el recorrido portando velas. El recorrido es considerablemente largo, pero el número de fieles que siguen al paso apenas disminuye. Conforme la procesión llega a un nuevo barrio los vecinos que lo habitan suelen prorrumpir en oles y vivas a su patrón, acompañándolo durante este tramo del recorrido, para quedar en un segundo plano al entrar en un nuevo barrio. La procesión puede terminar casi a las dos de la madrugada, si bien la celebración continúa durante toda la noche, con los vecinos comiendo y bebiendo en grupos en los portales de las casas de unos y otros, o bien en los bares y restaurantes de la población.

Septiembre.