PASEANDO POR SANLÚCAR DE BARRAMEDA

Comparte este plan

Pueblo con encanto donde los haya, Sanlúcar de Barrameda es un pueblo que no deja indiferente. ¿Por qué nos gusta tanto? Porque es un pueblo con mucha vida y numerosos atractivos, desde una preciosa arquitectura hasta la mejor gastronomía.

El origen del primer asentamiento de Sanlúcar se supone en torno al cercano templo fenicio de la diosa Astarté. Ya en época medieval, Guzmán el Bueno tomó posesión de la villa, convirtiéndose en el primer Señor de Sanlúcar. Hasta 1640 los Guzmanes ostentaron el señorío de la ciudad, siendo sus descendientes los Duques de Medina Sidonia. Tras el descubrimiento de América su puerto obtuvo gran relevancia. Desde aquí partió Cristóbal Colón en su tercer viaje y Magallanes en el primer viaje de circunnavegación.

En el siglo XIX Sanlúcar y sus playas se convierten en destino vacacional, frecuentado por los Duques de Montpensier y la aristocracia andaluza. El renacimiento económico vino de la mano de las empresas bodegueras con la crianza de vinos, actividad que permanece hasta nuestros días.

Sanlúcar a principios siglo XX. Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1892059

En cuanto a sus monumentos y lugares de interés debemos destacar la importancia histórica de muchos de los elementos patrimoniales que se nos han conservado en Sanlúcar. Podemos ver edificios civiles como el Palacio de Orleáns-Borbón, actual sede del Ayuntamiento, así como el Palacio Ducal de Medina Sidonia.

Destacan, como no, los monumentos religiosos como el antiguo convento de Mercedarios, hoy Auditorio; la Basílica de Ntra. Sra. de la Caridad, donde se encuentra la patrona de Sanlúcar; la Parroquia de Ntra. Sra, de la O, y la Parroquia de Santo Domingo. El castillo de Santiago es una de las grandes muestras de la arquitectura defensiva del litoral gaditano. Los jardines históricos, las bodegas y los antiguos chalets de veraneo completan un entramado urbano de gran singularidad.

Los "hoteles" (chalés) de la playa a principios del siglo XX. Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1892068

Además, en Sanlúcar se suceden a lo largo de todo el año numerosas exposiciones artísticas, conciertos de música, recitales y obras de teatro. Estre sus citas culturales destacan el Festival de Jazz 'Ciudad de Sanlúcar' o el certamen flamenco 'Noches de Bajo Guía' de gran tradición y calidad. También, el Festival Internacional de Música 'A Orillas del Guadalquivir', referente cultural del verano sanluqueño, donde se dan cita importantes orquestas y agrupaciones musicales de reconocido prestigio internacional.

En cuanto a su gastronomía y vinos destacan sobre todo por su gran calidad, existen multitud de locales cuna del buen marisco y de la rica manzanilla autóctona. Cada barrio impone sus propias características: Bajo Guía con la cocina marinera, el Barrio Alto con sus mostos y tapas y el centro de la ciudad con sus tradicionales tabernas y terrazas rodeadas del ajetreo comercial. No podemos dejar de nombar su repostería y heladería artesana así como sus dulces conventuales.

Para concluir, y volviendo a mentar ese caldo sanluqueño denominado manzanilla, les recomendamos la visita a alguna bodega para conocer su proceso de crianza, y ya de paso cátelo, degústelo y disfrútelo. Y como no, en cuanto al deporte, son famosas sus carreras de caballos por la playa, que hacen las delicias de mayores y pequeños durante el mes de agosto.

Carrera de caballos. Foto: Guillén Pérez, en flickr

Más información:

CASTILLO DE SANTIAGO

Presidiendo el Barrio Alto se encuentra el Castillo de Santiago. Fortaleza construida a finales del siglo XV por el II Duque de Medina Sidonia: Don Enrique Pérez de Guzmán y Fonseca el Magnífico. Está situado en uno de los ángulos de la antigua ciudad amurallada, sobre la barranca, dominando el Guadalquivir. Defender las bocas y la ribera del río era crucial para el puerto de Sanlúcar y para la navegación a Sevilla, capital de su Reino. En la segunda mitad del siglo XV se construyó gran parte de los baluartes que se levantaron en España durante la Edad Media.

Castillo de Santiago

El castillo de Santiago sirvió como fortaleza ducal hasta 1645, cuando pasó a manos de la Corona, con la pérdida del Señorío sobre Sanlúcar de Barrameda por la Casa de Guzmán. Desde entonces ha sido amplio su recorrido vital, siendo cedido a principios del siglo XX al Ayuntamiento de Sanlúcar.

Actualmente visitable y con dos museos en su interior: Museo del Traje y Museo de las Armas.

IGLESIA DE LA O

Seguimos en el Barrio Alto nos encaminamos a la Iglesia de al O, construida en el año 1360 es auspiciada por Doña Isabel de la Cerda y Guzmán, primera condesa de Medinaceli y nieta del primer señor de Sanlúcar, Guzmán el Bueno, aprovechando una de las torres del antiguo Alcázar que le sirvió como campanario. Destaca en su exterior la portada mudéjar, así como su torre, a la que en el año 1604 se le adosó un segundo cuerpo de campanas que fue realizado por Alonso de Vandelvira. En 1730 se pintó la torre de la Iglesia de la O, pintándose sobre fresco las figuras de nueve santos, que aún se conservan. Destacaremos en su interior el magnifico artesonado y las imágenes del Cristo de la Vera Cruz del siglo XVII. En 1693 se comienza a realizar la talla de San Lucas, patrón de la localidad.

Iglesia de la O

PALACIO DE LOS MEDINA SIDONIA

Justo al lado de la Iglesia de la O encontramos el Palacio de los Medina Sidonia, dicho espacio fue declarado monumento nacional. Este edificio civil es el más antiguo de la localidad y está localizado sobre los restos del antiguo alcázar árabe. Su construcción data del siglo XV y a través de sucesivas modificaciones llega a nuestros días con el aspecto actual. Sigue siendo lo que fue, un palacio con mayúsculas, sede de la Fundación Casa Ducal de Medina-Sidonia.

Palacio Ducal de Medina Sidonia

Pasear entres sus muros, salones, estancias y jardines es como desgranar parte de la historia de esos nobles que controlaban desde su palacio la entrada y salida de barcos por el río, su río. Lleva abierto al publico varios años, tanto su hospedería como su cafetería, siendo un auténtico placer poder divisar el bario bajo desde sus miradores del jardín.

PALACIO DE LOS ORLEANS

Abandonamos el Barrio Alto y nos dirigimos por la Cuesta del Belén a lo que fue el antiguo Palacio de los Orleans, ya que aquí se asienta la familia de los Duques de Montpensier en 1852, acometiendo la transformación de estos solares en un magnifico palacio,así como un rico y variado jardín botánico. Durante los años posteriores a la compra de estos solares y huertas, los Duques encontrarán buena acogida por parte de la ciudadanía, así como irán adquiriendo nuevos solares hasta llegar a las actuales calles, organizando el palacio que se puede contemplar hoy día.

Será en el año 1876 cuando el arquitecto sevillano Juan Talavera construya el enverjado del Palacio, confeccionando ya su puerta de acceso de estilo mudéjar. En 1980 el Ayuntamiento de la localidad adquiere estos edificios para reformarlos y establecer aquí la sede del consistorio municipal.

 Palacio de los Orleans. De Eneko Bidegain, en flickr

LAS COVACHAS

Si continuamos bajando la Cuesta de Belén, dejamos a nuestra izquierda el Auditorio de la Merced, y si continuamos la calle contemplamos a nuestra derecha Las Covachas. También denominadas 'Tiendas de las Sierpes' es una lonja de mercaderes de estilo gótico, donde sus galerías porticadas o logias formada por trece arcos ojivales que recaen sobre pilares, sobre cada uno de los cuales hay una sierpe o basilisco

Las Covachas fueron construidas por Enrique Pérez de Guzmán y Meneses, II duque de Medina Sidonia a finales del silgo XV. En 1744, el concejo de la ciudad permutó a los monjes jerónimos esta espacio, y en el siglo XVIII junto a ellas se construyó el Mercado o Plaza de Abastos.

Las Covachas. De Eneko Bidegain, en flickr

IGLESIA DE LOS DESAMPARADOS

Continuando por la calle Bretones llegamos a la Plaza de San Pedro donde se encuentra la Iglesia de los Desamparados. Es una construcción de estilo barroco que se edificó en 1762 según boceto de los arquitectos Ignacio Díaz, Juan Rodríguez Portillo y su hijo Lázaro para la Hermandad de la Santa Caridad. En su estructura destacan los retablos de Andrés Marín de 1774 y la Virgen de los Desamparados del siglo XVIII. Igualmente tenemos que mencionar el interesante conjunto pictórico y las tablas alusivas a la caridad -del siglo XVII-  que están en su interior.

 Iglesia de los Desamparados

PLAZA DEL CABILDO

Estamos ya a escasos metros de las calle San Juan o calle Ancha, verdadero eje de la parte baja de la ciudad. Nos llama la atención la belleza de la Plaza del Cabildo con su fuente, sus bancos, sus niños jugando y sus bares típicos. Este es un buen lugar para hacer una parada y retomar fuerzas así que no dejéis de probar las papas aliñas con melva o las tortillitas de camarones todo ello regado, como no, con buena manzanilla del lugar.

Plaza del Cabildo

OTROS ESPACIOS A DESTACAR

Siguiendo por la calle Ancha y alejándonos un poco del bulliciosos centro de la localidad se encuentra la Iglesia de Santo Domingo, de principios del siglo XVI, la única iglesia de Sanlúcar construida íntegramente en piedra. Por sus dimensiones, incluyendo el primitivo claustro, hoy bodega, fue uno de los edificios más importantes de su época

Continuando la calle se abre en una amplia plaza donde se encuentra la Iglesia de San Francisco del siglo XVIII. Y justo al lado la Iglesia de San Nicolás también del XVIII que fue edificada sobre la antigua ermita del mismo nombre en pleno 'barrio de los gallegos'.

 

 

 

Cierre: 

No olvides viajar a Sanlúcar de Barrameda en cuanto se pueda, la ciudad y sus gentes no te decepcionarán. En la Agenda Cultural de Andalucía te contamos más de esta bella localidad.

Comparte este plan