Versión para impresión

Vigilancia de la salud de las mujeres: el círculo vicioso

Fecha: mazo 2015

Medio: Por Experiencia (ISTAS-CCOO), nº 68, 2015

El bajo índice de reconocimiento de los problemas de salud relacionados con el trabajo de las mujeres, y la intervención sobre ellos, supone una gran injusticia que se observa en todos los países industrializados. Una autora, Karen Messing, ha explicado el fenómeno y lo ha denominado círculo vicioso. El círculo comienza con la extendida suposición de que el trabajo de las mujeres conlleva menos riesgos en virtud de su ocupación en sectores considerados tradicionalmente menos peligrosos; sigue luego con una suposición errónea basada en los datos de accidentes de trabajo: puesto que los hombres tienen más accidentes, también los hombres ocupan los puestos peligrosos para la salud.

El bajo reconocimiento de las enfermedades relacionadas con el trabajo de las mujeres tiene que ver no solo con la segmentación del mercado de trabajo, sino también con la capacidad de los sistemas de reconocimiento y compensación para detectar los tipos de daño que sufren las mujeres. Esta autora constata que esta invisibilidad en las estadísticas es causa de la poca importancia que se da a los problemas de salud laboral que sufre este colectivo. Entre las consecuencias de esta ceguera se encuentra la atribución automática de los daños a la salud de las mujeres a cuestiones externas al ambiente laboral, como es el trabajo reproductivo, el estilo de vida o la condición biológica (con lo que no se genera información necesaria sobre la relación de esas dolencias con las condiciones de trabajo, información imprescindible para elaborar indicadores para la vigilancia de la salud). Messing concluye que para acumular conocimiento acerca de los efectos del trabajo en la salud de las mujeres se requiere la adopción de indicadores más centrados en síntomas, en percepciones, que en patologías o lesiones. Y esto tiene claras implicaciones para la vigilancia de la salud (y así sobre las causas laborales de la pérdida de salud): es necesario mejorar el acceso de las mujeres a los reconocimientos médicos, que según muestra la Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo es menor que la de los hombres y en estos se debe dar importancia a los síntomas que refieren las mujeres y no solo verificar la presencia de “patologías”.

Versión para impresión