Mayo
07
|
08
21:00
Música/Teatro

PABLO MESSIEZ/EL PAVÓN TEATRO KAMIKAZE

Las canciones

Texto: PABLO MESSIEZ a partir de personajes y situaciones de las obras de ANTÓN CHÉJOV

Dirección: PABLO MESSIEZ

Con JAVIER BALLESTEROS, CARLOTA GAVIÑO, REBECCA HERNÁNDEZ, JOSÉ JUAN RODRÍGUEZ, IÑIGO RODRÍGUEZ-CLARO, JOAN SOLÉ y MIKELE URROZ

 

EN LAS CANCIONES, UN GRUPO DE PERSONAS SE REÚNE PARA ESCUCHAR DIVERSAS MÚSICAS. Y LO QUE EN PRICIPIO PARECÍA UN ACTO INOFENSIVO —UN GRUPO DE GENTE ESCUCHANDO Y CANTANDO MÚSICAS— TERMINA POR TRANSFORMARLOS A TODOS.

 

La piedra oscura, Las plantas, Todo el tiempo del mundo, La distancia, He nacido para verte sonreír …todas ellas son piezas que componen el extraordinario repertorio de Pablo Messiez. Unas veces con el Teatro de la Abadía, otras con el Centro Dramático Nacional, en ocasiones con compañías privadas, como el caso de Bacantes Teatro o con su querido Pavón Teatro Kamikaze, la obra de Pablo Messiez no defrauda. Ha hecho gala de lo que de él decía Daniel Veronese: Es un encantador de espectadores (…) No copia, no sigue modas, produce con extraña sensibilidad y potencia lo que dicta su corazón.

UN ESPECTÁCULO QUE NACE DEL DESEO DE DETENERNOS EN EL MISTERIO DE ESCUCHAR.

De Las canciones dice el autor y director argentino:

 

Parece que antes de nacer ya estábamos escuchando cosas. Luego, ya en el mundo, nos vimos rodeados de entonaciones. Con el tiempo, algunas se fueron convirtiendo en palabras. Palabras que aprendimos a decir y a repetir hasta olvidar que alguna vez fueron música. Y así crecimos, con el lenguaje y sus sentidos, atenuándole su musicalidad a las palabras.

 

Por suerte, también cantamos.

 

Y cuando cantamos el cuerpo recuerda que hay algo más en las palabras que unas ideas en los labios. Que hay mucho más en cada nombre que un deseo de nombrar. Hay aire, movimiento, voluntad y música. Por eso nos acompañan las canciones. Las que nos cantaban para dormir, las que cantamos borrachos, las que están atadas a un recuerdo para siempre, las que nos hacen reír, las que no podemos escuchar sin llorar. Para recordarnos ese misterio. El que conocemos antes de nacer. El de la música que hay en todo.

 

Las canciones nace del deseo de detenernos en ese misterio. Y de ocuparnos del sentido siempre abierto, el primero: el escuchar. Escuchar el mundo y escuchar su música contra la que ningún párpado protege puesto que, como dice Quignard, ningún párpado se cierra sobre la oreja.

 

En Las canciones, un grupo de personas se reúne para escuchar diversas músicas. Y lo que en principio parecía un acto inofensivo –un grupo de gente escuchando y cantando músicas– termina por transformarlos a todos.

 

Es lo que sucede al asomarse a algún misterio.

COMPARTIR:
VENTA DE ENTRADAS
General
18 €
FOTOGRAFÍAS
C\ Molinos, 56
18009 Granada
T.958 02 80 00
Con la colaboración de: