Rafael Herrera, "profetuber" de Lengua y Literatura

Si es cierto que en los últimos años la presencia del vídeo se ha incrementado de forma notable en nuestras aulas, durante el confinamiento se ha converido en un recurso casi imprescindible. Rafael Herrera Espinosa (@Rafaxenakis) imparte clases de Secundaria en el IES Rafael de la Hoz, de Córdoba, después de haber pasado más de diez años en Peñaflor. La cuarentena le ha pillado como a todos, sin querer creerlo hasta que se nos ha venido encima y, si antes el vídeo ya era un recurso habitual en sus clases, ahora en confinamiento ha aumentado su producción hasta el punto de que, cualquiera que visite su canal, Lecciones de Lengua y Literatura, se preguntará cómo puede conseguir ser tan prolífico (son más de 80 vídeos publicados solo durante el período de cuarentena, que se dice pronto...). En esta entrevista, que celebramos por videoconferencia, nos desvela algunas de las claves de su forma de trabajar.

¿De dónde viene tu afición al vídeo educativo?

El tema vídeo, en general, me viene desde pequeño, porque siempre me ha gustado como aficionado, incluso con las cámaras de vídeo antiguas, yo me acuerdo de coger los VHS y conectar uno con otro para hacer montajes. Pero bueno, la idea de hacer un video educativo de Lengua me vino concretamente de un autor que me encanta, Steven Pinker. Es un pensador absolutamente genial y que además tiene unos libros buenísimos sobre Lingüística, como por ejemplo El instinto del lenguaje o El mundo de las palabras. Fue viendo en Youtube conferencias suyas cuando me encontré un vídeo titulado Linguistics as a Window to Understanding the Brain (La Lingüística como una ventana al cerebro). Me dejó absolutamente alucinado, porque él salía con un fondo blanco con el típico efecto de croma. Hacía un repaso a elementos básicos de la Lingüística absolutamente genial. Me acuerdo de que vi el vídeo, que son 50 minutos o así y dije: “Bueno, esto vale por un curso, una asignatura entera de universidad”. Y además me pareció muy divertido el tipo, en los libros busca ejemplos de la cultura popular, pero en realidad son el ejemplo justo para entender un determinado concepto, me pareció fabuloso y me dio la sensación de que, si esto se puede hacer así, con que yo consiguiera un 25 por ciento ya me daría por contento. Casi inmediatamente compré una pantalla de croma, que hoy en día son muy baratas; me compré además un micrófono, una de las mejores cosas que se pueden hacer porque mejora mucho el audio y no es caro, y ahí es donde ya empecé a experimentar.

¿Tienen buena acogida los vídeos entre tus alumnos?

Bien, la verdad es que creo que están funcionando bien. Hay una gran diferencia entre antes de la cuarentena y después. Claro que antes de la cuarentena el objetivo era otro y el tipo de vídeo también lo era. El vídeo se realizaba con la pantalla de croma, que sobre todo era la idea de que al comenzar un tema, yo les decía: “Bueno, vamos a empezar este tema unos días antes. Hay un vídeo de ello”. Y a lo mejor les mandaba una tarea, que simplemente fuera una manera de demostrar que se había visto, eso que llaman ahora Flipped learning, pero no de una manera tampoco muy sistemática, sino para que cuando empezara el tema los alumnos ya tuvieran alguna idea, lo manejaran, incluso para que pudieran venir con alguna pregunta, así ya quedaba el hilo perfecto para tirar de la clase. Ayuda mucho a la explicación y se puede saber lo que han pillado o lo que no.

Ahora, en el tiempo de la cuarentena, los vídeos ya tienen que ser una clase entera, no como entonces, claro, que era como el esquema base. Ahora es distinto. Pero vamos, yo creo que los alumnos, en general, bien. Yo me alegro mucho cuando me mandan una tarea y veo que han pillado el concepto, es entonces cuando a uno le da la alegría de decir: “sí, parece que esto va a funcionar”.

O sea, que antes usabas el vídeo a modo de clase invertida.

Sí, antes de empezar les pasaba al enlace y entonces decía: “Mirad, antes de que termine el tema o para tal semana tenéis que ampliar la información de cada apartado del vídeo”, como una forma de demostrar que se había visto con antelación y también de empezar el tema, no un cero absoluto; así los más espabilados, si hay cosas que no han entendido de todo, vienen ya con las preguntas, lo cual facilita mucho la clase.

Entonces deduzco que la temática de tus vídeos viene condicionada o marcada por el currículum.

Sí, viene marcada por el currículum. Lo que pasa es que todo esto es más de la cuarentena. Claro, al principio empecé por el currículum y luego, en realidad, todo el trabajo que mando no consiste solo en videos, muchas veces son presentaciones o un ejercicio de clase. Entonces ahí pasa que tengo cierta ventaja sobre el temario. Tengo suficientes videos acumulados, y me doy un poco el gusto de decir, mira, voy a hablar de este tema, que a lo mejor se quedó atrás, lo vimos en septiembre y me apetece mucho que haya un vídeo. Quizás lo único agradable de todo este período tan raro es que gracias a los vídeos he conocido a muchos compañeros, muchos profesores, aficionados en general a la literatura, además, de todos los países hispanohablantes. Dice mucho eso y muchas veces hay vídeos que se salen del temario porque me los habían encargado. Hace poco, por ejemplo, hice uno que era sobre la relación entre periodismo y literatura. En este caso era una profesora que daba en un instituto español en Stuttgart en Alemania, y me hace mucha ilusión. Así que voy combinando, aunque claro, la mayoría de los vídeos van con el temario.


"Quizás lo único agradable de todo este período tan raro es que gracias a los vídeos he conocido a muchos compañeros, muchos profesores, aficionados en general a la literatura, además, de todos los países hispanohablantes".


O sea, que estás haciendo videos a la carta. La verdad es que tienen que estar muy agradecidos...

A la gente se le ocurre unos temas… Una vez me dijo alguien: un vídeo del humor en la poesía... Tengo muchas ganas de hacerlo pero, claro, requiere un poquito de investigación previa, empezar a buscar ejemplos... Quizá sea este fin de semana o la semana que viene, que es la Feria de Córdoba (entre comillas) lo mismo me pongo con él. Tiene que ser divertido hacerlo.

Poesía y Humor 3. Antología

Desde luego, estás ocupando bien el tiempo del confinamiento. ¿Hace falta una gran formación en esto de hacer videos? ¿Eres autodidacta?

Nunca he hecho ningún curso de video. Lo que sí te he dicho antes, por ejemplo, es que desde pequeño me ha gustado mucho. Me acuerdo cuando tenía 16 años, me tragaba el programa de Garci Qué grande es el cine. Esos debates que prácticamente aparecía la cara entre nubes de humo en televisión eran absolutamente maravillosos. Por cierto, la gente lo ha ido colgando en YouTube y allí, entre entre la humareda, te explicaban el tipo de plano, tal tipo de luz, destripaban cómo estaba hecho... No tengo una formación sistemática, sino así. Me gusta mucho el cine, el montaje, me gusta mucho la fotografía y Photoshop, claro, eso ayuda. Tengo un poco de experiencia también haciendo favores a la gente. Aquí en Córdoba está el grupo Aquel trovar, muchas veces he ido a sus conciertos por pura amistad, para hacer los vídeos, el montaje, poner los distintos planos, hacer una portada... Ahora, para el que se quiera lanzar a esto de los vídeos, no hace falta tampoco mucho más. Yo en este tiempo, por ejemplo, he conocido a mucha gente que hace vídeos. Hay gente que, simplemente, poniendo una presentación en pantalla, tiene una voz tan agradable, tan modulada, y solo eso ya es maravilloso, capta la atención todo el rato. O también, por ejemplo, conozco a otras personas, una profesora, por ejemplo, que dibuja muy bien. A mí no se me ocurriría meter un dibujo mío porque... vamos a ver, la última vez que intenté dibujar algo convoqué al demonio o algo parecido. Pero ella dibuja muy bien y, por ejemplo, pone un dibujo de Bécquer o de un manuscrito y lo va contando con su maravillosa voz… Cada uno tiene que tirar de lo que le guste más y ya está. No me gusta mucho complicarme la vida, se puede hacer de muchas maneras y todas son buenas.

Una curiosidad, ¿con qué editas? ¿Qué software usas?

Con un programa que se llama Sony Vegas. una versión antigua, pero lo tiene todo. Yo lo puedo usar al final de los tiempos, ahí está todo lo que puedo necesitar.

Otra cuestión técnica: siendo profesor de Lengua no te has puesto de fondo la típica estantería con libros… ¿Es una imagen intencionada o forzada por las circunstancias?

No. Quedaría muy bien decir: "no, es que quiero huir de la típica imagen..." pero básicamente yo lo que estoy buscando es la luz, busco luz a raudales. Porque también soy aficionado a la fotografía, de hecho tengo por aquí... esta es la cámara con la que grabo, que es una Nikon 5200. Tiene aquí un objetivo de focal fija de 35 milímetros y eso, la verdad, es que me funciona muy bien. No sería tan buena si yo grabara con la cámara en mano, al no ser una cámara propiamente de vídeo, no está hecha para enfocar rápido. Pero sobre un trípode va muy bien y el micrófono es este de aquí, se conecta a la cámara y no tengo que preocuparme de traerme la tarjeta de sonido al balcón. Esto es lo mejor. Yo creo que vale 19 euros o algo así. A cualquiera que quiera hacer video le recomiendo que si se puede comprar un micrófono es lo mejor que puede hacer. Porque por poco dinero da un salto muy grande con respecto al sonido típico de micrófono pequeño integrado en los aparatos y hace que el vídeo sea mucho más agradable, y cansa menos escucharlo. Pero yo lo que busco es luz, yo me aficioné a la fotografía hace 7 u 8 años y antes no me fijaba en la cantidad de luz que había en un sitio. Yo, por ejemplo, estaba en una habitación por la noche con la luz encendida, y si me hubieran preguntado ¿Aquí hay luz? Pues sí, no hay problema, hay toda la luz que haga falta, y luego te das cuenta de que no, por eso me voy al balcón y he tenido que ir probando varias posiciones. Pero bueno, yo creo que he encontrado ya una posición casi definitiva.

¿Y te requieren mucho tiempo los vídeos?

Sí, a mí me sacan mucho, pero no hace falta tampoco dedicarle tanto. Se puede hacer un vídeo igual de eficaz desde el punto de vista educativo con mucho menos tiempo. Lo que pasa, que te confieso, es que todos los días me levanto por la mañana con el objetivo de hacer un vídeo que me lleve menos tiempo. O sea, yo me levanto, tomo el desayuno, me pongo a escribir el guion y digo, no, este no hace falta... nada... pero luego ya empieza uno a decir... qué bien estaría que apareciera esto por aquí... Al final el tiempo lo suele marcar la hora de la comida, o el hecho de que tienes doscientas tareas para corregir, tienes que dedicarte a ello y sin fallar. Hasta aquí. Pero ahora los vídeos me suelen llevar como seis horas, entre el guion, grabación y montaje. El montaje es lo más pesado con diferencia, es la parte de picar piedra. Grabarlo es divertido, escribir el guion... Uno se pone con su música y con su café. Y bueno, también es divertido, la verdad. Pero montarlo es muy pesado y realmente siempre hay un momento en que lo estás montando que reniegas. Pero luego, cuando ya está terminado, ves que en realidad va a estar ahí para siempre y nos puede durar toda la vida, si hace falta; esa es la cosa, que ya no lo vas a tener que repetir.

Ahora hay unos cuantos “profetubers”, podríamos decir que tú eres uno de ellos. ¿Te gusta esa etiqueta?

Es un mundo muy gracioso. Habría que ver, por ejemplo, los comentarios que el otro día, unos alumnos, uno como del Betis y otro del Sevilla, que se pusieron a pelearse en los comentarios de los vídeos. Un mundo muy curioso…

Tienes relación con algún otro profesor que haga vídeos?

Hombre, alguna vez he intentado animar a gente a colaborar, de hecho tenía ya lista prácticamente una colaboración con un compañero buenísimo, Paco Luque, que es una eminencia en Historia. Pero ha venido precisamente justo la cuarentena ahora y, la verdad, que me da pena, porque es un compañero extraordinario que se va a jubilar el año que viene... Así podríamos hacer una colaboración para el Realismo, hablar del contexto histórico… Muchas veces la gente no se anima porque le da vergüenza. Sobre todo les da vergüenza el tema de salir. A veces les digo: “no, sólo el audio...”, “pero es que mi voz no me gusta...” A mí, por ejemplo, me da mucha más vergüenza tener que llamar a un padre para una tontería. Tengo que respirar dos veces, más que para montar un vídeo.

¿Y además de profesores, tienes algún modelo de referencia, algún otro youtuber?

Hay muchos que me gustan. Y además, te digo una cosa, yo aprendo de ello muchísimo, porque, de verdad, hay una cosa típica muy nuestra: la idea esta como de la decadencia de Occidente o de que todo va hacia abajo siempre, esta conversación... “¡es la peor clase de todos los tiempos…!” Y yo muchas veces pongo YouTube y ya, para mí, es un baño de optimismo, porque tan mal no puede ir la cosa, cuando hay toda esta gente haciendo estos materiales. Pero no solo eso, porque tú puedes decir que es gente individual genial, que tienen un público, porque tú ves que hay público. O sea, que hay un tipo que ha sacado un vídeo explicando cómo funciona la inteligencia artificial de Google para hacer tal cosa... Yo creo que hay que quitarse un poco esa manía de la cabeza, porque en el fondo el mundo va hacia adelante, se progresa. Se sabe más ahora que antes, lo que pasa que a lo mejor no se saben las mismas cosas. Las cosas que nosotros considerábamos importantes ahora son otras, pero la gente está preparadísima, saben mucho más idiomas, han viajado más… porque la mayoría de los que ves en YouTube tienen veintialgo o treintaypocos. Y eso que dices: “¡madre mía!” De esta forma se tiene un nivel en todos los sentidos. Y mira, yo por ejemplo, por decirte alguno, citaré a Jaime Altozano, un auténtico genio, o su novia que es arquitecta, Ter, es buenísima. Hay un vídeo de ella que se llama "Un concepto que me ha cambiado la vida, la PERFORMANCE", que es absolutamente genial, para mí es perfecto, incluso para alguien que esté empezando de profesor le diría: mírate este video, porque la idea de que se pueda hacer una performance... es una actuación. Y entonces, claro, la performance la estás haciendo tú pero no eres exactamente tú, sino un personaje muy parecido a ti. Está hecho de trozos de ti. Más aún, mucho más exagerado. Yo no estoy hablando todo el día como en los vídeos, pero en el fondo soy yo y son las cosas que me gustan. Y yo creo que eso no es que sea una máscara, porque la máscara eres tú mismo, pero te ayuda a sentir que en realidad no estás desnudo delante de la cámara, estás haciendo una actuación, y el público que está acostumbrado a eso, intuitivamente, porque tiene mucha cultura visual, se da cuenta de que estás en una actuación. Incluso aunque tú hicieras un poco el tonto, en realidad te lo van a valorar porque es parte de la performance. Eso, cuando estás en una clase presencial ante el alumno, yo creo que es un concepto muy importante. Yo recomendaría a todo el mundo ese vídeo para pensar, no “aquí está Rafael Herrera”, sino que es su personaje, que eres tú, como la selección de ti mismo quitando la parte cotidiana.


"Yo no estoy hablando todo el día como en los vídeos, pero en el fondo soy yo y son las cosas que me gustan"


Y luego también hay canales, por ejemplo, uno que se llama Visual Politic, que lo llevan varias personas, que cualquier cosa que ves en las noticias que dices, no tengo ni idea de lo que está ocurriendo en tal país. Pero te ves 10 minutos del Visual Politic y ya tienes la idea inicial para empezar a enterarte de lo que está ocurriendo ahí. O Quantum Fracture, de ciencias... O sea, que hay gente extraordinaria y formadísima en ese sentido.

¿Son una referencia para ti a la hora de hacer un vídeo?

Pero ahí lo que recomendaría yo a la gente es que simplemente no se lo tomen como cuando se está haciendo un cursillo, sino que lo vean por gusto, porque luego, cuando estén pensando en cómo hacer un vídeo, les va a venir la idea. El otro día, por ejemplo, había un vídeo que, por cierto, me lo encargó también alguien, que habla de la metaliteratura en El Quijote. Entonces me vinieron a la cabeza, por ejemplo, cosas que he visto en un vídeo de Jaime Altozano. Hay también un músico colombiano muy bueno que se llama Luis Sánchez que, de pronto, cortaba el vídeo y te ponía a ti mismo montándolo porque era como ese momento en El Quijote en el que de pronto está luchando con el vizcaíno y dice Cervantes: “pues aquí no tengo más material para seguir contando la historia” y dice que se va a un mercado y se encuentra a un morisco al que le dice: “tradúceme esto”... y se te ocurre porque lo has visto en un vídeo.

 

También te gusta mucho usar el humor. Es importante, ¿verdad?

 Sí, la verdad es que en clase… los adolescentes son muy divertidos, en el fondo son un público muy fácil, en el sentido de que ellos están llenos de vida, de sensibilidad, cualquier cosa les llama la atención, les hace gracia (cuando están de buenas, claro, cuando no es complicado...), y el sentido del humor surge. Por ejemplo, hay clases de sintaxis que han sido hartarse de reír simplemente porque, una vez que tienes que analizar una frase, en el fondo da igual lo que diga la frase, puedes poner la broma más absurda, que sintácticamente va a funcionar igual, por eso al hacer los vídeos, muchas de las bromas han surgido en clase, no estaban preparadas, simplemente a alguien se le ocurrió o el discurso fue por ahí.


"Los adolescentes son muy divertidos, en el fondo son un público muy fácil, en el sentido de que ellos están llenos de vida, de sensibilidad, cualquier cosa les llama la atención, les hace gracia".


Es cierto, si vemos a los youtubers, no todos usan el humor, pero la mayoría de ellos sí, y no es por casualidad. ¿Tú crees que el vídeo está siendo el medio “rey” de la cuarentena?

Yo creo que inevitablemente sí. Ya sea el formato de una clase directa o el vídeo grabado de antemano… es que no nos queda otra. Estoy absolutamente seguro de que cuando pase todo esto va a haber mucha más gente que se va animar a colaborar cuando se lo pida, porque hay muchos que están aprendiendo ahora un montón de técnica, no lo habían necesitado antes y ahora… Por ejemplo, mi mujer es profesora también de Lengua y ella no sabía usar estos programas de edición, me había visto usarlos a mí y ahora... pues se ha tenido que poner y ya domina algunas cosas del programa, o sea, que esto sí que es un cursillo de nuevas tecnologías, pero a lo bestia.

¿Además de hacer vídeos, te comunicas en videoconferencia con tus alumnos?

Lo estoy usando poco, porque ya tenía este formato. Si el año que viene estuviéramos otra vez así, sin duda tendría que tirar más de esto.

¿Cómo ves el próximo curso?

Como decía el gran Yogi Berra, “el futuro ya no es lo que era”. Yo la verdad es que no lo sé. Ahora por ejemplo hay muchos mensajes de directores de instituto que están incluyendo fotos diciendo “esto es lo que cabe en una clase con la distancia de dos metros: 10 personas, 12 personas…” No sé, no hay antecedentes históricos de cosas así, o surge una vacuna, o se afinan suficientemente los tratamientos como para que ya no tengamos miedo...

Eres optimista...

Yo me encerré en casa para dos semanas y estoy aquí todavía. No sé, la verdad...

Para terminar, qué le recomendarías a cualquier profesor que quiera iniciarse con el vídeo.

Pues, como he dicho antes, que primero se vea el vídeo ese de la performance (risas) y, por otro lado, que piense también que el público es más agradecido de lo que parece, a los alumnos cualquier cosa que les des que sea un poco llamativa lo van a agradecer. Y también que se fije en gente que ya lo hace, no hace falta verlos con una libreta en la mano, sino por gusto, haciendo un poco de eso que se llama ingeniería inversa: si vemos que algo funciona, cuando ves una cosa que es muy buena, pararse a pensar: ¿por qué ha sido tan buena? Y con que se te ocurran dos o tres ideas de lo que ha hecho esa persona, cuando se te presente un problema parecido te va a venir también la solución. Y sobre todo, que cada uno lo haga a su estilo. A lo mejor, simplemente con una presentación grabada y con la voz, eso sí, una voz como de radio a las tres de la mañana, aterciopelada, de estas que te gusta escucharlas, el vídeo funciona. Que cada uno lo haga según su personalidad.