PASEANDO POR ARCOS DE LA FRONTERA (CÁDIZ)

Comparte este plan

Arcos de la Frontera es una ciudad maravillosa asentada en la provincia de Cádiz a tan solo 67 kilómetros de la capital. A una altura de 185 metros está situada sobre un cerro junto al río Guadalete. 

Os animamos a descubrir sus empinadas calles, sus patios, sus impresionantes casas palacio, sus majestuosas iglesias y sus torres enfrentadas. Declarado en 2004 Conjunto Histórico-Artístico, entre sus numerosos monumentos destacan:

• La Casa-Palacio del Conde del Águila (s. XVI – XVIII),
• Palacio de Don Álvaro de Valdesino, (s. XVI)
• Casa de Juan Zapata, s. XVII.
• Las Casas de los Veas, s. XVI.
• El Palacio del Mayorazgo, s. XVII
• El Ayuntamiento, s. XVII
• El Colegio de las Nieves, s.XVII
• El Molino de Agua del Algarrobo
• Iglesias Parroquial de Santa María de la Asunción s. XVI – XVIII
• Iglesia de San Pedro, s. XVI – XVIII
• Iglesias Conventuales de San Francisco (s. XVI – XVIII)
• Convento de la Encarnación (s. XVI)
• Iglesia de la Misericordia, s. XVI
• Iglesia de la Caridad, s. XVII
• Convento de las Mercedarias Descalzas, s. XVII
• Iglesia de San Antonio Abad, s. XVII
• El Conjunto de El Santiscal de la época romana.

En cuanto al origen de Arcos, al igual que la mayoría de las poblaciones de esta provincia proviene de época romana. Debido a su estratégica ubicación, ha disfrutado siempre de ser un lugar privilegiado. Su nombre proviene de Arx-Arcis (fortaleza en altura) de cuando fue fundada por los romanos, época en la que aparece como asentamiento "coloniae Arcensium".

Durante la dominación árabe fue llamada Arkos, siendo en ese momento una ciudad floreciente y próspera. Época en que la villa fue amurallada y de la que proviene su compleja trama de manzanas, el trazado de sus calles, el alcázar militar, la muralla, los molinos, etc.

En el siglo XX la localidad se consolida en calidad y desarrollo llegando al actual crecimiento, ya en el siglo XXI la ciudad pasó a ser la puerta de entrada a la Ruta de los Pueblos Blancos.

Arcos, por su propio enclave geográfico ha constituido, en todos los tiempos, un lugar estratégico privilegiado, dando cobijo a numerosas civilizaciones. Pasando a llamarse Medina-Arkos con la llegada de los musulmanes, la ciudad vive unas transformaciones que nos llegan hasta nuestros días. Es en esta época cuando Arcos emerge como una verdadera ciudad próspera y floreciente, llegando a convertirse en un pequeño reino de Taifa bajo el dominio de Ben Jazrum, rey de origen bereber.

El 29 de septiembre de 1255 y posteriormente en octubre de 1264, el rey Alfonso X el Sabio toma la ciudad en nombre de Castilla y la cristiandad. En primera instancia la villa fue cedida al infante D. Enrique, aunque debido a su carácter fronterizo, volvió rápidamente a manos reales.

En 1408 el rey pone la ciudad en manos de su privado D. Ruy López Dávalos, para otorgarla a los Ponce de León en 1440, Duque de Arcos hasta bien entrado el siglo XVIII. En este mismo siglo, en 1706, Felipe V le concede el título de Noble y Fidelísima.

Durante el siglo XX, Arcos empieza a mejorar su calidad de vida y a excepción del periodo de la Guerra Civil, la ciudad experimenta una gran solidez agrícola y ganadera, además del importante desarrollo del sector turístico, siendo declarado su Casto Antiguo como “Conjunto Monumental Histórico-Artístico” en 1962.

¿Qué visitar?

Entre sus monumentos a destacar comenzamos por la Basílica de Santa María de la Asunción. Es la iglesia más antigua de la población. Insigne y principal iglesia de Arcos, con su título concedido en 1746 por el Tribunal de la Rota, dando fin al litigio que mantenía con la Iglesia de San Pedro por cuestiones de antigüedad. En 1993 recibió el de Basílica Menor. Sus primaras construcciones data de los siglo XIII y XIV, sobre los restos de una mezquita árabe, siendo la torre neoclásica la parte más nueva del edificio. Su fachada principal es de estilo gótico-plateresco.

Basílica de Santa María de la Asunción. Autor: El Pantera

Iglesia de San Pedro: Fue construida sobre los restos de una fortaleza árabe, a partir del S. XIV. La torre fachada es barroca del XVIII cuya puerta está flanqueada por cuatro columnas salomónicas pareadas y sobre la cornisa aparece la imagen del Santo titular. Como curiosidad mencionar que durante el pleito que mantuvieron con los files de Santa María, los Pedristas dejaron de mencionar en sus oraciones a la madre de Dios, sustituyendo estas palabras por las de San Pedro o Divina Pastora.

Iglesia de San Pedro.By User: Horst Goertz at wikivoyage shared, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=23047955

Iglesia de San Agustín, se funda como Convento de San Juan de Letrán en 1539, hasta que en 1586 es ocupado por los padres Agustinos de la Observancia, llegando a adquirir cierta relevancia en la localidad (enseñaban Arte, Filosofía, Gramática, etc), En el siglo XIX comienza su decadencia, hasta que la desamortización les obliga a marcharse. Quedó solo la Iglesia, donde debemos prestar atención a Ntro. Padre Jesús Nazareno que goza del fervor popular, especialmente cuando recorre las calles arcenses la madrugada del Viernes Santo.

Destacamos en menor medida la Iglesia de San Miguel, antigua fortaleza árabe hasta mediados del silgo XV que fue transformada en mezquita. Actualmente se usa como salón de exposiciones.

La Iglesia de San Francisco, antes San Antonio pero que ya en siglo XVI se funda aquí un convento franciscano. Y para finalizar la Capilla de la Misericordia fundada en 1490 como hospital de mujeres y niños huérfanos.

La Plaza del Cabildo es posiblemente la plaza con más patrimonio cultural de Arcos de la Frontera. La plaza está custodiada por monumentos como la Basílica menor de Santa María de la Asunción -el edificio más imponente, sin duda-, el Ayuntamiento, el Castillo Ducal, el Convento de las Mercedarias Descalzas (el único de clausura que queda) y el Parador Nacional. 

Vista de la nave de la iglesia y su retablo mayor desde el coro. Fuente: Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico

Entre los edificios civiles os destacamos dos espacios significativos:

  • El Ayuntamiento que se trasladó a la plaza del Cabildo en 1634, donde debemos destacar su portada en piedra coronada por el arcángel San Miguel, patrono de la ciudad -destaca en su interior el artesonado mudéjar así como un cuadro de Carlos IV atribuido a Goya-.
  • El Pósito, o almacén de trigo en el siglo XVIII. Posee una hermosa fachada en piedra de 1738 (actualmente es un Centro de Salud)


Fachada Ayuntamiento Arcos

En cuanto a la vida conventual de Arcos os destacamos:

  • Convento de la Encarnación, fundado en el siglo XVI. La portada principal es plateresca y la contigua gótica-florida.
  • El Convento de las Mercedarias fue antigua cárcel real hasta 1642, cuando se funda como convento. Es el único de clausura que queda en la localidad
  • Casa-Convento de los Jesuitas. Iniciada en 1749, quedó sin terminar debido a la expulsión de los jesuitas de España. Es la actual plaza de abastos.
  • El Convento de la Caridad, un conjunto de estilo colonial en cuyo interior encontramos una iglesia que data de la segunda mitad del siglo XVIII de vistosas proporciones flanqueada por dos patios exteriores en la Calle Cabezo.
  • Finalizamos con el Convento de San Juan de Dios que se crea como Hospital de San Sebastian en el siglo XVI. Posee una amplia iglesia barroca, cuyo retablo es de pino de Flandes sin dorar. En ella se guarda la imagen más antigua de Arcos, el Cristo de la Veracruz (1545).

En cuanto a los monumentos andalusíes que aún se conservan en Arcos destacamos principalmente su Castillo, que fue alcázar militar durante la época musulmana aunque su aspecto actual responde a reformas del siglos XV, ya que durante la dominación cristiana paso a ser residencia de los Duques de Arcos. Aún se conserva la Puerta Matera, la única que subsiste del primitivo recinto amurallado. Estaba flanqueada por dos torreones de los que sólo se mantiene parte del de la izquierda.

Arcos de la Frontera. Foto: Eneko Bidegain. https://flic.kr/p/2gYswXb

En cuanto a las casas palacios de la villa es muy recomendable pasear por sus calles y poder contemplar las fachadas gótico-mudéjares de edificios como el Palacio del Conde del Águila o el Palacio del Mayorazgo (actual casa de la Cultura, en la que podemos visitar la Pinacoteca Municipal que cuenta con obras de artistas locales y donde es interesante visitar su jardín de estilo andalusí) con un interior de patios con columnas que se puede visitar. Destaca también la antigua Casa Palacio del Marqués de Torresoto o la Casa Palacio de los Virués.

Palacio del Mayorazgo

Arcos presenta en todo su casco histórico un sinuoso tramado de calles, rincones y cuestas que suponen, en palabras de González Ruano "un muestrario antológico de toda Andalucía". En él conviven pasado y presente, barrios de siglos y épocas distintas, se mezclan en perfecta armonía: árabes, judíos renacentistas, románticos …

Concluimos esta propuesta de paseo por Arcos, con la ruta de miradores que posee la ciudad, posiblemente la más conocida nace de la Plaza del Cabildo, allí encontramos el Balcón de la Peña con sus impresionantes vistas del tajo y el río Guadalete a su paso por el municipio, aunque también podemos visitar otros como el mirador de San Agustín -en el tramo más estrecho de la peña de Arcos- o el mirador de los Abades desde el que se puede ver el Barrio Bajo y el río cruzado por el Puente de Hierro.

Vista de Arcos de la Frontera desde el Balcón de la Peña Nueva.Diego Delso, delso.photo, Licencia CC-BY-SA

 

Cierre: 

Como no podría ser menos, ven a visitar Arcos de la Frontera.

Web de referencia:

 

 

 

Comparte este plan