RatingsModule

Programa de Conservación del Lobo

| Media: 0.0 | Votos: 0
Publicador de contenidos

El Lobo (Canis lupus signatus) es históricamente una de las especies más representativas de las sierras de Andalucía. El Programa de seguimiento y conservación del lobo desarrollado por la Consejería desde 2003 ha tenido como objetivo principal conocer la distribución del lobo ibérico en Andalucía, obtener datos acerca de su dinámica de población, indemnizar los daños al ganado, reducir los conflictos con la población local, y en general asegurar la supervivencia de la especie favoreciendo su expansión por las zonas más favorables y menos conflictivas.

Esta especie está incluida en el Listado Andaluz de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial.

/medioambiente/portal/documents/20151/3227240/lobo.jpg/461560a8-d395-bd85-75d0-ad45d6fb2d74?t=1591781262943

Lobo (Canis lupus signatus)

El lobo se distribuyó hasta el inicio del siglo XX por casi toda la Península Ibérica, debido a un hábitat casi inalterado y gracias a la utilización de técnicas rudimentarias para su captura. Estas condiciones naturales del hábitat han ido cambiado en el transcurso del siglo XX hasta nuestros días, en gran parte se ha producido, por una serie de transformaciones ligadas al desarrollo económico.

En Andalucía se han mantenido casi inalteradas muchas zonas. Normalmente son zonas marginales donde tradicionalmente la accesibilidad para el hombre ha sido difícil y de bajo interés para la agricultura. También hay que añadir la existencia de grandes extensiones de propiedad privada, que han sido dedicadas esencialmente a la caza mayor, hecho que directamente ayudó a conservar el hábitat del lobo y por tanto a la especie.

En la actualidad casi la totalidad de estas extensas zonas gozan de algún grado de protección legal (Parques Naturales, Parajes Naturales,Red natura 2000 etc.). La Junta de Andalucía declaró al lobo especie protegida en el año 1986. A partir de esta fecha se inició un proceso de indemnizaciones de daños pionero en España, donde en esas fechas era especie cinegética en la mayor parte de las Comunidades Autónomas.

Imagen ampliable

Mapa de distribución histórica del lobo

La presencia del lobo a menudo genera conflictos con la actividad humana, por lo que han sido varias las actuaciones adoptadas para intentar prevenirlos:

  • Fomento del uso de técnicas tradicionales de manejo de ganado (uso de perros mastines para guardar el ganado, encerrar por la noche el ganado, vigilancia del pastor, etc.). Su puesta en práctica supone la práctica erradicación de los ataques.
  • Instalación de diferentes infraestructuras para evitar los daños: rediles, pastores eléctricos, barbacanas, ahuyentadores luminosos, etc.
  • Indemnizaciones económicas para compensar los daños producidos por el lobo sobre el ganado doméstico.

Durante los últimos años se han instalado dentro del área de distribución del lobo. A lo largo de los años el cambio de manejo del ganado doméstico ha hecho que se olviden la mayor parte de medidas de prevención que habitualmente se toman en zonas loberas. Estas modificaciones de manejo son las responsables de la mayor parte de los ataques. Por ello en las zonas que se sufren los ataques se han tomado medidas preventivas que consisten en la instalación de rediles, pastores eléctricos, balizas luminosas y/o barbacanas.

El redil es una sencilla infraestructura que consiste en la construcción de un pequeño cercado con la superficie suficiente para abarcar todo el rebaño, y pasar la noche reunido. Además de los rediles, otra técnica utilizada para evitar daños en el ganado doméstico por parte de los lobos es la instalación de barbacanas o “ fladry”.Estas consisten en cordeles de una altura entre 1,5m-2,5 metros de los que cuelgan pañuelos, o plásticos espaciados entre sí.

De forma complementaria a las técnicas tradicionales, en los últimos años se han desarrollado otras técnicas para evitar los ataques de lobo. Entre ellas encontramos el uso de cercados eléctricos, repelentes olorosos, repelentes luminosos, repelentes auditivos, etc.

Programa de Conservación del Lobo

Cercados eléctricos

En el gráfico se representa el número de ataques de lobo sobre ganado doméstico por año, que fueron indemnizados por la Consejería competente, desde la protección de la especie. A partir de 2003 la Consejería empezó a prover el uso de medidas de defensa del ganado, y a asesorar a los ganaderos. Estas medidas han reducido fuertemente los ataques al ganado, obligando seguramente a los lobos a cazar más ungulados silvestres.

El área de distribución potencial del lobo se extiende en su mayoría por grandes fincas dedicadas a la actividad cinegética sobre grandes ungulados. En esta zona, aún siendo escasa la población humana que accede, es muy importante su colaboración para asegurar la conservación de la especie. Por este motivo, se han puesto en marcha actuaciones dirigidas al asesoramiento y concienciación de este colectivo, que se ha mostrado en general muy receptivo e incluye ganaderos, pastores y guardas de caza.

Se ha realizado un seguimiento continuado de la población de lobos de Andalucía desde 2003 hasta 2012. La Consejería de Medio Ambiente y Ordenacion del Territorio anteriormente realizaba dicho seguimiento a través de un convenio de colaboración con la Universidad de Jaén (1998-2002).

En los censos realizados se han localizado dos núcleos de distribución, ambos en Sierra Morena, dentro de las provincias de Córdoba, Jaén y Sevilla. A lo largo de estos años se han tomado diferentes pruebas gráficas de su existencia. Destacar la filmación en 2003 de un grupo familiar compuesto por la pareja dominante, cuatro cachorros y tres subadultos.

En cuanto a los datos sobre reproducción, se constató la cría de tres grupos familiares en 2004 y 2005, de dos grupos en 2006, 2007 y 2008,y uno en 2009 y 2010. El descenso de manadas reproductoras podría no ser tal, y deberse más bien al desplazamiento de las manadas. Con todo, la población andaluza se estima en estos años en seis y ocho grupos familiares que en conjunto suman unos 42-56 lobos.

Durante los muestreos se recogieron excrementos y restos de mandíbulas de ungulados, que posteriormente han sido estudiados genéticamente y analizados para obtener más información acerca de la biología de la especie, en concreto, sobre su dieta y preferencia en la selección de presas. Los datos hallados sugieren que la alimentación del lobo no afecta a la dinámica poblacional actual de estos grandes mamíferos, debido a la alta densidad de presas y la extensa área de campeo que ocupa cada grupo familiar y al pequeño tamaño de la población lobuna. Se estima que con la mitad de los animales que fallecen por muerte natural podrían cubrir sus necesidades alimenticias en la actual área de distribución.

  • En el gráfico de la derecha se representan de forma ponderada los distintos tipos de rastros analizados en los muestreos realizados desde septiembre de 2006. Puede verse que la especie es principalmente rastreada a través de sus huellas.

En los Informes se recopilan los resultados de las actuaciones llevadas a cabo en el Programa.

Imagen ampliable

Distintos tipos de rastros analizados en los muestreos

El Centro de Análisis y Diagnóstico de la Fauna Silvestre de Andalucía (CAD) se creó en 2001 como laboratorio de referencia para la fauna silvestre en Andalucía. El laboratorio sirve de apoyo a muchos proyectos incluidos en los Planes de Recuperación y Conservación de la fauna silvestre.

Centro de Análisis y Diagnóstico de la Fauna Silvestre de Andalucía (CAD)

A partir del año 2012, una vez resueltos determinados problemas como la interacción con ganaderos, se plantean otros modelos de censo adaptados a los inmensos territorios cinegéticos adecuados como hábitats para el lobo y a las bajas densidades existentes.

En primer lugar es fundamental disponer de un censo completo, lo más exhaustivo posible. Durante 2014 se ha realizado un censo en el que se han muestreado 8.600 hectáreas, en el que se han tomado muestras de indicios de posibles lobos, encontrados en el terreno.

Desde hace muchos años se ha trabajado en poner a punto una técnica de análisis molecular de restos de esta especie por el Centro de Investigación en Biodiversidad y Recursos Genéticos (CIBIO) , adscrito a la Universidad de Oporto y finalmente con el Centro de Análisis y Diagnóstico de la Fauna Silvestre de Andalucía (CAD) .

Actualmente se está trabajando en el II Programa de Recuperación del lobo en Andalucía. En este nuevo Programa se incluyen medidas para paliar las actuales amenazas que tiene el lobo en Sierra Morena como la posible consanguinidad por el pequeño tamaño de la población  o las interferencias con la actividad cinegética entre otros aspectos.

La realización de convenios de colaboración con fincas particulares cuyo hábitat es potencialmente idóneo para el lobo es una de las medidas fundamentales a ejecutar, ya que se considera que la conservación de esta especie pasa por la aceptación por los gestores de los hábitats donde esta especie puede vivir.

Se considera fundamental la creación de un grupo de trabajo científico-técnico, al igual que ocurre en otros Planes de Recuperación de especies de fauna y flora, en el que se expongan todos los conocimientos que se tienen sobre el lobo y sirva para el asesoramiento en la toma de decisiones por parte de la Consejería.

A través del Plan de Choque 2013/2014 y el Plan de Infraestructuras 2015 se ha actuado en la rehabilitación de determinadas infraestructuras arquitectónicas (apriscos y cerramientos ganaderos) y se plantea para los próximos años seguir trabajando en esta línea a través del inventario de este patrimonio relacionado con el lobo y la actuación de rehabilitación de algunos de ellos.

En el marco de la Escuela de Pastores de Andalucía se van a programar contenidos formativos sobre la relación de la ganadería extensiva con la fauna silvestre y, en contexto, con predadores como el lobo. Este foro es particularmente idóneo para comunicar mensajes de alianza y proponer soluciones comunes en un tema que a menudo genera desacuerdos.

Contenidos web relacionados
    Contenidos relacionados