Saltar al contenido

Pautas

Se detallan, a continuación, algunas pautas que facilitarán la escolarización segura del  alumnado afectado por algún tipo de alergia alimentaria:

  1. La familia comunicará al centro la existencia de la enfermedad (ejemplo de comunicación). Es absolutamente necesario para proteger la INTEGRIDAD VITAL del alumno/a que el Equipo Directivo, así como el Tutor y el Equipo Educativo que trabaje con el niño/a estén informados por la familia, tanto del tipo de alergias que el menor padece como de los procedimientos de PREVENCIÓN y de ACTUACIÓN necesarios para evitar una reacción grave, aportando por supuesto la documentación médica necesaria junto con la medicación, desde el primer momento en que el alumno comience la escolarización. Por lo tanto, la entrevista debería de tener lugar con anterioridad a la incorporación del alumno/a al Centro escolar.
    Si la información es trasladada al tutor o tutora del alumno o alumna o a cualquier otra persona que preste servicios en el centro educativo, se comunicará esta circunstancia al equipo directivo ( ES IMPRESCINDIBLE QUE LA INFORMACIÓN SEA TRASLADADA ). Es importante que la familia de información precisa sobre el alimento o alimentos a los que el niño o niña es alérgico y la forma de presentación habitual en caso de contacto con el alergeno.
  2. Esta información por parte de la familia irá acompañada de un informe médico en el que se detallen las necesidades del alumno o alumna durante su estancia en el centro educativo. Si no existiese dicho informe, el equipo directivo lo recabará de la familia.
  3. La familia entregará al equipo directivo la FICHA TÉCNICA DEL ALUMNO O ALUMNA CON ALERGIAS.
  4. El equipo directivo, el equipo docente que atiende al alumno o alumna y el médico o médica del Equipo de Orientación Educativa de la zona, valorarán las necesidades del alumnado afectado y adoptarán las medidas oportunas para garantizar la escolarización segura del mismo. Por lo tanto, en un momento posterior dependiendo de la disponibilidad del Médico del EOE, pero siempre al inicio de curso, es necesario una entrevista del profesional médico, junto con el Equipo Directivo y el Tutor, para oficializar el PROTOCOLO DE ACTUACIÓN Y PREVENCIÓN PARA EL ALUMNO.
  5. Si el Equipo de Orientación Educativa no cuenta con médico o médica, el equipo directivo del centro solicitará al Equipo Técnico Provincial para la Orientación Educativa y Profesional la asignación de un médico o médica de otro Equipo (EOE) para que participe en esta valoración y adopción de medidas.
  6. Todas las medidas adoptadas quedarán recogidas en un informe que se incorporará al expediente del alumnado afectado. El tutor o tutora debe asegurar que el alumnado afectado por algún tipo de alergia lleva la medicación de rescate en todas estas actividades complementarias y extraescolares en las que participe (la custodia de la medicación de rescate corresponde al personal docente y no docente al cargo porque en función de la edad el menor puede perder la medicación de rescate, puede jugar con ella y administrársela o romperla, y en niños/as mayores puede ser sustraída por otros alumnos a modo de juego, incluso de bullying).
    Todo el claustro debe de estar informado de dónde se custodia la medicación. Las condiciones para ello deben de ser las óptimas según la ficha técnica del medicamento, de lo contrario la adrenalina perderá su efectividad y no valdría para salvar una vida. jamás bajo llave.
    a la hora de la custodia.
    Las  aulas no son seguras; es siempre mejor en la sala de profesores donde todos deben de saber dónde está y donde además suele haber un frigorífico para poder guardar otras medicaciones que necesiten estar refrigeradas.
    No se debe olvidar la ley de protección de datos para evitar un alumno/a “marcado”, y por lo tanto no igual a los demás.
  7. Teniendo en cuanta que el tratamiento óptimo es la eliminación completa de la alimentación del agente causante, las medidas básicas a adoptar en el centro educativo contemplarán, al menos, las siguientes:

Seguridad en materiales y espacios

  1. Revisar los productos de higiene que se utilizan en el aula y en los aseos del centro: jabones, toallitas húmedas…
  2. En las actividades de aula y manualidades: evitar el uso de productos o materiales orgánicos que puedan contener los alérgenos en su composición, o que estén contaminados con ellos (por ejemplo: tetrabriks de leche, de zumos, cajas o cáscaras de huevos, de frutos secos, etc.).
  • Suprimir el uso de alimentos en las celebraciones en el aula es una estrategia que  se lleva a cabo ya en muchos centros. Sustituir la tarta por una maqueta (para poder apagar las velas) y las chucherías por juegos y pequeños regalos útiles educativamente.
  1. Se evitará el uso de aquellos productos que contengan látex si el niño o niña es alérgico a este material.
  2. Especial cuidado con:
  1. El acceso a materiales o alimentos que no sean aptos, sobre todo en niños y niñas más pequeños.
  2. Identificar claramente los utensilios para uso personal (vasos, botellas, platos…) y mantenerlos separados para evitar su contaminación.
  3. Ante una actividad programada tratar de adecuarla a las necesidades del alumnado con alergia, buscando alternativas que permitan su participación con seguridad.
  4. Si se tienen mascotas en el aula, se debe comprobar que los piensos no contengan los alérgenos. Además, se comprobará que no hay en clase ningún niño o niña que sea alérgico al epitelio (o pelo) del animal elegido.
  5. Si el niño o niña tiene reacción por inhalación, además de las medidas ya facilitadas se tratará de evitar la entrada del alérgeno implicado en el recinto escolar.
  6. Se observarán estas precauciones en todas las dependencias del recinto escolar (tutorías, laboratorios, gimnasio, aulas temáticas de idiomas, de informática...) y en todas las actividades programadas (actividades de aula, talleres de cocina, talleres de manualidades…).

El almuerzo de media mañana

  1. Es recomendable que en educación infantil (en ocasiones también para el  primer ciclo de primaria) el almuerzo se realice dentro del aula (siempre que sea posible), ya que es un espacio que se puede controlar más fácilmente que el patio de recreo.
  2. Los alimentos deberían situarse en lugar seguro, fuera del alcance del alumnado para evitar manipulaciones innecesarias y peligrosas. El almuerzo del niño o niña con alergia estará claramente identificado y controlado.
  3. Si es necesario manipular la comida del alumnado con alergia, es importante realizar un lavado de manos previo para evitar contaminaciones, y se manipulará antes que la comida del resto de la clase.
  4. Revisar siempre el etiquetado de los alimentos envasados que se den al alumnado con alergia. En caso de que algún componente ofrezca dudas, es recomendable que no se ingiera y buscar una alternativa, si es posible.
  5. Se vigilará especialmente que los niños y niñas no intercambien comida, no jueguen con ella, ni toquen la comida del niño o niña con alergia.
  6. No insistir en que el niño o niña ingiera un alimento que rechace, aunque exista la seguridad de que puede tomarlo.
  7. Todos los alumnos y alumnas llevarán a cabo normas básicas de higiene, tanto en higiene personal como en materiales y espacios:
  1. Se lavarán las manos y la cara después del almuerzo.
  2. Una vez finalizado el almuerzo, se limpiarán los restos de comida que hayan quedado en mesas, sillas y suelo con un procedimiento húmedo, de forma exhaustiva.
  3. Se vaciarán las papeleras que contengan los envases y restos de alimentos al finalizar el almuerzo.
  4. Se evitará sacar al patio envases y restos de comida, si es posible se habilitará una zona supervisada para aquellos alumnos o alumnas que necesitan más tiempo para almorzar. No se permitirá jugar con envases de comida y se vigilará que no queden por el suelo del patio.

Fiestas y celebraciones

Se pondrá especial atención en estos eventos, por ser abundante la presencia de alérgenos tanto en lo que se refiere a alimentos como a látex. Para fomentar la inclusión del niño o niña con alergia en estas actividades:

  1. Se programarán con la antelación suficiente para recabar de sus familias información sobre alimentos aptos y sobre materiales sin látex, en el caso de alérgicos a látex.
  2. Se evitarán todos aquellos productos que no sean aptos, por contener el alérgeno. Si se ofrecen alimentos, estos serán seguros para el niño o niña con alergia. Si esto no fuera posible, se tendrá prevista una alternativa y se realizará una vigilancia especial, con el fin de reducir riesgos.
  3. En caso de alergia a látex, se eliminarán todos los objetos que los contengan: colchones elásticos, caretas, sprays, fijadores, globos, guantes, juguetes de goma... sustituyéndolos por otros que no contengan látex.

Actividades complementarias y extraescolares, y programas sanitarios

Se procurará mantener una comunicación fluida con las familias, de manera que se les remitirá con antelación suficiente toda la información sobre actividades especiales, en las que haya alimentos u otros materiales que puedan contener el alérgeno. El o la docente recogerá información sobre la actividad y se responsabilizará de las posibles medidas preventivas: realización de talleres con alimentos y/o látex, si se realizara alguna comida durante la actividad, propuesta de alternativas…

El tutor o tutora debe asegurar que el alumnado afectado por algún tipo de alergia lleva la medicación de rescate en todas estas actividades complementarias y extraescolares en las que participe. SE RECOMIENDA SIEMPRE QUE LA MEDICACIÓN SEA PORTADA Y CUSTODIADA POR EL DOCENTE O MONITOR AL CARGO( QUE HA DE ESTAR FORMADO EN PREVENCIÓN Y ACTUACIÓN)

Documentos relacionados

Nodo: sv0204.ced.junta-andalucia.es
Ir al inicio