PLANIFICACIÓN:
instrumentos básicos de gestión
imprimir | enviar
El Consejo de Gobierno prorroga el PRUG del Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas

Sevilla (septiembre de 2006). El Consejo de Gobierno andaluz ha acordado prorrogar por cuatro años el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas. Este documento, vigente desde 1999, seguirá aplicándose de acuerdo con su redacción inicial, aunque introduciendo como principal novedad la prohibición explícita de la circulación de motos y vehículos quads en los caminos y pistas forestales de la zona, al igual que en el resto de los espacios protegidos andaluces.

El plan constituye el marco regulador de la gestión del parque natural en aspectos como administración, uso público de sus zonas e instalaciones, investigación y conservación. Su ejecución durante los últimos ocho años ha permitido, entre otros logros, la total supresión de los vertederos incontrolados, la depuración de las aguas residuales y la creación de una infraestructura de uso público que ha situado a la zona como uno de los principales focos turísticos de la Andalucía interior, con más de medio millón de visitantes al año.

Las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas conforman el parque natural más extenso de España, con una superficie de 210.000 hectáreas (el 74,9 por ciento de los montes son de titularidad pública). Su relieve abrupto, la vegetación exuberante y la abundancia de agua (aquí nacen el Guadalquivir y el Segura) determinan un paisaje cuya belleza convierten a la comarca en un destacado enclave de turismo rural y de naturaleza. La zona sobresale también por su importancia botánica, con más de 1.800 especies inventariadas, así como por la presencia de extensos bosques de pinos laricios y por su riqueza faunística (el parque sirve de hábitat a unas 200 especies de vertebrados).

La economía de la comarca está basada en el cultivo del olivar, el aprovechamiento maderero de los bosques de coníferas y la cría extensiva del ganado ovino, recursos tradicionales a los que se une el turismo. Los visitantes cuentan con una oferta de uso público integrada por veinte senderos señalizados, diecisiete áreas recreativas, diecisiete miradores, siete zonas de acampada, seis campings, seis albergues, un punto de información, tres jardines botánicos, dos refugios, dos centros de visitantes, dos aulas de la naturaleza, un complejo de educación ambiental y un parque de la fauna silvestre, entre otras instalaciones.

El parque natural se extiende total o parcialmente por 23 municipios con una población total que supera los 77.000 habitantes, de los que unos 20.000 viven en el interior del propio parque.