RatingsModule

Evidencias

| Media: 0.0 | Votos: 0

Texto básico

El Cambio Climático es hoy día una realidad. Hay multitud de estudios científicos que evidencian su existencia y se centran en los impactos futuros de este problema ambiental.

Los científicos encuentran esas evidencias en el aumento de las temperaturas medias globales del aire y del océano, el derretimiento generalizado de la nieve y el hielo, que conlleva un aumento global del nivel del mar.

Conoce las evidencias a nivel internacional y de Andalucía, que demuestran la existencia del cambio climático.

Sol atardeciendo con silueta de árbol a contraluz

El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), organismo internacional de referencia para el estudio del fenómeno del cambio climático y sus consecuencias, pone a nuestra disposición datos que certifican que el calentamiento global ya ha comenzado a afectarnos.

Desde su creación, el IPCC ha generado diversas publicaciones sobre el cambio climático: informes especiales, guías metodológicas, documentos técnicos e informes de evaluación. Por lo general, sus resúmenes suelen traducirse a los seis idiomas oficiales de las Naciones Unidas (inglés, francés, chino, árabe, español y ruso) y se publican en la web oficial del IPCC.

Las publicaciones más señaladas son los Informes de Evaluación, publicados cada cinco años aproximadamente y donde se resumen las últimas actualizaciones sobre el cambio climático. Hasta el momento, el Grupo de Expertos del IPCC ha presentado cinco Informes de Evaluación, y el próximo, el Sexto Informe de Evaluación, está previsto para 2022.

  • El primero de ellos se publicó en 1990 y sentó las bases científicas de la preocupación por el cambio climático. Llevó a la Asamblea General de la ONU a preparar una Convención Marco sobre el Cambio Climático, que entró en vigor en marzo de 1994.
  • El segundo Informe de Evaluación apareció en 1995 y proporcionó material para que la Convención Marco sobre Cambio Climático de la ONU iniciara el proceso que llevó a la firma del Protocolo de Kioto, aprobado en 1998.
  • El tercer Informe de Evaluación apareció en 2001.
  • El Cuarto Informe de Evaluación, se publicó en 2007.
  • El último, el Quinto Informe de Evaluación se publicó en 2014.

Para poder elaborar políticas adecuadas y eficientes en materia del cambio climático, así como para evaluar la eficiencia de su implementación, la Consejería ha desarrollado herramientas que permiten medir la evolución en el tiempo del comportamiento climático, así como sus impactos derivados.

A través del índice de calentamiento global (ICG) se lleva a cabo un seguimiento de las desviaciones y variaciones de las temperaturas a lo largo de una serie histórica de datos climáticos. Para el seguimiento de este fenómeno en Andalucía se están controlando los registros de tres estaciones meteorológicas, Córdoba, Granada y Jerez de la Frontera, que sirven de referencia porque disponen de las series de datos más antiguas.

El indicador de calentamiento global determina el incremento/descenso anual de las temperaturas medias en Andalucía.  Los resultados son comparables con los datos que se obtienen a nivel mundial por organismos internacionales. Especial hincapié hay que hacer a los estudios desarrollados por el IPCC.

Calentamiento global en Andalucía (2019)

Al igual que en el resto de la región, las temperaturas medias en las localidades que sirven de modelo para el estudio del calentamiento global en Andalucía han sido superiores a los valores de referencia.

Sin embargo, mientras que en Granada y Córdoba se han registrado anomalías de +0,7°C y +0,5°C, respectivamente, las temperaturas en Jerez de la Frontera han sido prácticamente iguales al valor de referencia y, por tanto, el valor de la anomalía térmica se acerca a 0.

Estos valores, a pesar de ser superiores a la media y mayores que los del año anterior, son relativamente bajos teniendo en cuenta la tendencia de las últimas décadas en las que las anomalías térmicas han sido muy altas y de carácter positivo.

De esta forma, en 2019 las diferencias entre las temperaturas promedio de los últimos 30 años (periodo 1990-2019) y las del periodo de referencia, 1961-1990, se reducen muy ligeramente y por segundo año consecutivo, manteniéndose los valores de +0,5°C en Córdoba y Jerez de la Frontera, y en +0,4°C en Granada.

Evolución del Índice de calentamiento global en Córdoba

IC_med: Valor del índice de calentamiento global

Evolución del Índice de calentamiento global en Jerez

IC_med: Valor del índice de calentamiento global

Evolución del Índice de calentamiento global en Granada

IC_med: Valor del índice de calentamiento global

La desertificación engloba al conjunto de procesos que provocan una disminución, deterioro o destrucción del potencial biológico en zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas, y que en última instancia puede conducir a condiciones de desierto. Es el resultado de variaciones climáticas y actuaciones humanas adversas.

Desertificación en Andalucía (2019)

El valor del índice de humedad en 2019 es bajo pero está en la línea de la década actual, en la que se están sucediendo años muy húmedos y otros muy secos como el analizado. Teniendo en cuenta los valores medios de la serie de referencia 1971-2000 y el seguimiento basado en las anomalías del índice de humedad, se vislumbra una tendencia hacia el descenso en los valores de este indicador y, por tanto, un aumento del riesgo de desertización

Precipitación, evapotranspiración potencial y desviación del índice de humedad en Andalucía, 2010-2019

Las desviaciones del índice de humedad son negativas en la mayor parte de la región. Los valores más bajos se localizan en la provincia de Cádiz, especialmente en el área de Los Alcornocales y en el Campo de Gibraltar. Otras zonas con valores bajos son el litoral de las provincias de Málaga y Granada, la Sierra de Aracena y la Sierra de Cazorla. En el lado positivo, la provincia de Almería y zonas aisladas del interior de Andalucía Oriental presentan valores de desviación del índice de humedad de carácter positivo.

El Subsistema CLIMA es una herramienta que permite la recopilación y homogeneización de la información climática y meteorológica generada en Andalucía, de manera que sea una fuente segura y fiable para el estudio de las diversas variables meteorológicas, para la elaboración de estudios de índole climática y para el desarrollo de la planificación y la política ambiental de la Comunidad Autónoma.