Buscador portada

Almería
Cádiz
Córdoba
Granada
Huelva
Jaén
Málaga
Sevilla
Espectáculos
Exposiciones y museos
Monumentos y visitas
Libros y literatura
Cine y audiovisual
Formación
Agenda infantil
Fiestas y tradiciones
Flamenco

Torquemada, JUAN CARLOS PÉREZ DE LA FUENTE/BRAVO TEATRO

Torquemada
¿DÓNDE?
Teatro Alhambra , Granada
Calle Molinos, 56
¿CUÁNDO?
18 de Febrero - 19 de Febrero de 2022

Para ver horario, consultar la web del teatro.

¿CUÁNTO?
General: 20 Euros.

 

Basado en la tetralogía de las novelas de Torquemada de Benito Pérez Galdós

 

Dirección y escenografía: JUAN CARLOS PÉREZ DE LA FUENTE

Versión: IGNACIO GARCÍA MAY

Con PEDRO CASABLANC

 

PEDRO CASABLANC PROTAGONIZA TORQUEMADA, EL PERSONAJE MASCULINO MÁS SÓLIDO, ROTUNDO, COMPLEJO, Y POR LO TANTO MODERNO, DE TODA LA LITERATURA GALDOSIANA. TORQUEMADA EL PEOR, COMO SE LE CONOCÍA EN EL BARRIO; PORQUE DECÍAN QUE COMPARADO CON ESTE, SU ANTEPASADO, AQUEL QUE PASABA A LOS HEREJES POR LA PARRILLA, ERA UN BENDITO

 

Estamos en pleno siglo XXI, aún bajo los efectos de la gran crisis y en el epicentro de una pandemia. No hay, en palabras del director Juan Carlos Pérez de la Fuente, momento más propicio para degustar a Galdós. Los entendidos de la cosa crítica siempre han dicho que la crisis era económica, pero también de valores. Y ahí aparece con todas sus potencias Galdós y su Torquemada.

Para el autor de la versión, sin duda uno de los platos fuertes de nuestra nueva temporada teatral, Ignacio García May, aunque los especialistas en Galdós consideran que esta tetralogía está entre lo mejor del autor, no es tan conocida por el gran público como lo son otras obras suyas.

 

Aquí se cuenta lo que podríamos definir como la Ascensión y Caída de Francisco Torquemada, miserable usurero de barrio que presume (aunque nunca le creamos) de descender del célebre inquisidor y a quien una serie de imprevistos acontecimientos convierten primero en empresario respetable, luego en senador, y más tarde en marqués, para finalmente verse obligado a cuestionar el sentido de toda su escalada social al encontrarse cara a cara con la enfermedad y la muerte. El ciclo, que empieza tímidamente con el primer relato, adquiere poco a poco proporciones épicas. Es, añade García May, uno de los trabajos donde más se nota la influencia de Dickens en Galdós. No solo por el protagonismo inesperado de este tacaño maduro, un maravilloso Mr. Scrooge de San Blas, sino por el tono a caballo entre lo trágico y lo descacharrante, entre lo mundano y lo espiritual, los constantes giros argumentales que mantienen al lector en un hilo, como sucedía con los viejos folletines, y la profusión de fascinantes personajes secundarios. 

 

El ciclo de Torquemada es de lo más entretenido, y está escrito con mano maestra. Pero no son esas sus únicas virtudes: como sucede siempre con Galdós, hay en estas cuatro historias una descripción casi entomológica de la sociedad española, y muy en concreto de las formas a menudo cuestionables con que se construía, y se sigue construyendo, el éxito social y profesional en nuestro país. En el colmo del sarcasmo, Torquemada añora sus tiempos de humilde prestamista, con sus magras ganancias, y los prefiere al éxito gigantesco que se irá acumulando en torno a su figura. Él, que es avaro y mezquino, descubre demasiado tarde que hay un monstruo mayor, más perverso, más codicioso que él mismo: el Leviatán de ese Gran Capitalismo que entonces empezaba a imponerse en nuestro país y que hoy lo impregna todo.

 

Y es porque el ciclo de Torquemada habla, y habla a fondo, del dios único y cruel de nuestros tiempos, el dinero, por lo que hemos considerado que merecía la pena elegir estos relatos como materia para rendirle homenaje a Galdós en su centenario, construyendo con ellos un espectáculo teatral.


El ciclo de Torquemada es de lo más entretenido, y está escrito con mano maestra. Pero no son esas sus únicas virtudes: como sucede siempre con Galdós, hay en estas cuatro historias una descripción casi entomológica de la sociedad española, y muy en concreto de las formas a menudo cuestionables con que se construía, y se sigue construyendo, el éxito social y profesional en nuestro país. En el colmo del sarcasmo, Torquemada añora sus tiempos de humilde prestamista, con sus magras ganancias, y los prefiere al éxito gigantesco que se irá acumulando en torno a su figura. Él, que es avaro y mezquino, descubre demasiado tarde que hay un monstruo mayor, más perverso, más codicioso que él mismo: el Leviatán de ese Gran Capitalismo que entonces empezaba a imponerse en nuestro país y que hoy lo impregna todo.

 

Y es porque el ciclo de Torquemada habla, y habla a fondo, del dios único y cruel de nuestros tiempos, el dinero, por lo que hemos considerado que merecía la pena elegir estos relatos como materia para rendirle homenaje a Galdós en su centenario, construyendo con ellos un espectáculo teatral.