Saltar al contenido

Valores de oro y emocionario

Valores de oro y emocionario ppal
Macarena Chaves Pecero
CEIP Juan Rodríguez Berrocal, Camas (Sevilla)

LAS EMOCIONES EN NUESTRO COLEGIO

Marco teórico

Existe una base científica muy fuerte sobre la relación entre la capacidad para aprender y el estado emocional. Lo importante es que se haga un cambio de perspectiva y tengamos en cuenta cómo se sienten y qué sienten nuestros alumnos/as.

Las competencias emocionales deben entenderse como un tipo de competencias básicas para la vida, esenciales para el desarrollo integral de la personalidad. Son un complemento indispensable del desarrollo cognitivo sobre el cual se ha centrado la educación a lo largo del siglo XX. La educación emocional se propone optimizar el desarrollo humano; es decir, el desarrollo integral de la persona (desarrollo físico, intelectual, moral, social, emocional, etc. (Bisquerra y Pérez, 2012, p. 1).

La inteligencia emocional engloba todas aquellas capacidades que nos permiten resolver problemas relacionados con las emociones y los sentimientos. Para ser felices es más importante saber descifrar lo que nos ocurre y actuar en consecuencia, que tener almacenados muchos conocimientos y no saber hacer uso de ellos. La educación emocional busca el crecimiento integral de las personas para conseguir un mayor bienestar en la vida (Moreno, 2001).

Ser emocionalmente inteligentes es tener la capacidad de sentir, entender, controlar y modificar estados anímicos propios y ajenos, según la definición de quienes acuñaron el término a principios de los noventa, los psicólogos de la Universidad de Yale Peter Salovey y John Mayer. La inteligencia emocional se traduce en competencias prácticas como la destreza para saber qué pasa en el propio cuerpo y qué sentimos, el control emocional y el talento de motivarse, además de la empatía y las habilidades sociales”. 

Hay estudios que demuestran unas mejoras impresionantes en el comportamiento de los estudiantes dependiendo de si recibieron, dentro y fuera del aula, programas de aprendizaje social y emocional; esto ayudaba, no sólo a tranquilizarse y desenvolverse mejor en la sociedad, sino que aprendieron con mucha más eficacia; sus notas y calificaciones fueron mejores (Lantieri, 2009).

En algunas de las competencias clave de la LOMCE encontramos aspectos de educación emocional. Las Competencias sociales se relacionan con el bienestar personal y colectivo, exigen entender el modo en que las personas pueden procurarse un estado de salud física y mental óptimo e incluyen el desarrollo de ciertas destrezas como, entre otras, sentir empatía. En el Sentido de iniciativa se destaca el autoconocimiento y la autoestima y en Conciencia y expresiones culturales se implica el fomento de habilidades que permitan reelaborar ideas y sentimientos propios y ajenos y se exige, también, desarrollar el autoconocimiento y la autoestima, así como la capacidad de resolución de problemas.

Funciones de las emociones

Las funciones de las emociones pueden situarse en dos niveles; la sensibilidad emocional y la respuesta emocional, siendo éstas últimas, las que guían y organizan la conducta, jugando un papel crucial en la infancia cómo señales comunicativas. hay que tener en cuenta que tenemos dos mentes, una que piensa y otra que siente (Goleman, 1995). 

Cuando los niños aprenden y dominan las habilidades sociales y emocionales, esto les ayuda no solo en la escuela, sino también en todos los aspectos vitales, si los padres y los hijos practican y emplean estas habilidades en casa, los efectos son doblemente beneficiosos (Lantieri, 2009). 

¿Por qué trabajamos las emociones desde nuestra biblioteca?

Los/as niños/as muy pequeños manifiestan empatía respecto a las emociones de otros, que se pueden detectar en edades tempranas, de uno a los tres años son emociones básicas: alegría, tristeza, ira (enfado) y miedo. 

Según nuestro cuento de vista, el currículum debe incluir dos nuevos retos: por un lado, debemos cultivar el potencial del ser humano -la capacidad social, intelectual, moral y ética- y dar valor a las relaciones personales -cómo nos comunicamos con los demás-. Enseñar a nuestro alumnado a identificar por qué se sienten así, poner nombre a sus emociones, reconocer y aceptar sensaciones que no siempre van a ser agradables.

 Acompañar a nuestros alumnos y ayudarlos a identificar sus cualidades; servirles de guía, especialmente en los momentos que sufren, para que extraigan todos los aprendizajes positivos de cada situación; inculcar en ellos valores vitales que los hagan personas sanas, capaces de grandes cosas y respetuosas con los demás son sin duda deseos que todos los adultos albergamos. 
 

REVISTA DIGITAL “BERROCAL”

Un nuevo curso empezaba y la incertidumbre merodeaba por los colegios. ¿Cómo desarrollar un curso en plena pandemia COVID? ¿Qué pasa si nos confinan? ¿Cómo haríamos llegar a nuestro alumnado todo aquello que va más allá de los contenidos del currículum? Necesitábamos una forma de hacer llegar a nuestro alumnado contenido relacionado con los libros y las emociones, pero ¿cómo?

Si los niños y/o nosotros -los profesores- éramos confinados, la única vía de estar en contacto entre nosotros era a través de dispositivos digitales (ordenadores, tabletas, etc.). Es por esto por lo que planteamos la idea de crear una revista digital. 

En un principio, sería para compartir libros, audiocuentos, reseñas de libros, etc. pero poco a poco, nuestra revista fue creciendo y con ella su contenido. 

Así, de esta manera, la revista digital “Berrocal” se convirtió en mensual, empezando por el mes de octubre hasta el último número de la publicación - el 9- correspondiente al mes de junio.

Las efemérides mensuales más relevantes para nuestro alumnado, concursos de escritura, retos de lectura, libros, audiocuentos, reseñas, manualidades y un sinfín de curiosidades nos han enriquecido este curso tan atípico y ha conseguido que toda la comunidad educativa estemos más unidos que nunca.

Pero si algo tenemos que destacar de su contenido, son dos proyectos que nos han ayudado a conocernos mejor, a nosotros mismos y a los demás.

Dos proyectos emocionantes

PROYECTO: VALORES DE ORO

El objetivo de este proyecto es fomentar la tolerancia y el respeto; descubrir los valores individuales de cada uno y aumentar la autoestima de nuestros alumnos/as.

¿Cómo?

A través del libro VALORES DE ORO, hemos trabajado 8 meses 8 valores. De mano de grandes deportistas de distintas generaciones. Queríamos mostrar y aprender que la meta principal es disfrutar del camino. Los resultados vienen después.

En nuestra Revista Digital “Berrocal”, dedicamos una sección a los Valores de Oro. En ella, describimos las cualidades de la mano de un deportista y después enlazamos diferentes actividades que proponen en el manual para trabajar tanto en clase como en casa con la familia.

 

¿Por qué?

Los meses de confinamiento no han sido fáciles para nadie. 

El objetivo de este proyecto es fomentar la tolerancia y el respeto; descubrir los valores individuales de cada uno y aumentar la autoestima de nuestro alumnado. 

Según la Unidad de Atención Temprana “Creciendo”, como en su Hospital de Día para jóvenes con trastornos mentales, los niños y adolescentes con trastornos mentales como el espectro autista, trastornos de conducta y otros tantos, necesitaban terapias diarias para llevar una vida más “amable”. 

Además, la idea de un buen clima de convivencia es algo que deseamos alcanzar y que, por unos motivos u otros, cuesta alcanzar en su totalidad. Los niños/as están acostumbrados a moverse en el “aquí” y el “ahora”. Les cuesta esperar, tener paciencia para conseguir las metas, ser constantes, perseverantes… Por ello, el proyecto Valores de Oro, nos les ayudará a entender que las cosas no son inmediatas, que la frustración no siempre es negativa y que hay un aprendizaje tras un error.

PROYECTO: EMOCIONARIO

Descubrir, identificar y diferenciar las emociones a través de este Emocionario es una forma de educar a los más pequeños para que sientan sin temor, para que se descubran a sí mismos y para que acaben convirtiéndose en adultos autoconscientes con habilidad sensitiva para afrontar los retos de la vida.

Este es un fragmento del prólogo del libro. Un libro que nos ayudará a ser más inteligentes emocionalmente.

Nacemos con un temperamento determinado, pero son los primeros años de vida, los que tienen un afecto determinante en la configuración de nuestro cerebro y definen nuestro propio repertorio emocional.

    “La inteligencia emocional es una forma de interactuar con el mundo que tiene muy en cuenta los sentimientos, y engloba habilidades tales como el control de los impulsos, la autoconciencia, la motivación, el entusiasmo, la perseverancia, la empatía, la agilidad mental. Ellas configuran rasgos de carácter como la autodisciplina, la compasión o el altruismo, que resultan indispensables para una buena y creativa adaptación social”.

Daniel Goleman.

Damasio fue un poco más allá, y logró concluir que los sentimientos juegan un papel fundamental en nuestra habilidad para tomar las decisiones que a diario debemos adoptar, pues al parecer, la presencia de una sensación visceral es la que nos da la seguridad que necesitamos para renunciar o proseguir con un determinado curso de acción, disminuyendo las alternativas sobre las cuales tenemos que elegir.

Las habilidades a las que hace referencia son:

  • Habilidad 1: autocontrol, el dominio de uno mismo.
  • Habilidad 2: el entusiasmo, la aptitud maestra para la vida.
  • Habilidad 3: la empatía, ponerse en la piel de los demás.

Cuando hablamos de inteligencia emocional, hablamos de la capacidad del individuo para identificar su propio estado emocional y gestionarlo de forma adecuada.

Durante este curso escolar vamos a trabajar el libro de Cristina Nuñez, Rafael Romero Emocionario: Editorial Palabras Aladas. Seguro que todos y la mayoría de vosotros lo conocéis o habéis oído hablar de él.

Ya conocíamos el libro de Anna Llenas Flamboyant  El monstruo de los colores: y, este año, hemos querido profundizar en este tema ya que investigaciones científicas han demostrado que la autoconciencia, la empatía y la gestión adecuada de las emociones, no sólo mejoran la conducta del niño, sino que también inciden de manera positiva en su rendimiento académico.

Según Goleman, la inteligencia emocional se puede organizar en torno a cinco capacidades:

  1. Conocer emociones y sentimientos
  2. Aprender a manejarlas
  3. Aprender a crear motivaciones propias
  4. Aprender a reconocerlas en los demás
  5. Aprender a gestionar las relaciones

Así iniciamos nuestro camino. Este proyecto “lleno de emociones”  ha sido de carácter anual y el objetivo marcado era conseguir que los estudiantes de nuestro colegio fuesen hábiles  en cuanto a emociones se refiere. Que sean emocionalmente inteligentes.

¿CÓMO HEMOS LLEVADO A CABO EL PROYECTO?
 

Como he mencionado anteriormente, el principal objetivo de este proyecto era que los niños/as descubran, identifiquen y diferencien las emociones en su día a día, con el fin de saber utilizarlas bien en cada ocasión.

El Emocionario consta de 42 emociones. La idea comenzó por trabajar una emoción por semana. La flexibilidad siempre ha estado presente, ya que hemos tenido en cuenta el interés de los niños, la motivación y el tiempo del que disponíamos. 

La dinámica del proyecto es muy sencilla: 

¿De qué emoción partimos?

Después de pensarlo y debatirlo, llegamos a la conclusión de que seguiríamos el itinerario que nos propone el Emocionario.

  • El primer día, en la asamblea, presentaremos la ilustración acompañada de una pieza musical que hemos elegido para cada una de las emociones. La idea es que ellos (sin nuestra ayuda) descubran qué emoción vamos a trabajar. Esto generará debate. Escucharán, observarán argumentarán, razonarán…
  • Pero hasta el segundo día no sabrán de qué emoción se trata. En la asamblea, daremos la solución. Leeremos el texto de esa emoción, lo relacionaremos con la ilustración y trataremos de descubrir si la hemos experimentado alguna vez, cuándo y por qué.
  • A partir del tercer día, realizaremos una serie de actividades que explico a continuación.

Actividades 

1. Diario de las emociones.

Teniendo en cuenta nuestro Proyecto Escritor, hemos pensado trabajar el diario y, que mejor que utilizarlo para expresar las emociones que estamos descubriendo y aprendiendo.

Cada niño/a tendrá su diario personal. En él, irán escribiendo sobre sus emociones y sentimientos.

2. Tarro de las buenas noticias.

El objetivo de esta actividad es valorar situaciones positivas que vayan experimentando en sus vidas.

Es una actividad para desarrollarla a lo largo de todo el curso. El último día del mes, abriremos el tarro y leeremos todas las buenas noticias que nos han ocurrido. 

Diarios del alumnado 

QUEREMOS COMPARTIR NUESTRO TRABAJO

Tanto la Revista Digital “Berrocal”, como sus dos proyectos inmensos en ella, restan valor si solo se aplica en el aula. 

Estos son los distintos medios de difusión:

  • La Red de Bibliotecas Escolares de Sevilla, ha incorporado todos los enlaces de las 9 publicaciones de la revista en la Zona 3.- Línea de participación para bibliotecas escolares que realicen selección de recursos digitales y proyecten sus programas y servicios a la red-. Además, se ha publicado en Facebook de la misma página. 
  • Facebook y Twitter de la Red de Bibliotecas Escolares de Sevilla.
  • Web del CEIP “Juan Rodríguez Berrocal”
  • Facebook CEIP “Juan Rodríguez Berrocal”
  • iPasen

Las puertas de nuestra biblioteca están abiertas. Desde aquí os invitamos a entrar.

_________

ENLACES RELACIONADOS

Nodo: sv0204.ced.junta-andalucia.es
Ir al inicio