CIUDADES MEDIAS: EL CORAZÓN DE ANDALUCÍA

Comparte este plan

En esta ocasión te proponemos que fijes tu objetivo en una serie de interesantes localidades que se ubican en el centro de Andalucía y que abarcan las provincias de Sevilla, Córdoba, Málaga y Jaén.

Hablamos de Alcalá la Real, Antequera, Écija, Lucena y Puente Genil, cinco ciudades localizadas casi en círculo, que podrás visitar en pocos días y que están unidas por la belleza de su patrimonio, cultura, paisajes y gastronomía. ¿Las conoces?

Empezamos “nuestro viaje” en una ciudad situada al sur de la provincia de Jaén, a 50 kilómetros de Granada por la N-432; a 80 de Jaén por la autovía A-44 , y a 110 de Córdoba por la N-432. Se trata de Alcalá la Real, en la Sierra Sur de Jaén.
Uno de los mayores atractivos de la ciudad es la Fortaleza de La Mota. Situada en un enclave mágico, este espacio monumental fue la llave, guarda y defensa de los reinos de Castilla. Desde ella, hay unas maravillosas vistas de la ciudad, a cuyos pies, creció. Te proponemos que te pierdas entre sus murallas, atravieses sus puertas, recorras sus edificios y pasees para conocer su entramado urbano, su alcazaba, Iglesia Mayor, bodegas, adarve, calles, casas.... Para comprender mejor la singularidad del lugar se ha creado el Centro de Interpretación de la Vida en la Frontera.
La gastronomía, el ambiente bullicioso de sus calles y sus fiestas constituyen otro importante argumento para visitar la localidad en cualquier época del año.

Detenemos la ruta ahora en Antequera, ciudad que tiene mucho que ver y que visitar. ¿Te gustan las iglesias? Pues estás de suerte, esta localidad malagueña puede presumir de ser una de las ciudades con mayor número de iglesias per cápita de España. Las de mayor interés son la colegiata de Santa María la Mayor, con su artesonado mudéjar; la colegiata de San Sebastián, con su gran torre mudéjar; el templo de la Encarnación, las iglesias de San Agustín y San Juan de Dios y la iglesia del Carmen, con un espectacular retablo barroco, el Museo Conventual de las Descalzas y la iglesia de Belén.

Además de iglesias y conventos, encontrarás numerosos lugares para disfrutar: la alcazaba, el conjunto arqueológico de los Dólmenes de Antequera, palacios, arcos, puertas, museos, casas señoriales, palacetes …¡y su plaza de toros! en definitiva, conocerás una ciudad con un conjunto cultural magnífico, con medio centenar de monumentos y enclaves arqueológicos de extraordinaria relevancia, fruto de su historia ininterrumpida de más 4.500 años. ¿Que te gusta la naturaleza?, no hay problema: Antequera cuenta con unos paisajes sorprendentes como ‘La Peña de los Enamorados’ o el curioso conjunto escultórico calizo llamado ‘El Torcal’.
Dólmenes de Antequera

La ciudad conocida como ‘la sartén de Andalucía’ -por las temperaturas veraniegas que alcanza- y ‘de las once torres' -por los once campanarios que asoman sobre los tejados de su horizonte-, es Écija, localidad sevillana de obligada visita que dista 96 km. de Sevilla y 50 km. de Córdoba

En la visita a Écija (Conjunto Histórico-Artístico desde 1966), son imprescindibles: las Torres de la Concepción, la Plaza Mayor y dar un paseo tranquilo recorriendo sus calles para disfrutar de sus bellos palacios y casas señoriales. ¿Te gusta este tipo de arquitectura? Pues pocas ciudades poseen una arquitectura civil tan rica como Écija. Destacan: Palacio de Santaella, Casa-Palacio de los Palma, de los Pareja (actual Biblioteca Municipal), el Palacio de Benamejí (Museo Histórico Municipal), el de los Condes de Garcilaso, Peñaflor, Alcántara, el de Almenara Alta o el de Valdehermoso, con una bella portada plateresca. Otra casa con una fachada espectacular es la del gremio de la Seda.
No te pierdas tampoco: Los Descalzos, la iglesia de Santa María, la de San Juan,  la iglesia de Santa Cruz, las iglesias de Santiago, San Gil y San Francisco, la ermita del Valle, Palacio de Justicia, Iglesia de la Concepción (el Hospitalito) ...

Y ubicada al sur de la provincia de Córdoba se encuentra Lucena, también en pleno centro de Andalucía y también en un enclave privilegiado, con una estupenda comunicación con las capitales de provincia andaluzas cercanas. Esta localidad, con mucho encanto, alberga lugares sorprendentes debido a su pasado judío, que está presente en las estrechas calles del centro, la antigua sinagoga y la necrópolis, con 346 tumbas. Apareció mientras se estaba construyendo una carretera de circunvalación de la ciudad y es considerada una de las joyas del patrimonio sefardí español.  
 
De obligada visita es la Parroquia de San Mateo, en la Plaza Nueva. Considerada como la catedral de la Subbética, responde a cánones artísticos gótico-mudéjares y renacentistas. Destaca su capilla del Sagrario y su soberbio retablo mayor manierista, elaborado en su parte arquitectónica por Jerónimo Hernández y en su imaginería por Juan Bautista Vázquez el Viejo. También hay que visitar: el Castillo del Moral, que alberga el Museo Arqueológico y Etnológico y se encuentra en pleno centro de la ciudad, el Palacio de los Condes de Santa Ana (Centro de interpretación de la ciudad), la parroquia de Santiago, de estilo gótico-renacentista y en uno de los barrios más antiguos de Lucena y la Casa de los Mora, entre otros monumentos de la localidad. A seis kilómetros, y enclavado en un paisaje espectacular, la ermita de Nuestra Señora de Araceli, un impresionante santuario barroco que guarda la imagen de la patrona de Lucena.

‘Donde el sol se hace dulce’, este es el lema del municipio cordobés cuya carne de membrillo es apreciada entre los gustos más exquisitos: Puente Genil. Posee un rico patrimonio cultural, cuyo ejemplo más importante es la Villa romana de Fuente Álamo. Uno de los mejores exponentes de la cultura romana en Hispania y que posee uno de los conjuntos de mosaicos figurativos y geométricos más importantes de España. Además, la población cuenta un amplio patrimonio arquitectónico, sobre todo religioso en el que destacan, las Iglesias de San Francisco de la Asunción y San Francisco de la Victoria -con un interesante patio- y la de Nuestra Señora de la Concepción -patrona de la localidad-. La Ermita de la Vera-Cruz, de 1644, que alberga un retablo barroco de Pedro de Mena Gutiérrez y la Parroquia de Ntro. Padre Jesús Nazareno, donde se venera al “Terrible”, atribuido al escultor Pablo de Rojas.

Aunque por su simbolismo, una obra significativa es el puente sobre el Genil construido por Hernán Ruiz II en el siglo XVI para sustituir a uno de madera. Los dos arcos gemelos fueron posteriores, de 1703, y el original arco volado de ladrillo, de 1874. En arquitectura civil el visitante también disfrutará viendo sus casas señoriales, como la Casa-Palacio de los Duques de Medinaceli, la de los Ximénez-Montilla, de la familia de Leopoldo Lemoniez o de la familia Reina.

Comparte este plan