El ecohuerto escolar: lugar de enriquecimiento

Un Ecohuerto escolar nace de la necesidad de promover un espacio en nuestros centros donde se desarrollen diversas metodologías activas en consonancia con las habilidades sociales y en pro de fomentar un laboratorio natural y vivo.


En los espacios verdes los pequeños desarrollan todos sus capacidades físicas, intelectuales, sociales, afectivas… se muestran más tranquilos, alegres, sensibles, activos, vitales, atentos, empáticos, creativos, curiosos, sociables, inteligentes, entusiastas, motivados y felices”. Heike Freire.


En este sentido, presentamos dos experiencias de ecohuerto de dos centros educativos que desarrollan el Programa de Innovación Educativa ALDEA: por un lado, el ecohuerto del CEIP San Indalecio, en Almería, que es una ecoescuela, y por tanto, desarrolla como modalidad A de ALDEA, un proyecto integral de Educación Ambiental y, por otro lado, el ecohuerto “Huertishi” del CEIP Nueva Jarilla, en Jerez de la Frontera (Cádiz), que desarrolla dentro de la modalidad B de ALDEA, dos proyectos temáticos interrelacionados: Ecohuerto y Recapacicla; muchos de los materiales de construcción y mantenimiento del ecohuerto son reciclados y/o reutilizados, como las regaderas que se han fabricado con botellas de plástico por el alumnado. 

Ambos ecohuertos desarrollan  prácticas respetuosas con el Medio Ambiente y con nuestra salud: no emplean ningún tipo de pesticida ni abono que no esté aceptado por la normativa de Agricultura Ecológica. 

Los  Ecohuertos escolares son recursos fundamentales y necesarios  dentro de nuestros centros educativos, para que el alumnado desarrolle las competencias en contacto con la naturaleza.

 

¿Qué hemos hecho durante el confinamiento con nuestros huertos escolares?

Mª del Carmen Vaca Peña - Coordinadora del Programa ALDEA 
Ecohuerto CEIP San Indalecio. Almería.
 

Nuestro Ecohuerto nació de una propuesta en el Comité Ambiental de nuestra Ecoescuela en el curso 2015/16.

La Comunidad Educativa se volcó con el proyecto poniendo toda su ilusión y cariño en la iniciativa. El alumnado es feliz cuando le toca bajar al huerto a realizar cualquiera de las acciones que allí son posibles: cuidar, observar, recoger, investigar, transformar, oler, escuchar, escribir, dibujar... porque es la zona más inspiradora de nuestro centro para cualquier actividad especial.

Desde el principio se puso el riego por goteo, con lo que en esta época de confinamiento el agua estaba asegurada.

No usamos la técnica del acolchado. Pusimos arena, que es lo que se utiliza en nuestra zona para proteger el suelo y evitar la evaporación. 

Tenemos colocadas cañas para entutorar (de la manera tradicional de la zona) las plantas de tomates, tomates, guisantes, tirabeques y judías.

 

Antes del confinamiento habíamos recogido la mayor parte de los cultivos de invierno, excepto las cebollas: lechugas, acelgas, remolachas, algunas coles, guisantes, tirabeques, rábanos, habas y patatas.

Los cultivos que plantamos de primavera, al ser de crecimiento lento, han seguido su ciclo natural en términos generales: los pepinos, calabacines y tomates tenían flores a principios de abril. Una madre colaboradora ha pasado un par de veces para comprobar el estado de las hortalizas. Durante el desconfinamiento ella se ha ocupado de limpiar el huerto y dejarlo preparado para poder comenzar a trabajar en él en septiembre.

Solemos guardar semillas de nuestros cultivos. Siempre dejamos alguna planta para ello: acelgas, rúcula, rábanos, habas, girasol, tabaco, caléndula.

Utilizamos semillas locales. Este curso hemos puesto figüelos y guija, además de tirabeques, habas, acelgas rojas y rúcula. También hacemos intercambio de semillas en los Encuentros regionales de Ecoescuelas.

Realizamos rotaciones, pero sin dejar descansar la tierra porque nuestro huerto no es demasiado grande. En las líneas de cultivo, donde plantamos leguminosas, al año siguiente sembramos solanáceas o crucíferas, y así vamos rotando los cultivos.

En el Blog de nuestra Ecoescuela hemos ido colgando entradas, todos estos cursos, sobre el trabajo en el huerto.

http://indaleco.blogspot.com/search/label/Huerto%20escolar

Nuestro huerto tiene una gran biodiversidad, además está rodeado de un terreno en el que solemos dejar crecer numerosas hierbas adventicias.

También tenemos un blog de la biodiversidad de nuestro centro; casi todas las especies la hemos encontrado en los alrededores del ecohuerto o dentro de él.

https://indalecobiodiversidad.blogspot.com/

 

Ecohuerto  Huertishi

Azahara Zain Alburquerque Muro - Coordinadora del Programa ALDEA
CEIP Nueva Jarilla. Jerez de la Frontera (Cádiz).
 

El “Huertishi” del CEIP Nueva Jarilla, en Jerez de la Frontera, es un ecohuerto recién nacido en el curso 2019/2020, en un entorno rural donde la implicación de toda la Comunidad Educativa ha sido inmejorable en todo el proceso de su construcción, ya que tanto el Ayuntamiento de Nueva Jarilla como las propias familias han participado y aportado recursos materiales y personales; así como en la evolución del mismo, pues nuestra primera siembra se llevó justo antes del confinamiento y esta se desarrolló conjuntamente con las familias de nuestro alumnado.

¿Qué hemos hecho durante el confinamiento con el Huertishi?

La naturaleza, bien es sabido, prosigue y, ahora más que nunca, en calma y bien regado, ya que en la provincia de Cádiz ha sido una primavera con bastantes precipitaciones y el Huertishi cuenta con riego por goteo. Así que llegó el momento de que las lechugas cultivadas por primer ciclo había que atarlas, las habas de secundaria había que recolectarlas y los tomates necesitaban de sus tutores. 

Durante la cuarentena, ni docentes ni equipo directivo podían acudir a los centros pero, sin embargo, hubo dos compañeras que sí pudieron ir día tras día al centro, “nuestras ángeles hortelanas”, Ana, la conserje, y Mari, la limpiadora. Ellas son las que, juntos a Jorge, el marido de esta última, y mi asesoramiento telefónico han realizado semana a semana las funciones de mantenimiento y recolecta necesarias del Huertishi.

¿Y cómo hacer llegar a nuestro alumnado la recolecta?

Pues, si como coordinadora del programa de innovación educativa ALDEA, uno de los objetivos y actividades propuestas era realizar un MasterChef Huertishi, de este modo el alumnado tendría la oportunidad de cumplir el “Juramento Huertishi”, además de volver a compartir un momento “en familia” con aquellos miembros de las unidades familiares de nuestro alumnado. ¿Solución? Necesitaba un nexo de unión seguro donde las familias pudieran acceder a dichas hortalizas y promover así un MasterChef Huertishi Casero; de este modo, el alumnado seguiría pudiendo probar los frutos de su primera siembra y, además, fomentamos habilidades sociales en torno a la educación emocional, tan mermada y necesitada durante el covid-19, realizando recetas caseras en familia, ya que el alumnado debía cocinar con su familia, probar el plato y mandar fotografías como evidencias.

¿Quién ha sido el nexo entre Huertishi y hogares?

Alejandro, el panadero del pueblo, que con mucho gusto nos permitió dejar las hortalizas en el escaparate para que las familias al comprar el pan pudieran también adquirir alguna hortaliza, con la premisa del respeto, de tal modo, que si en otra “hornada” del Huertishi ya pudieron disfrutar de la recolecta, deberían ceder el turno a otras familias, para que fuera lo más igualitario posible. Muchas de estas familias, por voluntad propia, dejaron algo de dinero a cambio de dichas hortalizas; algo que fue toda una sorpresa cuando en la tercera fase de desescalada acudí personalmente a darle las gracias. Este dinero se revertirá en el propio Huertishi el próximo curso para llevar a cabo diferentes mejoras tanto de infraestructuras como tecnológicas. 

Otro de los objetivos era y es que el Huertishi no solo fuera una realizada en el centro, sino trasladar esa cultura y esa necesidad a los hogares durante el confinamiento, así que desde el programa y para todo el alumnado del centro, promovi que se realizaran macetohuertos.

¿Qué podíamos hacer para que nuestro alumnado no olvidara lo importante que era su Huertishi?

Además de ser la coordinadora de este programa, soy tutora de sexto de primaria, necesitaba seguir trabajando la expresión oral, el aprendizaje cooperativo, las relaciones personales aunque fueran digitales, etc. Así que les propuse hacer una “Radio Huertishi”, de la cual hemos creado 13 programas, porque mi tutoría cuenta con 13 alumnos y porque el último día que pudimos disfrutar juntos en clase fue el 13 de marzo. En esta radio digital, que contaba con diferentes secciones determinadas y trabajadas por el alumnado, han dado consejos sobre el medio ambiente, han informado sobre la evolución del virus, han compartido recetas, chistes, canciones, poemas, juegos para entretenernos durante el confinamiento, consejos, etc. Cada semana han dado un aplauso para un colectivo diferente de aquellos a los que ya estábamos aplaudiendo a las 20pm desde nuestros hogares. Para trabajar otras áreas, como Inglés, hemos desarrollado una radio novela llamada: “El misterio de las semillas perdidas” donde el alumnado ha interpretado diversos personajes en cada programa transmitiendo costumbres y tradiciones. La única sección que no preparaban era el “artista invitado”, ya que semana tras semana eran sorprendidos por personas de diferentes ámbitos: escritores, la alcaldesa de Jerez de la Frontera, personas del mundo del carnaval, antiguos docentes, la directora del centro, etc. Hasta el último programa, donde los artistas invitados fueron todas esas familias del alumnado que ya en su día sembraron en el Huertishi. Las voces del CEIP Nueva Jarilla y de la clase “Harry Potter y las semillas del futuro” han acompañado a muchas personas durante el confinamiento y eso es lo que no debían olvidar de lo que fomenta un EcoHuerto: valores, cultura, hábitos saludables y conciencia ante el medio ambiente = FAMILIA.