RatingsModule

Efectos e impactos

| Media: 0.0 | Votos: 0

Efectos e impactos

Según los expertos, el cambio climático es una realidad visible y somos testigos directos de ello: la temperatura de la Tierra aumenta, el deshielo de las regiones polares es cada vez más acusado y ambos, provocan el aumento del nivel del mar.

Estos y otros muchos efectos del cambio climático afectan no sólo a nuestro planeta sino también a quienes vivimos en él. 

Conoce los impactos del  cambio climático en Andalucía, España y el resto del mundo.

Desierto de Tabernas

Andalucía no es ajena a día de hoy a los primeros efectos del Cambio Climático.

Las temperaturas, siguiendo la tendencia mundial, han experimentado un ascenso prolongado que, en los últimos años, se ha visto relativamente frenado. A pesar de ello, las temperaturas medias registradas en nuestra Comunidad acumulan un ascenso cercano a los 2 grados.

En cuanto a las precipitaciones, Andalucía es una de las regiones que más ha visto modificada su configuración, tanto en la cantidad total como en su distribución temporal.

En relación a esta distribución irregular de las precipitaciones, nos encontramos con uno de los principales problemas ambientales que Andalucía está afrontando en los últimos años: la radicalización de los periodos de sequías, que se ha acentuado en los últimos 5 años.

Esta situación ha derivado en un déficit hídrico acumulado muy acusado tanto en la Cuenca Mediterránea Andaluza como en la del Guadalquivir.

La comunidad científica ha identificado el sur de Europa como una de las zonas más vulnerables a los efectos del Cambio Climático y, quizás por ello, España ya haya comenzado a notar los primeros impactos del mismo.

Las temperaturas en nuestro país han aumentado en 1,5 grados centígrados desde la Revolución Industrial, el doble que a nivel mundial, siendo además una tendencia sostenida en el promedio de observatorios españoles.

En lo que respecta a las precipitaciones, episodios de sequías como los sufridos en los últimos años tenderán a convertirse en la tónica habitual en nuestro país.

Aún con ello, la evidencia más clara de que el Cambio Climático está afectando de lleno a España es la pérdida de superficie glaciar pirenaica, que pasó de 1.779 hectáreas en 1894 a sólo 290 en el año 2000, con un alto riesgo de desaparecer en algunas zonas en las próximas décadas.

Tal y como ocurre en otras regiones del planeta, España también está asistiendo a cambios en su biodiversidad, especialmente en lo que a especies vegetales se refiere. Un ejemplo de ello es la sustitución de la vegetación de ecosistemas templados por vegetación típicamente mediterránea.

En cuanto a fauna, son los anfibios los que más están sufriendo el aumento de las temperaturas y el cambio de estacionalidad de las lluvias, ya que en muchos casos, como puede ser el del sapo partero, están viendo diezmada su población acercándose a la desaparición.

Existen evidencias de que el Cambio Climático ya ha comenzado a afectarnos, siendo las más destacadas:

  • Se estima que las actividades humanas han causado un calentamiento global de aproximadamente 1,0 °C con respecto a los niveles preindustriales, con un rango probable de 0,8 °C a 1,2 °C. Es probable que el calentamiento global llegue a 1,5 °C entre 2030 y 2052
  • El nivel del mar ha crecido de 10 a 12 centímetros. La comunidad científica considera que esta subida responde al deshielo y la fusión de los glaciares, así como a la expansión térmica del agua al elevarse también la temperatura de los océanos.
  • El hielo ártico se ha reducido en un 40% aproximadamente en los veranos y otoños de las últimas décadas. En concreto, cada diez años, la superficie helada del Ártico se reduce un 7,4% en época estival.

Además de estas evidencias, encontramos cambios de carácter más regional, atribuidos por el grueso de la comunidad científica también a los efectos del Cambio Climático, como el significativo aumento de los ciclones atlánticos, los cambios en los movimientos migratorios de algunas especies de aves o la redistribución de la flora en ciertos climas de alta montaña.