Post con vídeo

Agenda Cultural Publicaciones Tiendas Culturales de Andalucia

Los Reyes Católicos en el Museo de Almería.

09 de marzo de 2015

Se celebra hasta el mes de julio el milenario de la Taifa de Almería (1014-2014), uno de los periodos más prósperos y de mayor esplendor en la historia de la Al-Mariyya andalusí.

Han sido y serán muchísimos los actos que la sociedad civil, impulsora del milenio, como las instituciones  organicen para seguir conmemorando tan señalada efeméride. Aún así, de todas las actividades sociales, lúdicas y culturales organizadas hasta el momento, se recordará una con especial emotividad, aquella que gracias a la generosidad y el patrocinio del diario Ideal, ha podido ser restaurada y expuesta con el asesoramiento técnico y comisariado de David Torres (Director de la Real Chancillería de Granada) y Domingo Campillo (Universidad de Murcia), así como por la pericia en su conservación de Teresa Espejo (Universidad de Granada). Nos referimos, como ya habrán adivinado, a la restauración y exposición de las Capitulaciones de Almería en el Museo de Almería.

 

Capitulaciones

Capitulaciones

El pergamino de las Capitulaciones fue encontrado casi por casualidad en la década de los noventa del pasado siglo por el catedrático de Historia Medieval Rafael G. Peinado Santaella, formando parte de la encuadernación de uno de los documentos conservados en el Archivo de la Real Chancillería de Granada, en concreto del pleito que la villa de Santa Fe mantuvo con Álvaro de Luna a principios del siglo XVI por la propiedad de la alquería de Láchar, en la vega de Granada; si bien se conocía una copia conservada en el Archivo General de Simancas, y que dio a conocer en 1964 Miguel Ángel Ladero Quesada.

El documento está formado por un cuadernillo de un único bifolio, escrito por el recto y el verso del primer folio y por el recto del segundo, y consta de veintiocho itéms o capítulos que regulan mediante pacto feudal los acuerdos al que los Reyes Católicos llegaron con el Zagal para la entrega de Almería y territorios adyacentes, de la tercera ciudad del reino nazarí, después de Granada y Málaga, según las crónicas. Y es que nos encontramos, históricamente hablando, en los últimos estertores de la guerra de conquista de lo que fuese durante ocho siglos Al-Andalus.

El punto previo de inflexión, dentro de la conocida como guerra de Granada, fueron el asedio y batalla perdida de Baza un 4 de diciembre de 1489, a partir del cual se produjo la rendición en cadena de toda la parte oriental del reino nazarí, incluyendo Almería y Guadix.

La rendición del Zagal y la capitulación de Almería tiene lugar en la ciudad de Baza un 10 de diciembre, donde se acuerda la entrega de Almería y de otras ciudades, villas y lugares que prestaban obediencia al vencido emir, entrando finalmente en Almería el 22 de diciembre de 1489. Así, de este modo, los castellanos, los Reyes Católicos ensayan el método que luego practicarían con Boabdil en Granada, firmando un documento de vasallaje que el emir nazarí, el Zagal, supo orientar en beneficio propio y de los suyos.

 

Momento de la llegada del documento al Museo de Almería

Momento de la llegada del documento al Museo de Almería

Una vez cumplidos los plazos, los castellanos tomaron posesión del territorio, y sobre todo de las fortalezas y tiros de pólvora. De este modo, los acuerdos fueron elevados a definitivos el 11 de febrero de 1490 en la ciudad de Écija, cumpliéndose este año el 525 aniversario de los mismos. En el pergamino se muestran, al menos, tres tintas que coinciden con los tres momentos históricos de la ejecución del documento: el momento de su redacción, el de la expedición con la firma de los secretarios y el de la firma de los Reyes Católicos.

Las condiciones del pacto incluían el vasallaje de los vencidos, los ya mudéjares, que reconocían la soberanía real, a cambio de la protección y de conservar sus bienes muebles y raíces, caballos, ganados y armas blancas. Los derechos reconocidos, afirma Rafael G. Peinado, hicieron de ella la culminación de la creciente dosis de generosidad de que, no sin insinceridad, hicieron gala los monarcas castellanos para acelerar el final de la guerra y retener a los antiguos súbditos nazaríes con el doble fin de mantener la producción y la muy rentable fiscalidad nazarí que pasó a la Hacienda Real (sic).

Visitantes a las Capitulaciones de Almería

Visitantes a las Capitulaciones de Almería

Finalmente, aunque las condiciones fuesen muy favorables para los mudéjares en el territorio castellanizado, lo cierto es que los acuerdos pactados en febrero de 1490 apenas tuvieron vigencia alguna. La revuelta del 26 de junio de ese año, promovida y financiada por Boabdil y su fuga hacia adelante, supusieron modificaciones sustanciales en las capitulaciones, la expulsión de los mudéjares de los recintos fortificados y la pérdida de sus propiedades. Entramos ya de lleno en las llamadas guerras moriscas del siglo siguiente.

Arturo del Pino Ruiz
Director del Museo de Almería

Comentarios

Suscribrime a estos comentarios

RSS 2.0 RSS V .92 ATOM 0.3

Deja un comentario (*)

(*) Los comentarios y participaciones deberán ajustarse al tema o contenido de la entrada relacionada, y en ningún caso podrán ser ofensivos, difamatorios, publicitarios, pornográficos o ilícitos, de acuerdo con lo especificado en el “Aviso legal”

Si tu comentario incluye enlaces, nuestro equipo revisará que no contenga spam, por lo que no se publicará automáticamente.